La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

Teatro

Háblenos del temible presente, señor Poe

El escritor estadounidense Edgar Allan Poe.

A la revista Diez Minutos le costó un rapapolvo por parte de la Asociación de la Prensa de Madrid, que concluyó que su polémica entrevista imaginaria con Letizia Ortiz no constituía “una buena práctica periodística”. Pero que el ejercicio de recrear las palabras de los no presentes sea inaceptable en periodismo, no significa que no pueda convertirse en interesante teatro.

Más aun si esa conversación ficticia -aunque cosida a la realidad a través de las palabras que sí se pronunciaron- se mantiene con personajes de la enjundia de Edgar Allan Poe o de Virginia Woolf. Como si de una de sus historias de ultratumba se tratara, el estadounidense regresará junto con la inglesa -así como con enormes figuras de las letras de los siglos XIX y XX como los desaparecidos Albert Camus, Julio Cortázar o Roberto Bolaño- para, a través de la documentación y la posterior literatura que suscitaron su prosa y su pensamiento, subir a las tablas en el ciclo Escritores a escena.

La propuesta arranca este jueves 11 con un diálogo con el autor de El corazón delator que tendrá lugar en el madrileño teatro de El Montacargas, y que se replicará los días 12 y 13 en el Espacio Cultural La Victoria de la capital. Ambos centros servirán también como punto de encuentro para las siguientes citas con el resto de literatos, que se irán convocando hasta final de año y volverán a retomarse en febrero con nuevos nombres, entre los que figurarán músicos además de escritores.

A partir de octubre, además, la iniciativa se expandirá con la participación de plumas vivas y en plena efervescencia como las de los escritores Antonio Gómez Rufo o Andrés Neuman, que participarán en la actividad paralela El monólogo del escritor,El monólogo del escritor que acogerá El Montacargas y que, como Escritores a escena, servirá para introducirse en la mente de los autores a través de sus anécdotas y opiniones. 

“Estos personajes son referentes de diferentes momentos históricos, y a la vez pueden decir mucho de este presente”, explica Edgar Borges, escritor venezolano impulsor de la idea junto a sus colegas españoles y latinoamericanos Salvador Moreno Valencia, Miguel Moltó, Pedro Crenes Castro y Dicxon Valderruten. “Con sus respuestas, ellos van a dar una sacudida a la memoria”.

Preguntas de ayer, respuestas para hoy

“En muchos momentos de la historia”, preguntará en un momento dado el entrevistador a Poe, “sobre todo cuando los asuntos sociales no van bien, los poderes acuden al positivismo como dogma, como ley: Prohibido admitir el sufrimiento. ¿Cómo lleva esto Edgar Allan Poe cuando usted, en su literatura, no entiende otra forma de encuentro con la luz que no pase por recorrer las sombras?”.

“Él habla de la luz y la oscuridad que habitan en cada ser, o del positivismo y el negativismo cuando lo vende el poder político, que unas veces dicen que todo va mal y otras que todo va bien, y nos pierden”, explica Borges, que será el encargado de hacer las veces de reportero. En cada cita se sentará junto a él un actor diferente para interpretar a cada uno de los entrevistados, como el escritor Salvador Moreno Valencia, quien dará vida a Poe, o la músico Silvina Magari, que hará de Virginia Woolf.

Como apasionado escritor que fue, Poe dejó junto a aquellas muchas otras reflexiones, de las que se recuperarán otras que, igualmente, generan ecos que resuenan con estruendo en la actualidad. La casi inalcanzable ilusión de dedicarse profesionalmente y a tiempo completo a la literatura, por ejemplo, de la que el estadounidense fue adalid, o la intrincada relación entre ficción, ensayo y periodismo, que tan intensa y prolíficamente él mismo cultivó.

“También se tratará la idea de la belleza como trascendencia, o la de la tragedia, que él vivió muy de cerca, ya que su madre murió a temprana edad, así como otras mujeres que pasaron por su vida”, agrega Borges. “Se habla también de la banalización del crimen, tan habitual hoy en televisión, y de algo de política, ya que él tuvo problemas con varios diputados, y siempre se ha especulado con eso respecto a su muerte, que podría no haber sido por sobredosis de alcohol y drogas, sino por asesinato”.

Bajo los focos, cada uno de los escritores interrogados se presentará caracterizado y enmarcado en una habitación acorde con la época en la que vivió, mientras que el entrevistador mantendrá un look extemporáneo, de hoy. "La propuesta tiene que ver con el momento histórico actual, en el que hay un vació con respecto a la memoria, y se están dejando de lado los referentes", concluye Borges. "Se trata de retomar el legado de estos pensadores y escritores, de recuperar lo que escribieron y ver cómo nos puede ser útil". 

Más sobre este tema
stats