FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Digitales a pesar de todo

La Feria del libro, el pasado fin de semana.

EVA ORÚE

Esta semana, la Feria del Libro de Madrid se quería francesa. Las palabras de la ministra gala de Cultura, Aurélie Filipetti, bramando contra Amazon (“Estamos hartos”) encontraron un (esperado) eco en el Paseo de Coches de El Retiro. 

La ministra tocó a rebato en II Encuentro Nacional de Libreros celebrado en Burdeos, una audiencia similar a la que habría congregado de pronunciarse en la Feria madrileña. De ahí que Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) expresara su “identificación” con la denuncia de Filippetti: “Nuestras inquietudes son las expresadas por nuestros colegas franceses e ingleses y compartidas por el resto de colegas europeos que venimos exponiendo en la European Booksellers Federation”.

De paso, recordaron que ya interpusieron hace un año una demanda contra AmazonAmazon“por entender que sus campañas reiteradamente vulneran la Ley de la lectura, las bibliotecas y el libro”.

Hubiera sido bueno saber qué piensa Amazon de todo esto, pero la empresa prefiere el silencio. Más aun: la Feria había anunciado la participación de Koro Castellano, su responsable en España, en la mesa redonda El futuro de la literatura: ¿declive o reinvención? pero fue sustituida por la exdirectora de la Biblioteca Nacional, Milagros del Corral.

¿Una mano negra? No, un error.

“Desde un inicio la participación de Koro NO fue confirmada debido a temas de disponibilidad y viajes —me dice Yashim Zavaleta, director de Hotwire en España, la agencia de prensa de Amazon—. Efectivamente hubo una confusión en la organización porque NUNCA se confirmó ni la presencia, ni la participación de Koro.” Lamentablemente, corrobora el moderador, Winston Manrique Sabogal, periodista de El País (que organizaba la mesa), “la lista definitiva no llegó a tiempo para la impresión del programa oficial”.

Lentos pero… ¿seguros?

El lamento de CEGAL se escuchó en un acto en el que la federación presentó su nuevo portal y una herramienta estadística, aún en fase de desarrollo, que permitirá realizar, a partir de los datos proporcionados por los libreros, consultas sobre las ventas y stocks cruzando diversos criterios: puntos de venta, zonas, fecha, materia, editoriales y títulos vendidos en el mismo ticket… Además, se anunció la firma de un acuerdo con Mundo Digital Tagus gracias al que todas sus librerías asociadas podrán comercializar un catálogo de más de 90.000 títulos a través de sus páginas web y sus tiendas físicas.

Es una vieja aspiración de los libreros: si no queda más remedio, que los lectores lean digital. Pero que sigan comprando en las librerías.

Una iniciativa emparentada con el portal de libros electrónicos y contenido digital Liberdrac, con el que el Gremi de Llibreters de Catalunya, “quiere apoyar y facilitar la venta de los nuevos formatos bibliográficos a todas las librerías interesadas y a los lectores, teniendo al mismo tiempo la voluntad de convertirse en un punto de referencia del comercio de obras digitales”.

Como se ve, todos andan a vueltas con lo mismo: garantizar la supervivencia del librero en la nueva cadena del libro, un empeño que choca con los hábitos de consumo de los usuarios, más acostumbrados a comprar sus libros favoritos con un simple clic. Si es que los compran…

Al abordaje

También de eso se habló esta semana. Como un solo hombre, los editores Luis Solano (Libros del Asteroide) y Nuria Cabutí (Random House Mondadori) y los escritores Lorenzo Silva y Paloma Bravo insistieron en la necesidad de que la industria editorial apueste por los contenidos digitales, asequibles y fácilmente descargables, y en la defensa de la propiedad intelectual y la protección de los derechos de autor.

Lo hicieron en una mesa desarrollada bajo el lema En defensa de la creación y sus valores. Silva, que no es sospechoso de ignorar el mercado digital, se mostró contundente: no hay que ir contra el usuario o la copia privada, sino contra quienes “desbaratan el mercado y expolian la propiedad ajena”. ¿Cómo? Estableciendo un severo control sobre las corporaciones de telefonía y los buscadores. “Lo verdaderamente dañino es la copia masiva, las páginas y los servidores en los que se cuelgan bibliotecas, y a los que se llega fácilmente a través de google.es: una ventana de contenidos nada inocente”.

En cuanto a las razones de los piratas, Nuria Cabutí se acogió a los resultados de un trabajo realizado por el Observatorio de Piratería y Hábitos Digitales. A la pregunta de “¿por qué piratea?” la mayoría de los encuestados respondió “no pago si puedo obtenerlo gratis”, “son contenidos efímeros”, “no hago daño a nadie” y “no perjudico a ninguna industria”. Por eso, Cabutí pidió el compromiso en esta lucha de los “políticos valientes y con visión porque la clave está en reforzar la base educativa y para ello es imprescindible la complicidad del Gobierno y las escuelas”.

Culpables y responsables

Se diría que no hay fisuras, en el sector, todos creen que quienes piratean y aquellos que les facilitan la tarea de rapiña son culpables. Pero, ¿han de asumir la responsabilidad en solitario?

La respuesta a esa pregunta la dio otro estudio, éste impulsado por la consultora Anatomía de la edición y realizado por el Laboratorio de ideas sobre el libro a partir de las respuestas dadas por 113 expertos y agentes de la cadena del libro.

La investigación empieza constatando lo obvio: el “desconcierto y desasosiego que despiertan en el sector editorial los cambios desencadenados en el nuevo escenario digital”. Una zozobra ante la que se podría sentir simpatía si no fuera porque:

- El 92% de los encuestados cree que el sector no hace lo suficiente para adecuarse a los nuevos hábitos de los consumidores.

- El 67% considera que las editoriales están lejos de optimizar sus procesos de producción para incorporar los productos digitales a su catálogo.

- El 71% tilda de ineficaz el uso que se hace de Internet para la promoción de los libros.

- Y el 47,17% achaca esos malos datos a que las empresas carecen de personal especializado en comunicación online.

Suma y sigue

Por lo demás, el debate continúa. Este lunes, siete autores, convocados por Círculo de Lectores, explicarán sus posiciones en la era digital. Han sido llanados: Julio Llamazares y Javier Sierra (para un diálogo moderado por Blanca Berasátegui); Julia Navarro y Lorenzo Silva (arbitra Juan Cruz); y Milagros del Corral y Rodrigo Fresán (bajo la batuta de Fernando R. Lafuente). La relatora del evento será Elvira Lindo.

Dada la composición de las mesas y la repetición de algunos ponentes, no parece que vayamos a escuchar nada muy novedoso.

Mientras, Amazon convoca a sus fieles con este lema que tiene un punto de provocación: Amazon Kindle celebra la Feria del Libro.

El día 13, en la Casa del Lector habrá un taller para conocer el Kindle Direct Publishing y un Speed Dating con autores que ya han probado la plataforma.

To be continued…

Feria del Libro: un manual de uso

Feria del Libro: un manual de uso

Más sobre este tema
stats