PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

LA CRISIS DE LA CULTURA

El sector del arte: una colección de problemas

Vista de la exposición 'Marca España', organizada en Berlín por un grupo de artistas emigrados.

“Se ha juntado todo”. En cuatro palabras es posible definir la dura situación que atraviesa a día de hoy la industria del arte. La cita, de boca de Joaquín García, dueño de García Galería, en Madrid es, en esas u otras palabras, una constante. El ivazo, el abrupto frenazo de las subvenciones, la espera eterna por la prometida ley de mecenazgo que incentive fiscalmente la promoción del arte, la falta de una red de coleccionistas consolidada, la crisis generalizada…ivazo los males se superponen, aunque también existen posibles soluciones.

“La regulación actual es dispersa, contradictoria, disuasoria”, asegura Mercedes Basso directora de la Fundación Arte y Mecenazgo, impulsada por La Caixa y dedicada a poyar y promover el patrimonio artístico español. De ahí que en 2012 se decidieran a crear un borrador de propuesta de ley con la que revertir, o al menos reconducir, las reglas del juego. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que para ello faltaba algo aún más básico, y hasta entonces inexistente: un compendio analítico de los datos que justificaran la necesidad de reforma. 

Rastreando entre los nombres de diferentes expertos, dieron con el de la reputada Clare McAndrew, fundadora de Arts Economics, una empresa dedicada al análisis de la economía del arte. A partir de los datos proporcionados en el estudio que realizó, la fundación ha preparado un borrador de ley que recoge fundamentalmente dos grupos de medidas, las que consideran clave: unas destinadas a mejorar la imposición personal o corporativa de los agentes del mercado del arte, y las segundas relacionadas con el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, con el fin de dar un tratamiento favorable a los objetos artísticos. Ahora esperan respuesta gubernamental para que ese trabajo no caiga en saco roto. 

“El mecenazgo es la solución que marcará el inicio de un camino”, señala Basso. “Pero además de las deducciones fiscales es importante desarrollar relaciones entre los museos y los coleccionistas. Además, las tasas de importación y exportación ahora mismo son disuasorias: deberían estar por lo menos igualadas a las de la UE”. El estudio, que alcanza hasta junio de 2012, no llegó a contemplar la subida del IVA de los productos culturales del 8 al 21%, que entró en vigor el 1 de septiembre del mismo año. Justo entonces abría sus puertas García Galería. “Y ahora se vende a cuentagotas”, se lamenta su dueño, buen conocedor del sector, ya que antes fue director durante siete años de la prestigiosa Helga de Alvear.

Las galerías, que representan el 75% del mercado del arte en España, según el informe de McAndrew, ya han tenido que empezar a echar el cierre, especialmente, como indica Damián Casado, director de la galería Casado Santapau y miembro de la junta de Arte Madrid, en provincias. En las grandes capitales, como Madrid, andan en busca de soluciones menos dolorosas, como la de agruparse, en este caso en torno a una calle, la del Doctor Fourquet. El eventual cierre de más espacios, explica García, no supondría únicamente su pérdida aislada, sino que arrastraría los empleos dependientes, por ejemplo los laboratorios de impresión fotográfica o las empresas de transporte de obras.

El mercado, de acuerdo con el estudio de Arte y Mecenazgo, da trabajo, "con cálculos conservadores", a 11.625 personas, el 90% de las cuales depende del sector de las galerías. 

Del lado de los museos, para centros públicos como el MARCO de Vigo uno de los principales problemas es la drástica reducción de las subvenciones. “Ha sido muy notable”, señala Iñaki Martínez, el director. Un recorte que también afecta a las galerías, que han dejado de recibir ayudas, por ejemplo, para desplazarse a ferias, donde concentran la mayor parte de sus ventas y que además, "sirven para dar a conocer a tus artistas". "Ahora no te da ni para cubrir el alojamiento", señala García, que matiza que "no es que la situación haya pasado de ideal a terrible, sino de 'no buena' a terrorífica". 

Para el también museo público CAC, con el que Ayuntamiento de Málaga sigue cumpliendo los compromisos económicos establecidos, el recorte más ostensible ha sido el del presupuesto proveniente de mecenas privados. “La Costa del Sol vive del turismo y durante años de la construcción, y este es el sector más en regresión, con lo que lógicamente hemos perdido la mayoría de los patrocinadores”, señala el director, Fernando Francés. "Con todo, aún mantenemos patrocinadores fieles desde hace años". 

Más allá de bajar el IVA, implantar la ley de mecenazgo o modificar la fiscalidad, existen otras alternativas. Por ejemplo, "la educación". Basso lo tiene claro, y no se refiere solo al ámbito de lo puramente artístico: "El coleccionismo se desconoce socialmente, y hay que hacer un esfuerzo desde diferentes puntos de vista". 

Aunque existe un buen número de rentas altas en España, el problema de no contar con una red de coleccionistas sólida se ha agrandado por la pérdida de lo que Joaquín García define como "el coleccionista medio". "Ahora estaban empezando a existir, y son los que más que se han visto afectados". Personas relativamente jovenes, educadas e interesadas por la cultura que ahora no pueden permitirse el lujo de comprar arte. "Yo tengo cosas por 400 euros", defiende el galerista, "y un bolso de Prada es más caro y encima es un producto hecho en serie". 

Entre las instituciones, el otro gran comprador, "las que se pueden permitir algo al año, miden mucho sus compras", añade García. Casos como el del MUSAC de León, que lleva desde 2010 sin adquirir obra para el fondo de la colección por los recortes, ratifican la afirmación, aunque desde el CAC la desmienten, al asegurar que continúan con el mismo nivel de siempre. "Nunca hemos tenido un gran presupuesto", explica Francés, "pero se mantiene con un leve aumento anual del IPC". 

Cuenta García, desde su experiencia personal, que ya ha comenzado a percibir cómo compradores interesados en alguno de sus artistas recurren a otras galerías extranjeras que los representan para ahorrarse el IVA, que en otros países europeos se sitúa en torno al 13%. A ello se añade la "seria cuestión" del mercado negro, que el informe de McAndrew sitúa en un 25% adicional y que, obviamente, podría tender a acrecentarse (tras haberse reducido considerablemente en los últimos tiempos) con una tasa impositiva elevada.

"A veces pienso que hasta les da igual si recaudan dinero o no y que se hunda todo el sistema"

, apostilla Pablo Genovés, representante del más importante agente de la ecuación: los artistas. A caballo entre España y Alemania, el fotógrafo es exponente de toda una oleada -difícilmente cuantificable- de creadores que saltan las fronteras nacionales para desarrollar su actividad en mejores condiciones. "Es una situación catastrófica la de la España", apostilla. "No veo interés de los políticos, y creo que también es porque no entienden el arte". 

Más sobre este tema
stats