Las luces y sombras de Ricardo Virtanen y Carmen Canet

Pedro García Cueto

Interruptores

Ricardo Virtanen y Carmen Canet

Sonámbulos (2022)

La editorial Sonámbulos ha publicado los aforismos de dos escritores que tienen un gran peso en nuestra literatura: la almeriense Carmen Canet, de larga trayectoria, y el madrileño de origen finlandés Ricardo Virtanen. Los dos autores han escrito aforismos anteriormente y es memorable el libro Cóncavo y convexo, que escribió Carmen Canet junto a Javier Bozalongo, poeta granadino de reconocido prestigio.

Llega esta mirada, subtitulada Breviario de luces y sombras que la editorial Sonámbulos ha ilustrado con una bella cubierta de Carmen García Moreno, una bella fotografía que es un detalle de la casa de Federico García Lorca en Fuentevaqueros. Con la elegancia de la edición esmerada, nos adentramos en un libro luminoso, donde las sombras son también espejos de la vida que se descubre, porque el aforismo y el haijin son testimonio de lo que es fogonazo, desvelamiento y belleza.

Hay en el aforismo un bello paisaje, no es necesario el poema extenso para deslumbrarnos. Desde la luz que refleja Carmen Canet en el apartado Las luces del asombro, donde expresa la belleza en versos como estos:

"La escritura y la lectura de día o de noche tienen distinta luz".

Y también lo existencial recorre la mirada de la poeta y profesora almeriense:

"La vida tiene franjas de luz. Y también sus zanjas".

Virtanen también se detiene en la luz, para que la llama que posee esta le ilumine. Hay en sus aforismos el trance, la pausa que todo haijin espera, para que el lenguaje se desvele y abra fronteras en nuestros pensamientos:

"Qué incauta la claridad que se hace profunda".

Y la idea de la muerte está presente, porque somos barro, cuerpos hechos de ceniza que un día será nuestro sino:

"Al fin, en la muerte todo es claridad".

Es la luz fuente de creación, lugar de encuentro del poeta con su destino, por ello, Ricardo Virtanen expresa:

"En la madrugada, la irrealidad quiere alumbrarnos".

Ambos poetas saben de la poderosa fuerza de la luz, que es energía y creación y que sustenta el libro. Pero no se detienen solo en los aforismos a la luz, sino también a las sombras. En el apartado A una sombra de distancia, la belleza lírica de Carmen Canet expresa aforismos que son llamaradas, que se suspenden en el tiempo y que nos ciegan. Dice así:

"A veces, las sombras por la noche cuando pasan por una farola se paran porque necesitan un abrazo".

Todo es luz y sombra en este libro, que nos va dejando un poso de reflexión, se adentra en nosotros hasta pertenecernos. Y una reflexión sobre la literatura, porque el creador ilumina, llega al lector para que se produzca la llamarada que, como decía Brines, haga al lector otro escritor callado y verdadero:

"Escribía, entre otras cosas, para dejar su sombra".

Y la reflexión de Ricardo Virtanen que llega a lo trascendental, cuando expresa que el ser humano atrapa sombras.

"El ser humano, al ser enigmático, cautiva las sombras".

Y en el último apartado, Homenajes con luces, escrito por Carmen Canet y Homenajes en la sombra, escrito por Virtanen, todo se aúna, se refleja entonces la doble cara del mundo, el espejo en el que nos movemos, constituido de luces y sombras.

Escojo el que dedica la poeta a Miguel Catalán, un pensador que se nos fue demasiado pronto y con el que sentí el afecto y la amistad verdadera:

"Miguel Catalán, otra lucidez huyendo del tiempo en busca del Tiempo".

No es casual que emplee la minúscula en el primer tiempo y no en el segundo, desde lo particular a lo universal, el hombre, como todo Quijote busca las certidumbres que la vida le niega.

Ricardo Virtanen elige otros escritores y cito el que dedica a Oscar Wilde:

"Oscar Wilde: La sombra que no quiso serlo".

Y en el apartado intermedio del libro Claroscuros, oscuroclaros, los dos poetas saben que estamos hechos de luces y sombras, somos el eje que ilumina, que da furor a la luz, para apagarse poco a poco. Cito, para concluir, una reflexión de Carmen Canet sobre la creación:

"Dentro de un libro vive la sombra de un escritor. Afuera la luz del lector".

Y Virtanen dirá:

"Hay palabras sombrías que nos iluminan el día".

Todos estos fogonazos hechos creación convierten al aforismo en un espacio de quietud, en un lugar de encuentro con nosotros, con su nuestro pensamiento. Son necesarios, porque nos abren a la certeza de nuestra lucidez, que no excluye la muerte, pero que lleva siempre una sombra iluminada.

Libro hermoso, escrito a dos manos, con la belleza de dos creadores del aforismo totalmente entregados a la labor de la creación. Un libro que hay que leer despacio para entender que el ser humano lo es todo, pura luz entre sombras, pura sombra entre luces.

Poesía ante el dolor

Más sobre este tema
stats