La portada de mañana
Ver
La negativa de Milei a rectificar abre la vía para una ruptura diplomática inédita en casi medio siglo

Verónica Barcina

El viaje de 465 km en BlaBlaCar saldría a las siete de la tarde, pero el conductor accedió a recoger al cantante en Casa Manolo, así que se suspendió la partida de dominó para que el concierto del Impresenteibols empezara a las cinco, marcadas por el “cu–cu” del reloj traído de Suiza. Esa tarde actuaría Javier, al que Miguel conoció en la acampada del 15M de Granada. En sólo dos días, y a pesar de que el artista y el grupo no eran conocidos fuera del reino nazarí, entre WhatsApp y las redes sociales consiguieron que hubiera casi lleno.

Manolo y Antonio llegaron a la una con la megafonía del sindicato, suficiente para ofrecer buen sonido sin molestar al vecindario. Ante la curiosidad de Antonio por el personaje, Miguel contó lo que sabía de él y puso su canal de YouTube en la tele de 50 pulgadas para oír sus canciones. Comieron con Miguel y masticaron recuerdos de Krahe, La Mandrágora y la canción protesta de los 70 y los 80. Para las cuatro, apareció Ángel con un cabreo de mil demonios buscando su café intenso y dulce. “¿Habéis visto lo de Eurovisión? —inició la tertulia sin dominó”. “Por salud mental, no veo ningún programa cutre —respondió Manolo— ¿Se ha retirado al fin Nebulossa?”. Antonio señaló en la tele lo que escucharían en un rato.

“Lo de siempre. Han censurado a un cantante sueco por lucir una kufiya alegando que son apolíticos. ¡¡Apolíticos, dicen sin que se les caiga la cara de vergüenza!! —la indignación le estaba agriando el café— ¡Y lo peor es la actitud de Suecia!”. Era evidente el sectarismo de Eurovisión como fiel reflejo político de Europa. Antonio dijo haber leído que Israel presentó una canción sobre el ataque de Hamás y las víctimas israelíes, pero que la habían cambiado por otra. “¿Y te extraña eso?, ya apartaron a Rusia —dijo desganado Manolo”.

Era desmoralizadora la desfachatez del bodrio donde España la cagó con temas infumables en las últimas ediciones y les parecía “normal” en este tiempo prefascista donde la libertad de expresión y de pensamiento son dos víctimas más del genocidio de Israel en Gaza

Era desmoralizadora la desfachatez del bodrio donde España la cagó con temas infumables en las últimas ediciones y les parecía “normal” en este tiempo prefascista donde la libertad de expresión y de pensamiento son dos víctimas más del genocidio de Israel en Gaza. “Ya estáis viendo los tres mil arrestos en las universidades yanquis, la censura en las redes sociales, a la impresentable Ayuso pidiendo que saquen la política de la Universidad... —se embaló Antonio”. “Suecia ya no es lo que era —exclamó Miguel retirando los platos vacíos”.

“Además, no entiendo qué coño pintan los israelitas de los cojones jugando al fútbol y al baloncesto en las competiciones europeas —se quejó Manolo”. “Dinero, Manolo, dinero… De siempre, los judíos lo compran casi todo —intentó calmarlo Antonio”. Comenzó la entrada de clientes que iban tomando posiciones en la barra y las mesas. “A mí, lo que más me flipa es el rap de Ucrania dedicado, según las cantantes, a las “mujeres abnegadas” en nombre de la virgen María y de Teresa de Calcuta —se despidió Miguel para atender”.

Javier llegó, con la hora pegada al culo y kufiya al cuello, diez minutos después de las cinco, saludó rápidamente a Miguel, fue presentado a los del dominó, se colgó la guitarra y probó el micro: “¿Me se oye? ¡Joder, sí que me se oye!”. Las primeras risas fueron cortadas por el sonido del kazoo que logró un silencio roto de nuevo por la dedicatoria del concierto: “...a los miles de gazatíes víctimas del genocido que está perpetrando Israel en Palestina con el criminal de guerra Netanyahu al frente”. Aplausos, vítores y dos kufiyas ondeadas.

De nuevo el silencio: “Pero, vamos al lío, que salgo pitando a las siete —un rasgueo de guitarra—. Voy a empezar con el tema ‘Estoy breva’, versión del clásico ‘Stormy Weather’, dedicado a la noche pasada en la que no he ligado nada que no sea media cogorza”. Así estuvo hasta las seis y pico. Los CDs que vendió le alcanzaron para pagarse el BlaBlaCar.

_______________________

Verónica Barcina es socia de infoLibre.

Más sobre este tema
stats