CONTINUARÁ https://www.infolibre.es/videolibre/continuara/

‘The Great’: Catalina la Grande en la corte de los desvaríos

Elle Fanning, como Catalina la Grande.

Son buenos tiempos para la sátira. Las personas que no disfrutan este género de crítica mezclada con humor y provocación se sienten violentadas y alejadas por lo grotesco y vulgar que contiene muchas veces. Sin embargo, otro nutrido sector del público las aplaude y demanda, y muchos autores con fuerte visión ideológica eligen los recursos de este artefacto estilístico para analizar los aspectos más perturbadores de la actualidad.

En momentos en los que los bulos conviven casi en condición de igualdad con la verdad, en los que dentro de las propias democracias surgen los autoritarismos, en los que lo esperpéntico forma parte del menú diario de los medios de comunicación, más vale no ponerse muy pomposo.

La serie Succession desmenuza en esta clave los vicios de las empresas familiares que poseen holdings de comunicación. Sacha Baron Cohen es un maestro del género. Tanto en sus películas de Borat como en series como Who is America consigue que las actitudes más abyectas y demenciales se expongan con crudeza. La reciente película de Adam McKay sobre la inacción ante el calentamiento del planeta, No mires arriba, es el último ejemplo destacado de esta tendencia.

Catalina la Grande dio un golpe de estado contra su propio marido

En una categoría parecida se encuentra The Great, aunque se remonte a hechos del pasado. Se trata de una revisión de la historia real de la emperatriz Catalina II de Rusia, Catalina la Grande, que tomó el trono en un golpe de estado contra su marido, Pedro III, en 1762, y lo mantuvo hasta su muerte, durante más de tres décadas. Su abordaje de los estilos de búsqueda del poder y los conflictos que genera pretende y logra resonar en los que se producen en la actualidad.

La plataforma Starzplay ofrece semanalmente el estreno de un nuevo episodio de la segunda temporada de la serie, que comenzó a emitirse en su primera entrega en 2020. A pesar de no tratarse de una de las opciones con más suscriptores, Starzplay contiene algunos títulos interesantes y proporciona una alternativa asequible para el contenido de ficción.

The Great se presenta como incorrecta desde el rótulo que acompaña al título: “Algún que otro hecho histórico”. Su creador, el australiano Tony McNamara, se quitó el peso del rigor desde el principio: “Los errores tienen que ser grandes. La gente tiene que saber que los estamos cometiendo a propósito, no es que se nos hayan deslizado unos cuantos. Cuando eso pasa es cuando los pobres profesores y profesoras de historia se tiran de los pelos. Al menos, con nuestra serie, los profesores pueden decir: ‘¡No saben lo que están haciendo!’”, ha declarado al periódico The Guardian.

La serie altera la cronología por motivos narrativos

El primero de esos errores de bulto o elecciones dramáticas ocurre en el episodio inicial. La princesa alemana Sofía llega a Rusia y se casa ese mismo día. En la vida real, Sofía, luego renombrada Catalina, tardó un año en celebrar su matrimonio. Como esta, hay otro montón de opciones que McNamara cambia a su antojo para contar la historia que verdaderamente le interesa. “No guardo la cronología. Trato de ser fiel a lo que esta mujer quiso hacer en el país en el que le tocó vivir”, ha declarado en otra entrevista promocional.  

Catalina sí parece haber sido, como muestra The Great, una disciplinada lectora, idealista y seguidora de las últimas tendencias intelectuales. Mantuvo correspondencia, entre otros con Voltaire y Diderot. En la serie, la corte rusa ofrece un contraste absoluto con este progreso y se muestra como una élite degenerada, atrasada y embrutecida.

Buscando en la red pueden encontrarse recopilaciones de las licencias narrativas más destacadas que se ha tomado el guion y también de los hechos históricos que se han respetado con mayor fidelidad.

Los personajes conforman un fresco del absolutismo ruso

Es al presentar el complejo ambiente cortesano cuando la serie convence especialmente. Entre los chistes y obscenidades, emergen personajes muy atractivos y con enorme coherencia interna durante todos los episodios de ambas temporadas. Representan a los diferentes estamentos del Estado, y componen un fresco rico y variopinto de un sistema absolutista.

Velementov, el general denostado, Orlo, el funcionario que representa la administración y Archie, el intrigante patriarca de la iglesia ortodoxa serán claves en el golpe de estado que planea Catalina. Les acompañan un puñado de aristócratas, amantes y sirvientes, también importantes para la futura gobernante, ya que representan pedazos del alma de su querida Rusia.

Una enorme riqueza visual

The Great exhibe un alarde visual. El vestuario, a cargo de Emma Fryer, dice mucho de cada personaje. Los vestidos llenos de dignidad de Catalina, los collares de perlas del zar con sus camisas abiertas, de un lujo decadente, los uniformes, la sobriedad del clero, a veces su boato, contribuyen a desarrollar el tema central de la historia. En el primer episodio, las damas de la corte llevan mal puestas las pelucas ya que creen que en Francia es la última moda y así evidencian la incorrecta información que circula por el imperio ruso.

La acción se desarrolla en el palacio imperial de San Petersburgo, pero la filmación nunca se ha desplazado a Rusia. Ha sido desarrollada en varios palacios y platós del Reino Unido y ocasionalmente en Italia, en el palacio real de Caserta, construido a semejanza de Versalles.

La serie cuenta con diferentes directores en cada episodio, pero mantiene una personal musicalidad en todos ellos, tanto en la dicción de los actores, en el ritmo de los diálogos y en los movimientos de los personajes. La banda sonora es obra de Nathan Barr, que también compuso la de una de las mejores series de los últimos años, The americans.

Brillantemente interpretada

Protagoniza la narración la impecable, jovencísima y aun así muy veterana Elle Fanning, que a sus 23 años ha participado en docenas de películas, protagonizando varias de ellas. La actriz trabaja semanalmente con una profesora para hacer su acento americano más británico. En esta ocasión ejerce también como una de las productoras ejecutivas. Como responsable de la serie, explica que buscaban alejarse del tono histórico de las producciones características de la BBC.

Le acompaña el actor Nicholas Hoult, que interpreta al zar Pedro III. Hoult ya trabajó en una película coescrita por McNamara, La favorita. El actor afirma que la interpretación de Olivia Colman (actual intérprete de Isabel II en The Crown) en aquella producción le sirvió para entender mejor su personaje del zar en esta: los privilegios y la soledad de quienes son criados como herederos.

The favorite (Disney +) es el otro magnífico drama de época en el que había participado McNamara y que para Hoult supuso un salto en su carrera. Allí se enganchó a la viveza de los diálogos del guionista y en The Great no hace sino confirmar su entusiasmo por los textos de cada entrega. A pesar de que gran parte del humor recae sobre su egoísta e infantil personaje, afirma no buscar la comedia, que viene de la situación, sino interpretar desde la verdad.

McNamara busca también que las situaciones partan de la verdad de los personajes, y saltar libremente de un género a otro. Narrativamente, concibe el guion como un drama que se cuenta como una comedia. Y respecto al lenguaje, también combina con fluidez expresiones de época con un lenguaje accesible e incluso moderno.

La serie se planteó para seis temporadas

Aún no ha sido confirmada expresamente una tercera temporada de la serie, aunque McNamara sí afirmó estar trabajando en su arco argumental. En la venta a Hulu, la plataforma de Estados Unidos en la que se emite originariamente la serie, la serie se había planteado como una historia desarrollada en seis entregas.

McNamara trabaja también con la actriz Emma Stone en un proyecto que se estrenará a lo largo de este año. Tras sus colaboraciones en La favorita y en la película Cruella, volverán a unirse con el director Yorgos Lanthimos en la película Poor things.

Por otro lado, quienes estén interesados en el fascinante personaje histórico de la emperatriz rusa, pueden decantarse por otra producción reciente, Catalina la Grande, escrita por Nigel Williams, protagonizada por Helen Mirren y que en cuatro episodios abarca otro periodo de la vida de la soberana, más avanzado su mandato. Está disponible en Movistar +.

‘No mires arriba’: Es el cambio climático, estúpidos

‘No mires arriba’: Es el cambio climático, estúpidos

Más sobre este tema
stats