La portada de mañana
Ver
La negativa de Milei a rectificar abre la vía para una ruptura diplomática inédita en casi medio siglo

Librepensadores

¿Un gran fracaso la repetición de las elecciones?

Ángel Dorado

Durante el tiempo transcurrido desde las elecciones del 20 de diciembre pasado, con demasiada frecuencia muchos políticos y periodistas, también ciudadanos a título personal, no se han cansado de manifestar que la repetición de las elecciones sería un fracaso porque los partidos no han sido capaces de alcanzar un acuerdo político para formar Gobierno. Que ha habido mucho postureo (?!), mucho teatro (qué falta de respeto al noble arte de Talía) y, en definitiva, mucho vodevil y espectáculo.

Así las cosas, considero, desde mi humilde opinión, que la repetición de las elecciones, sin desearlo, no tiene que ser obligatoriamente considerado un gran fracaso. Para mantener esta postura me baso en que es la primera ocasión en que el Parlamento, a pesar de la actual Ley Electoral, es más plural que nunca y, por tanto, representa mejor al conjunto de los ciudadanos. A este respecto, es cierto que la decisión de los ciudadanos dejó unas cifras muy complicadas para formar gobierno de manera sencilla, teniendo en cuenta, además, que las saludables diferencias ideológicas, insultos y recelos entre los cuatro partidos más votados complicaba mucho la investidura de un presidente.

Entiendo, sin compartirla, la postura del PP que ha preferido no quemarsequemarse esperando el advenimiento del Espíritu Santo en forma de una gran coalición con PSOE y Ciudadanos, lo cual no ha sido posible por el rechazo frontal del primero y la condición del segundo de que para hablar de ello Rajoy tenía que dejar de ser candidato a la presidencia del Gobierno.

La postura del PSOE, avalada por su Comité Federal, es la que menos entiendo puesto que, en lugar de mirar a su izquierda, ha preferido firmar un acuerdo con Ciudadanos (ya saben, las nuevas generaciones del PP) para, contando con la abstención de Podemos, llegar a formar Gobierno entre los dos primeros. Y de ahí paso a entender la postura de la formación morada que en ningún caso podía facilitar un gobierno en el que estuviese Ciudadanos; y viceversa, por su distanciamiento ideológico, además de por el compromiso de posibilitar una consulta en Cataluña sobre su relación con el resto del Estado, a lo que igualmente se ha opuesto el PSOE al haberse inoculado el virus de la españolidad.

Así pues, no ha sido posible la paz, y ello no lo considero, como se apuntó, ni una tragedia ni un fracaso democrático; es más, hasta lo puedo llegar a considerar como una normalidad democrática teniendo en cuenta que en nuestro texto constitucional está recogida la repetición de las elecciones como es en el caso que nos ocupa.

Así las cosas, no comparto las muchas opiniones de aquellos que ante la falta de acuerdo han dicho que los partidos han antepuesto sus intereses a los de los ciudadanos. Además, y aunque pueda parecer un iluso, considero que todos ellos han mantenido sus posiciones por entender que era lo mejor para los ciudadanos, es decir, han preferido la repetición de las elecciones antes que formar un gobierno débil, poco estable y efímero, al que se hubiese llegado por un mal pacto. En definitiva, no era obligatorio alcanzar un pacto “a la trágala”.

A ese respecto, y salvando las enormes distancias, traigo a colación los 20 años en los que tuve el honor de ser concejal de Toledo, primero con el PCE y luego con IU, dado que a mis compañeros y a mí mismo nos hubiese resultado del todo imposible, salvo en caso de una emergencia local, que no se dio, facilitar un gobierno de AP/PP por las enormes diferencias ideológicas y prácticas en el día a día que teníamos, las cuales también se dan en el ámbito local, aunque muchos “apolíticos” crean que no es así.

En dos ocasiones comprendidas en esos 20 años la alianza natural fue con el PSOE, puesto que un alcalde de este fue elegido con los votos tanto del PCE como de IU. Al margen de algunos desencuentros, que fueron superados, la experiencia para los ciudadanos de Toledo fue muy positiva; ahí están los datos para quien quiera analizarlos.

Rajoy quiere negociar una fórmula de gobierno con el PSOE, pero no descarta la opción C's-PNV-CC

Rajoy quiere negociar una fórmula de gobierno con el PSOE, pero no descarta la opción C's-PNV-CC

Por último, lo que sí me ha preocupado, y mucho, son las opiniones de decenas de ciudadanos que he podido leer y escuchar durante estos últimos cuatro meses, en las que he notado una falta de cultura democrática, no pretendo dar lecciones de nada a nadie, puesto que, ante la imposibilidad de formar Gobierno, se decía “teníamos que abstenernos todos”, “están más preocupados por el sillón que por los ciudadanos”, “tenían que devolver lo que les han pagado”, “todos son iguales”, “estamos asistiendo a un espectáculo bochornoso”…

Muchos de estos ciudadanos puede que se sintiesen más cómodos, por eso de pensar poquito, si hubiera en España un “salvador de la patria”, dado que de esa manera no habría ningún problema ante la falta de acuerdo político, el cual a veces democráticamente también se da, como en el caso que nos ha ocupado.

Ángel Dorado es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats