LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La especulación y el rentismo siguen dominando el mercado de la vivienda tras el fin de las 'golden visa'

Librepensadores

Vasijas agrietadas

Librepensadores nueva.

Francisco Goya

La vida de cada individuo es como tejer un inacabado manto que como Penélope hacía mientras esperaba el regreso de Ulises,vamos tejiendo y destejiendo. Tiene diferentes facetas: la personal, la familiar, la profesional, la del ocio y por cada hilo del que tiramos en cada uno de ellas van surgiendo otros nuevos y se va tejiendo y destejiendo un ovillo que va engordando y haciéndose más rico y vistoso con cada hilo diferente y solo termina cuando la vida acaba. Es una madeja que nunca se termina de devanar, pero sí podemos hacer que en ese proceso disfrutemos de la labor. Dependerá de cada individuo cómo hacerlo.

Sin embargo, esto que en teoría parece sencillo no lo es tanto, ya que no dependemos (por fortuna) de nuestras propias fuerzas, sino que estamos conectados y somos partícipes, lo queramos o no, de un mundo en sociedad, cada vez más interconectado e interdependiente entre sí.

La pandemia que venimos padeciendo desde hace ya mucho tiempo, los sucesos del Capitolio, la Guerra constante en Siria, el hambre en el Sahel, el drama migratorio... y tantos y tantos otros sucesos que nos parecían lejanos desde nuestra comodidad occidental, se ha demostrado que nos afectan a todos.

Las consecuencias de decisiones individuales, tomadas desde una posición individualista, (yo voy a salir, voy a reunirme, yo necesito trabajar, yo no voy a llevar mascarilla, yo no voy a vacunarme...) siendo legítimas, ya que cada uno tendrá sus motivos, han contribuido para llegar a la situación en la que hoy estamos con los datos de contagios otra vez en máximos y creciendo incluso a una velocidad superior a la de periodos anteriores. Sin embargo, la responsabilidad fundamental no es en mi opinión, de la ciudadanía.

Cuando los decisores políticos toman las decisiones pensando más en la táctica política, en el cálculo de coste beneficio en términos de imagen y coste electoral, cuando en una situación que afecta a todos no hay consensos básicos y unidad política, cuando se cuestiona la legitimidad de un sistema democrático simplemente porque las decisiones de los votantes no han dado los resultados apetecidos para poder seguir utilizando el poder a conveniencia, cuando determinadas figuras al margen o precisamente por la Institución que representan, se sitúan por encima de cualquier responsabilidad y actúan ajenos a quienes representan y además son defendidas sin que se entiendan bien los motivos, lo que sucede es el desencanto, la desilusión, la falta de credibilidad y finalmente la erosión, las grietas en la vasija, en nuestro marco de convivencia.

Yo no tengo conocimientos, información ni las habilidades necesarias para valorar qué acciones son las más adecuadas o si hay que priorizar un sector en detrimento de otro, pero sé que los recursos son siempre limitados, lo único que puedo pedir con estas humildes líneas es que se tenga en cuenta a los más débiles, que la prioridad sea quienes más sufren y quienes trabajan y se desviven (en el ámbito personal y profesional haciendo equilibrios con los hilos de su ovillo) por cuidarnos a todos. Por favor, dejen la confrontación política, trabajen juntos, aportando ideas unos y asumiendo las ideas del otro sin son buenas, de este modo podremos reparar las grietas de la vasija.

Pensemos más en el otro y menos en nosotros. Tengo la sensación, como canta Ismael Serrano, que "la vida es una fiesta a la que nadie se ha molestado en invitarme", pero mantengo la esperanza de volver a recuperar el control de los hilos de mi ovillo. Creo que la única manera de lograrlo es recuperando como primer paso el acuerdo y la unión política entre diferentes, centrándose en la recuperación sanitaria económica y social (que a mi entender no puede ir separada). El asalto al Capitolio y el que el ejército duerma en los pasillos del Senado de Estados Unidos, demuestra que cuando la vasija tiene grietas es débil y hacerse añicos.

Francisco Goya es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats