La portada de mañana
Ver
Los torturadores franquistas siguen luciendo medallas dos años después del anuncio de su retirada

¿La responsabilidad? ¿Qué es eso?

César Moya Villasante

Siempre en mi vida laboral e incluso en la personal tuve un concepto muy fuerte sobre mi propia responsabilidad en todo aquello de lo que era parte. Hasta el punto de que hoy creo que fui algo exagerado, aunque no me arrepiento de lo hecho, obviamente.

Alguien responsable debe autocensurarse muchas veces pero debe siempre aceptar que todo aquello que le atañe, pues al final tiene algo que decir sobre ello. Pongamos como ejemplo estar al mando de personal. Debes responsabilizarte de las posibles malas acciones de los empleados, aunque no hayas intervenido. Este es el concepto de responsabilidad. Esto supone esfuerzo personal, para que no caiga sobre uno algún castigo o simple bronca. Pero el problema actual es que no veo que nadie se sienta responsable de nada, y menos cuando atañe a la política. Veamos el caso Griñán: a mí personalmente me merece respeto esta persona y creo firmemente que no se ha llevado un euro a su casa, pero es responsable de lo que pasó y lo debe pagar. Aunque si tiene una grave enfermedad debe ser tratado como corresponde.

El dinero es algo que todo lo puede y a un responsable, si existe alguno, también se le compra

Pero resulta que no veo en el PP nadie que pague por ese concepto. Aznar nunca se culpó de tener ministros que está claro que robaron y varios pasaron por la cárcel. Pero él no se había enterado de nada. Qué casualidad. Rajoy tuvo acciones que son punibles a la vista de datos que saltaron y conversaciones que sonrojan a cualquier persona decente. También su ministro Fernández. Esperanza Aguirre fue un caso similar al de Aznar y pasó por esos casos sin romperlo ni mancharlo. Y no quiero nombrar a más irresponsables porque sería demasiado largo lo que explico aquí a mi manera.

Cuando yo trabajaba con mucha gente en mi equipo, mi jefe me llamaba a mí para preguntarme por algún suceso criticable, no llamaba al autor de la mala praxis realizada. Yo nunca expuse que no lo había visto, porque mi jefe entonces me hubiera reclamado mi responsabilidad.

Esta es una palabra que nuestros jóvenes no deben saber ni lo que significa, entre otras muchas ya desaparecidas de nuestro vocabulario. No digamos, la ética, el esfuerzo o la dignidad personal. Todo ello ha muerto porque el dinero es algo que todo lo puede y a un responsable —si existe alguno— también se le compra. Y también al responsable del responsable. Por eso quizá ni la propia sociedad le da importancia ya a que un culpable se vaya de rositas, y menos si es de su partido, que incluso le aplauden, ni tampoco los medios profundizan sobre noticias que deberían estar cada día a la luz para el recuerdo. Y no hablemos ya de los jueces que liberan a sus amiguetes de partido, aunque puede que castiguen a los del otro. Es un buen ejemplo lo que escribe el periodista Manuel Rico cada día en Twitter sobre el caso de las residencias de Ayuso, pero por desgracia una red social se olvida pronto. Este caso demuestra que las redes sociales no son más que una denuncia del momento, pero la televisión sirve para prosperar. Precisamente Ayuso sale cada minuto a hacer o decir memeces y la votan muchísimos.

Resumen: esta sociedad está vencida si no premia o castiga la responsabilidad y la dignidad de las personas.

_____________

Cesar Moya Villasante es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats