Manu Brabo y Toundra: cómo meterse en los zapatos de un ucraniano gracias a la música y el fotoperiodismo

Toundra, en una imagen promocional.

Manu Brabo es un reputado fotoperiodista español ganador del Premio Pulitzer en 2013 que actualmente está cubriendo la guerra de Ucrania. Toundra es la banda más representativa y determinante del rock instrumental de nuestro país (y seguramente de Europa) desde hace más de quince años. Y, ahora, las imágenes de Manu y las texturas de Toundra se fusionan en un espectáculo único que, con el título de Ukraína, pretende denunciar la intolerancia imperante en este mundo cambiante y hacernos sentir, un poquito al menos, como si fuéramos ucranianos sobreviviendo en un entorno bélico.

Fotoperiodismo y música en vivo, en definitiva, en busca de una "simbiosis" que pueda generar un lenguaje propio para transmitir emociones recibidos por canales de percepción no necesariamente habituales. Porque aplicar las tensiones propias de la música de Toundra al reflejo de la mayor de las atrocidades, la guerra, puede arrojar un poco de luz para alejarnos de aquellos que nos quieren llevar por el camino de la violencia

La música en directo de Toundra como banda sonora para las imágenes captadas por Manu Brabo en Ucrania. Esa es la esencia de lo que se pondrá sobre las tablas del Centro de Cultura Contemporánea Conde Duque de Madrid los próximos 24 y 25 de mayo en dos veladas por el momento únicas. "No se trata de que sea un reportaje con música, sino de tocar un poco las emociones de la gente intentando buscar un camino, una conversación entre los trabajos de la banda y el mío", resume a infoLibre el reconocido fotoperiodista, fan del grupo desde que les vio hace unos años por primera vez en la Universidad Laboral de Gijón, se tumbó en el suelo y empezó a "soñar que proyectaba fotos" suyas "detrás de ellos" mientras tocaban.

Un sueño que se hace realidad ahora en un concierto con canciones del repertorio de Toundra y fotografías tomadas por Manu desde 2014 hasta las que puede estar haciendo en este preciso instante, pues sigue informando desde el terreno en Ucrania. Todo ello con el certero ojo del fotoperiodista y la potencia emocional de una banda conocida por su tendencia al riesgo en proyectos como Exquirla con el Niño de Elche, o como cuando pusieron hace cosa de cuatro años música en directo a la película El gabinete del doctor Caligari.

"Esta vez ha sido más fácil porque ha sido Manu el que ha puesto imágenes a nuestra música y no al revés". indica a infoLibre el guitarrista de Toundra, Esteban Girón, recordando la experiencia de poner banda sonora al clásico del cine expresionista alemán. Y remarca: "El mensaje que transmitimos tiene muchos puntos en común. También con Exquirla. Es la denuncia de la intolerancia en la vida moderna, que es una basura. Caligari me está acompañando día a día desde que comenzamos aquel proyecto. Es una película, una obra de arte y un mensaje que creo que siempre me van a acompañar. La hemos visto cientos de veces y no me canso de verla. Es una obra de arte atemporal y universal. Y de eso no hay tanto".

Una obra de arte única, como única es también la unión de dos talentos españoles reconocidos internacionalmente, cuyos caminos confluyen en Ukraína con el objetivo de que "tocar un poco las emociones y que la gente pueda meterse en los zapatos de un ucraniano", ya que, en palabras de Brabo, "en la prensa queda siempre un poco frío". "Es experimentar en las narrativas y, sobre todo, tratar de que el mensaje llegue a gente que igual en un momento dado es un poco más reacia a leer el periódico o a estar informada constantemente de esto. No se trata de multiplicar el impacto de lo que hacemos por separado, sino de que ambas ramas consigan meter a la gente en los zapatos de un ucraniano random que esté ahora mismo sufriendo la guerra en casa", plantea.

