LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

‘La libertad democrática’, de Daniel Innerarity

Daniel Innerarity

Daniel Innerarity, catedrático de filosofía política y social, investigador IKERBASQUE en la Universidad del País Vasco y director del Instituto de Gobernanza Democrática, pero sobre todo uno de los pensadores más sólidos y reputados del panorama intelectual español, publica nueva obra: La libertad democrática. Un libro que analiza la posición actual de la libertad en la democracia. ¿Qué habrá ocurrido para que la libertad se haya convertido en un fetiche de la derecha y para que la obediencia parezca ser un valor de la izquierda? ¿No habrá detrás de este extraño desplazamiento ideológico una concepción diferente de la libertad? En esta obra, Innerarity analiza el futuro de la democracia dentro de una sociedad en continua transformación. Editado por Galaxia Gutenberg, la obra ya se puede encontrar en librerías a partir de este 15 de marzo. infoLibre publica un extracto de este libro. 

________________________________

La democracia es un sistema político forjado por unos seres humanos que, tras muchas batallas y experiencias amargas, han aprendido que deben hacer compatibles dos cosas que de entrada parecen llevarse mal: la importancia de que la vida pública respete el valor de la verdad y la sospecha frente a quienes pretenden monopolizarla. Lo mismo puede decirse de la moral: entre los comportamientos morales exigidos por la democracia está también aprender a presentar la posición propia como políticamente preferible, pero no como moralmente superior, y la renuncia a erigirse como calificador absoluto de la moralidad de los demás. Los sistemas políticos liberales están construidos sobre la experiencia de que los mentirosos y los malvados deterioran la vida democrática menos que los administradores de la verdad y la bondad.

Tenía razón Cayetana Álvarez de Toledo cuando afirmaba que con su cese como portavoz del PP no se estaba dirimiendo una batalla entre la moderación y la radicalidad, porque su estilo belicoso no es un asunto de grado, sino el resultado de una determinada manera de entender la política, una expresión de coraje. Cuando explicaba las razones de su cese, además de reivindicarse de un modo políticamente muy correcto como políticamente incorrecta, defendía su «derecho a decir la verdad». Al ver que disfruta de una relación tan íntima con la verdad no sé si siento más envidia o temor. En cualquier caso, refleja una mentalidad que es incompatible con ser liberal, ideología con la que dice identificarse la exportavoz del PP.

El liberalismo es una cultura política que, sin renunciar a la verdad y el bien como aspiraciones humanas, diseña la vida pública de manera que nadie pueda representarlos absolutamente. La verdad y el bien son entendidos más como aspiraciones que como propiedades. Hemos aprendido de nuestros errores tanto como de nuestras «verdades» (es decir, de la precipitada designación de nuestras opiniones como verdades). Es cierto que tenemos un problema de banalización del debate político, donde todo parece valer en la misma medida, pero también sufrimos la polarización y el tensionamiento que producen la pretensión de monopolizar la verdad y la excesiva moralización del campo de juego político. Son cosas que cualquier liberal debería conocer, así como el papel que la verdad y el bien juegan en la política desde las revoluciones democráticas contemporáneas.

La verdad en política es una aspiración compartida, no una propiedad privada o un arma arrojadiza. La democracia es un régimen de opinión, que no se puede desarrollar sin respeto a las evidencias, por supuesto, pero en la que nadie ostenta el privilegio de representar los hechos verdaderos. Hay hechos palmarios sin cuya aceptación el diálogo sería imposible; uno de los más básicos es, por cierto, nuestra tendencia a calificar como hechos evidentes lo que no son más que opiniones personales. John Rawls recordaba que cierta concepción de la verdad («toda la verdad») es incompatible con la democracia porque en una democracia la verdad posible es parcial, limitada, compartida, provisional y discutible (Rawls, 1985). No tenemos democracias para encontrar verdades absolutas, sino para decidir los asuntos comunes sobre la base de que nadie –mayoría triunfante, élite privilegiada o pueblo incontaminado– tiene un acceso privilegiado a la objetividad que nos ahorraría el largo camino de la pública discusión. Si incluso en la ciencia, que cuenta con instrumentos de verificación, protocolos rigurosos, datos contrastados y evidencias, la verdad es algo construido cooperativamente, qué decir de la dimensión de verdad de la política, que es un arte práctico basado en el contraste, el equilibrio de las fuerzas contrapuestas y la negociación continua. Es cierto que hay terraplanistas y negacionistas de diversa especie, pero deberíamos manejar con austeridad estas descalificaciones porque pueden otorgarnos un poder excesivo a la hora de decidir quién está legitimado para intervenir en un debate o para ampliar arbitrariamente el perímetro de lo que podemos considerar como indiscutible.

