La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

¿Subvertir el orden constitucional?

Antonio García Gómez

Pero ¿estamos tontos, o no nos dejan otra salida que intentar aceptar la tontuna hiriente y odiadora, sin otra salida aceptable, inteligente, justa? .... frente esa patulea de jueces que parece que ¿se hayan perdido asimismo el respeto como juristas, como gente razonable, digna, y ya puestos, constitucionalistas? Aunque les fuera a salir bien la jugada. Aunque crean que al final, como el capitán Ahab, lograrán arponear y rendir a la ballena blanca.

Aferrados como irrazonables hombres y mujeres, conjurados togados, salvapatrias infatigables, como moscas cojoneras, y que, de momento, llevan cinco años por no aceptar el relevo institucional al que los obliga la ley constitucional.

Claro que se podría entender que ellos y ellas, togados por antonomasia al servicio del poder más casposo, son la “propia ley”, a la que escuchar, cumplir y observar sin otra salida.

De momento están consiguiendo que “confiar en la justicia en España sea un acto de fe tan respetable como rezar a la Virgen de la Macarena o pensar que estamos esperando la llegada de unos extraterrestres de galaxias lejanas que nos salven de nuestra autodestrucción. Teniendo en cuenta que, efectivamente, en una fe ajena no debe meterse uno, pero conviene no aceptar las creencias ajenas como hechos probados”. Antonio Maestre.

Aferrados como irrazonables hombres y mujeres, conjurados togados, salvapatrias infatigables, como moscas cojoneras, y que, de momento, llevan cinco años por no aceptar el relevo institucional al que los obliga la ley constitucional

Hace muy pocos días llegaron un par de amistades muy cercanas, venidas de una visita a Cataluña, comentando el ambiente de serena convivencia, que así en plan de observación simple y razonable, que habían vivido en ese “resto de España” al que algunos, demasiados que interiorizaron el “a por ellos”, de lo que no se quieren desprender, bastantes de estos, por cierto, empeñados en hurgar hasta llegar a dañar de nuevo el tuétano de los radicales… “a la baja”, como para permitir que se regrese a la convivencia. Porque ¡no, no y no!, porque no están dispuestos, porque aseguraron que su objetivo final sería el poder ejercer y aplicar “un 155 permanente”, desde la óptica que impida una ley que contemplara un regreso a la convivencia, al perdón que jamás quiso aplicar la “dictadura”, dentro de esa política que tanto debe gustar a los de siempre de mantener “vencedores y vencidos”. Y punto en boca, y “aprendan de una vez, gente de baja calaña, con quiénes han de jugarse las pocas perras con las de pagarse, de momento, un alquiler inaccesible”, por ejemplo.

Y, entretanto, dale que dale la burra al trigo, y dale que dale a asustarnos, autos de fe mediante, con que nos amenazan los hombres de “ley caducada y no contemplada", porque no les viene en gana, buscando, tras un carrito si hiciera falta, de viaje abandonado en un aeropuerto… “la subversión del orden constitucional”, que tanto añoran.

Y, ya puestos, andan motejando sus tics de clase y de casta, acentuando la despreciable entraña del caso Koldo, asimilable tanto a otros casos de codicia rapiñera, fullera, inmoral e implacable, a 6,50 la mascarilla si hizo falta, por ejemplo, con una comisión de un millón de euros por un total de facturación de millón y medio de euros. Y allí, en el seno del gobierno de Madrid, no pasó nada, mientras que ahora se tilda que el caído en desgracia, el señor Koldo, con su presunción de inocencia en todo caso, partió de un casillero que marcaba…”portero de puticlub”. Y ya se sabe que no es lo mismo llevar “puñetas” bordadas que portar uniforme barato de segurata de medio pelo. 

___________________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre. 

Más sobre este tema
stats