"Ver las fotos de Manu es algo muy especial", tercia Girón, quien comparte una anécdota para explicar la conexión entre el grupo y el fotógrafo: "Tuve la suerte de ayudarle a montar una exposición la noche antes de su apertura. A toda prisa. A oscuras en un museo después de habernos ido de bares. Fue algo increíble. Siempre hemos querido hacer algo juntos desde que conocí su obra, y ahora las piezas han encajado".

Y eso que no es esta la primera ocasión en el que colaboran, si bien sí la de mayor magnitud hasta ahora. Porque en el pasado, Toundra y Manu Brabo trabajaron juntos en 2018 en el videoclip de la canción Cobra, y posteriormente en la portada de su último disco, Hex (2022). Además, durante la pandemia, Manu y Esteban estuvieron enfrascados juntos en Play As, el proyecto que el segundo se sacó de la manga mientras no podía ver al resto de sus compañeros de grupo.

El siguiente paso de esta relación es Ukraína, un concierto con canciones del repertorio de Toundra que ambientan, en sincronización, animaciones hechas a partir de las fotos que Manu está haciendo en Ucrania. Algo muy emocional que se sigue gestando a distancia y también cuando el fotoperiodista regresa a España desde el frente, y que, tras la presentación doble en Madrid, tiene planes para hacer, quizás, "muy pocos conciertos" más. "Queremos darle un toque a esto de ser una oportunidad. Algo diferente, que siempre nos motiva", destaca Girón.

El guitarrista añade, además, un componente más a este espectáculo en el deseo de "denunciar la radicalización de los mensajes de intolerancia y su blanqueamiento diario", algo que ya llevan haciendo desde hace unos años con la banda. "Desde hace un tiempo el estado de las cosas me preocupa", reconoce Girón, compartiendo otro momento personal: "Vengo de escuchar a Carlos Herrera en la COPE en un taxi y en cinco minutos creo que habría motivos suficientes como para llevarle a juicio varias veces". 

"Algo más emocional que informativo", apunta Brabo en su declaración de intenciones, insistiendo en su interés en transmitir al público "una pequeña muestra de lo que es estar en el pellejo del pueblo ucraniano ahora mismo dentro de Ucrania". Para eso, la "oscuridad, la densidad y el espesor" de la música de Toundra, apuntalado por cambios de ritmo emotivos, a su juicio, "pueden cuadrar muy bien con lo que sería un paisaje bélico como en el que estamos ahora mismo".

"Nuestra música tiene un gran espectro interpretativo al no tener un mensaje explícito. Y supongo que como es música visceral, es idónea para el trabajo de Manu", reflexiona Girón, quien además no cree que la música instrumental provoque "más sensaciones" que la que sí cuenta con la voz. "No creo que haya tanta diferencia instrumental y otros tipos. Pero claro, yo lo veo desde dentro y mi mirada está sesgada. La música es un un lenguaje en sí mismo y lo utilizamos para provocar emociones. Eso es lo que queremos, en definitiva", destaca.

Eso sí, concede que en esta ocasión, al ser la de Ucrania una temática tan concreta, "acota mucho" el mensaje que quieren transmitir, por lo que reconoce que, "obviamente", quieren "dirigir la experiencia del oyente" a partir de esas fotos de Manu animadas con su música. "Trabajamos desde los abstracto, por así decirlo, por la falta de lo explícito en nuestro pensar. Y deconstruir el rock es una gran motivación. Además, la música y la guerra han estado ligadas íntimamente desde hace muchísimos siglos. Nosotros queremos aportar nuestro granito. ¿O acaso no hay algo que acojone más que la Marcha Imperial de John Williams para Star Wars?", termina.

'Tercer cielo', de Rocío Márquez y Bronquio, disco del año para la "precaria" prensa musical española

'Tercer cielo', de Rocío Márquez y Bronquio, disco del año para la "precaria" prensa musical española

Más sobre este tema
stats