En la vida política hay cosas buenas y malas, o mejores y peores, pero plantearla como una batalla entre el bien y el mal equivale a acabar con la política. Sabemos que no todo el mundo es bueno, pero ni siquiera a los mejores entre nosotros les hemos conferido la capacidad de otorgar el certificado de bondad y maldad. La democracia moderna seculariza estos valores sin necesidad de renunciar a ellos: la verdad es una aspiración que no se da fuera de la discusión y el contraste, a la que resulta más fácil acceder cuando el punto de partida es la diversidad de opiniones que donde estuviera prohibida o neutralizada esa pluralidad; la vida pública busca el bien común, para lo cual un primer requisito es no descalificar moralmente a quien lo pretende de un modo que difiere del nuestro. El hecho de que existan personas malvadas no dice nada en contra del sano principio de que podemos criticar a nuestros adversarios sin descalificarlos moralmente.

'En lo alto de la calle Tucumán'

'En lo alto de la calle Tucumán'

Seguramente en el origen del tensionamiento actual de nuestra vida política y su polarización hay una hipermoralización de los discursos; en seguida recurrimos a la condena moral cuando hubiera bastado el rechazo político. La democracia moderna se configuró en paralelo con los procesos modernos de secularización y de ahí ciertos parecidos formales: se privatiza la concepción del bien y se desmoraliza la vida pública, no en el sentido de que los asuntos comunes carezcan de reglas, sino de que las normas políticas no pueden ser remplazadas por normas morales. No hace falta que consideremos a nuestros adversarios políticos como unos malvados ni es necesario calificar de ilegítimo al Gobierno que detestamos cuando basta con que los critiquemos por sus malas políticas. La retórica política tiene suficientes recursos como para que no haga falta recurrir a la moral a la hora de ejercer el beneficioso derecho democrático de criticar y protestar contra quienes gobiernan. De quien echa mano con demasiada frecuencia a descalificaciones morales podemos sospechar que le faltan argumentos propiamente políticos.

La gran división moral en este país se hizo cuando comenzó a utilizarse la Constitución como un elemento de identificación y de exclusión, cuando comenzó a emplearse la etiqueta del «constitucionalismo», como si no advirtieran la contradicción que ello suponía. De este modo dejaban de entenderla como un marco tan común que incluso albergaba a quienes mantenían serios desacuerdos con su contenido concreto. Muchos dejaron de preguntarse qué sentido tenía una Constitución defendida por los constitucionalistas. ¿Cómo se integra en el llamado «constitucionalismo» la propia jurisprudencia del Tribunal Constitucional que establece que el deber de lealtad constitucional es solo procedimental y que no formula ningún deber de adhesión? Se trata además de un constitucionalismo que hace referencia a la unidad territorial, pero que no se aglutina en la defensa de otros valores. Una Constitución que es entendida además como poder constituido y no como poder constituyente, porque siempre es demasiado pronto o demasiado tarde para plantear su reforma, significativamente entendida como un proceso incontrolable, similar a abrir la caja de Pandora. Puestos a repartir calificativos cabría preguntarse quién sirve más a la Constitución, quien la fosiliza y deja que las instituciones se deterioren o quien la quiere cambiar, actualizar e incluso modificar audazmente.

La democracia es una realidad dinámica, que se revitaliza por el cambio y la transacción, ampliando los acuerdos e incorporando a nuevas generaciones, mientras que se anquilosa cuando evita cualquier transformación, para lo cual una de las más eficaces estrategias es suponer las peores intenciones en quienes proponen su actualización constituyente. Hay quien sueña con resolver definitivamente esa tensión en una evidencia social que detuviera su puesta al día y supusiera una victoria definitiva. Deberíamos sospechar de quienes tienen ese esquema mental, lo llamen constitucionalismo, hegemonía, sentido común o mayoría social. No nos dejemos engañar por la ostentación de evidencias. Para que se diga de nosotros que tenemos coraje hemos de incluir en nuestro discurso un porcentaje mayor de convicción del que podemos permitirnos y una cierta agresividad con el contrario. Pero así nos convertimos en unos flojos. El verdadero coraje es la autolimitación. No tiene pensamiento propio quien no desconfía del pensamiento propio.

Más sobre este tema
stats