La portada de mañana
Ver
Diez años de la caída del bipartidismo: PSOE y PP se recuperan pero la cultura de la coalición se asienta

Librepensadores

La vida laboral de los trabajadores pobres en la España de la recuperación económica

Rafael Santana

Desde la primera reforma laboral socialista de 2010 tras desatarse ferozmente la llamada "crisis" (se me viene a la memoria aquel título del disco de Supertramp titulado Crisis? What crisis?), pasando por la siguiente "vuelta de tuerca" con la ya tristemente famosa reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 (¿Para salir de la crisis?) y actualmente en vigor, hasta la presente subida del salario mínimo interprofesional (SMI) con el actual Gobierno (que ya está provocando nuevos despidos en las empresas con la excusa de no poder asumir dichos incrementos), la clase media de este país, el grueso de la clase obrera y trabajadora, la que ha soportado con mayor crudeza el embate de todas las crisis, de todas las reformas laborales, de jubilación y de pensiones se está viendo empobrecida y reconvertida en clase media baja. No han dejado de bajar sus ingresos económicos mientras todos los productos y servicios siguen subiendo. Llegan al punto de empobrecerse de manera endémica. Mientras, las clases dirigentes, la élites económico financieras, la clase bancaria, los grandes empresarios, los altos directivos políticos, las eléctricas, las empresas del Ibex 35, etc. no han dejado de subir sus dividendos obteniendo pingües beneficios.

El ejemplo que voy a desglosar de todo este proceso de empobrecimiento está sacado de la realidad cotidiana de miles de individuos y familias de toda España. Sin ir más lejos, para ilustrar este relato pondré un ejemplo cercano, la vida laboral de mi propio hermano y que representa de manera brutal todo lo que digo.

La crisis económico-financiera (o de la burbuja inmobiliaria en España), se desató a raíz del colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006 y provocó posteriormente en 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime, arrastrando al resto de la economía global del planeta a la crisis de 2008 en el resto países capitalistas.

En 2007, siendo trabajador fijo de una empresa con sede social en Norteamérica, y miles de filiales por toda Europa, la empresa decide plantear un despido colectivo estructural, conocido como ERE (término que parece restarle importancia a sus terribles consecuencia para el empleo digno). Con la excusa de pérdidas en las ganancias previstas, promovió un despido general que nada más en España afecto a más de 300 trabajadores fijos y a sus respectivas familias.

Como en realidad la empresa no dejó de tener trabajo, encargó, a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), nuevas contrataciones, contando en muchos casos con los mismos trabajadores a los que había despedido previamente con el ERE, pero reduciendo sus derechos laborales como antigüedad, facilidad en el despido y, lo más lamentable de todo, bajándoles el sueldo considerablemente.

Así, desde 2007 a 2017 se sucedieron una serie de contratos de trabajo por obra y servicio, y últimamente solamente temporales que propician una mayor precariedad, incertidumbre y desasosiego y que, gracias a las reformas laborales de 2010 y 2012 y su posterior desarrollo, han permitido contratos de solo una semana de duración, que no acumulan antigüedad, que son de una cotización bajísima a la Seguridad Social, donde día que faltas al trabajo se te descuenta entero, donde las vacaciones van incluidas en el sueldo del mes para incrementarlo un poco, pasando de incertidumbre en incertidumbre, saliendo y entrando del paro, donde con cada contrato se ve reducido el salario hasta bajar ostensiblemente de los mil euros. Y, finalmente ya en 2019, con la entrada en vigor de la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, la empresa le dice que no puede "soportar" dichos incrementos en toda la plantilla y lo despide con fecha uno de enero con cincuenta y dos años.

Hasta aquí el relato de una vida laboral cualquiera, la de mi hermano y la de miles y miles de familias en toda España.

Y, ¿cómo hemos llegado a esta situación, a este estado en el que se encuentra buena parte del país, de precariedad, de incertidumbre, de pobreza?

Corresponde plantearse la pregunta que lanza la periodista en la escena final de la reciente película española El Reino. ¿Acaso no habían pensado ustedes, señores de la política, del mundo de las finanzas, del mundo de las grandes empresas que esta situación no se puede sostener así indefinidamente? ¿Acaso no han pensado en el daño que están haciendo a esta clase media, a la clase trabajadora, que es la que sostiene con sus impuestos nuestro sistema social, la que soporta la mayor parte de los envites feroces de la crisis económica?

¿Acaso piensan que manteniéndonos "entretenidos" con este show mediático que tienen montado en este país, con sus programas de televisión de entretenimiento, sus fake news (noticias falsas que circulan por la redes como Facebook, Twitter, Whatsapp), con sus soflamas y arengas políticas que propician el enfrentamiento entre la clase trabajadora, pobres de derecha contra pobres de izquierda, de la clase media, no terminará despertando y se rebelará?

¿Y dicen ustedes que España se está recuperando económicamente? _______________

Rafael Santana es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats