LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Menos políticos y más profesionales: la reforma pendiente para garantizar la independencia de RTVE

8M | DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

Ana Redondo: "No creo que el fraude a la ley trans llegue al 5%, no podemos hacer de la excepción categoría"

La ministra de Igualdad, Ana Redondo, en el Ministerio de Igualdad.

Ana Redondo (Valladolid, 1966) todavía se está acostumbrando a transitar las siete plantas de la sede del Ministerio de Igualdad, en plena calle Alcalá de Madrid. Un edificio inmenso, laberíntico y quizás algo lúgubre, reconoce la ministra, pero también con espacios para la tregua. Uno de ellos, el pequeño patio que se esconde en el tercer piso, donde se esfuma la madera maciza de las oficinas y las plantas invitan a coger oxígeno. Fue obra de la exministra Bibiana Aído y también por aquella idea tuvo que soportar duras críticas. La tormenta acompaña siempre a quien atraviesa las puertas de Igualdad.

Pero la actual ministra socialista confía en que esta legislatura el ruido sea indulgente con su equipo. Sin renunciar, subraya, a los compromisos de la agenda feminista. Ana Redondo recibe a infoLibre en una semana convulsa, con la mirada puesta en el 8M y en los retos por delante. La vallisoletana, jurista de formación, se esfuerza en acercar posiciones en un momento de brecha dentro del movimiento feminista, llama a la movilización e insiste en no perder de vista aquello que une a las mujeres. "A todas las mujeres", reza el lema que estos días cuelga en la fachada de su departamento. Entre sus prioridades se encuentran asuntos de calado y no poco ambiciosos que van desde la abolición de la prostitución, hasta la limitación del porno entre los menores y el desarrollo efectivo de las leyes que hereda de la anterior legislatura.

Este viernes hay convocadas dos marchas feministas, a la misma hora, en Madrid y otras ciudades. ¿Qué mensaje lanza esta división de cara al resto de la sociedad? ¿Cree que puede desincentivar la participación en las manifestaciones?

Espero que no. Lo importante no es que haya una marcha, dos o cinco, sino que las mujeres, los hombres y toda la sociedad esté en la calle. La reivindicación de la igualdad es una cuestión que nos interpela a todas y a todos, así que creo que no es tan importante cuántas manifestaciones haya, sino cuántas mujeres y hombres haya en la calle manifestándose. Para mí ese es el éxito, que nos agarremos la mano para caminar hacia la igualdad de oportunidades, eso es lo que significa el 8M.

El lema del Ministerio este 8M es: "8M con M de Mujeres. Todas las mujeres". ¿Qué mensaje quieren trasladar?

Que caben todas y que se necesita que todas las mujeres reivindiquen. Hacemos una propuesta muy inclusiva. Todas las mujeres significa que, con independencia de la edad, la condición, la formación, la clase social o la situación personal, todas somos necesarias para que la igualdad siga avanzando.

El 25,8% de las víctimas mortales por violencia machista el año pasado sí había denunciado. ¿Qué falló? ¿Por qué el Estado no las supo proteger?

El problema está en la cultura machista, en esta cultura androcéntrica y patriarcal con la que llevamos conviviendo diez mil años. Es muy difícil de romper esa situación de dominación y ese atavismo secular en el que seguimos viviendo a pesar de que España es uno de los países que más ha avanzado. El machismo de 'la maté porque era mía; no puedes dejarme porque soy tu dueño', eso es la raíz del problema. El Estado tiene que acompañar, tiene que ser muy consciente de su responsabilidad. El gran avance de la Ley de 2004 fue sacar del ámbito privado la violencia hacia las mujeres. A partir de ahí, tenemos que ser capaces de ir acompañando a la víctima en todo momento, hay que seguir insistiendo en que las mujeres se sientan protegidas, seguras, sientan que hay un Estado que no está al margen, sino involucrado en salvarles la vida. Llevamos veinte años de ley, creo que se ha avanzado. Las estadísticas hablan de que, a pesar de los repuntes, estamos reduciendo el número de asesinadas en torno al 20% y el 25%. Tenemos que aferrarnos al dato positivo y seguir insistiendo, sobre todo ante movimientos negacionistas que vuelven a poner en tela de juicio estos avances, porque desde que Vox entra en las instituciones y el PP normaliza ese negacionismo hemos dado un paso atrás.

Hay que seguir insistiendo en que las mujeres se sientan protegidas, seguras, sientan que hay un Estado que no está al margen, sino involucrado en salvarles la vida

¿Han detectado casos de fraude en relación a la ley trans?

Los datos del Registro Civil nos hablan de que unas 5.100 personas se han inscrito en esa transición de género y por lo tanto han podido cambiar su identidad y su nombre. ¿Cuál es el volumen de fraude? Yo creo que no está en torno al 5%. No tenemos datos concretos, estamos evaluándolo. Evidentemente siempre que hay una situación que supone un avance en derechos, hay quien pretende abusar del derecho. Pero no podemos hacer de la excepción categoría. Lo importante es que esta ley ha dado seguridad, ha protegido a muchas personas que estaban en una situación de desprotección y con derechos vulnerados. Hay que ser generosos y entender que todas las personas tienen que tener sus derechos garantizados. De esas más de cinco mil personas, la inmensa mayoría vive hoy mejor, más feliz y puede tener un proyecto de vida digno.

La bandera trans ha desaparecido de la fachada del ministerio, ¿por qué?

Creo que es importante reconocer los grandes acontecimientos, las grandes fechas que concitan a la sociedad a movilizarse, como es el 8M. Tienen que tener su reflejo en la fachada del Ministerio de Igualdad y eso no significa que todas las demás banderas no estén. Van a estar presentes. Hemos encargado la bandera LGTBI y trans, estará colgada permanentemente, igual que lo estará la bandera morada. 

Algunos colectivos han manifestado su malestar por el nombramiento de Isabel García al frente del Instituto de las Mujeres, debido a sus críticas a la ley trans y la 'teoría queer'. Usted afirma que no estudió su "curriculum digital" antes de nombrarla directora, ¿pero no cree que sus declaraciones afectan negativamente a la imagen del ministerio?

Nos hemos reunido con muchos de esos colectivos que están incómodos con el nombramiento. Yo elegí a Isabel por un curriculum de compromiso vital y profesional con la igualdad. No estoy en redes sociales, nunca he querido estar. Lo que se dice en redes sociales, me parece que se dice de una forma demasiado liviana, con poco sentido del peso de lo que está diciendo y de cómo va a permanecer en la historia. Pero como no estoy en redes, ni lo valoré, no tuve conciencia. Soy una mujer de equipos, no sé trabajar fuera del equipo y es el equipo el que desde luego está comprometido con el desarrollo de las leyes buenas, en su inmensa mayoría apoyadas por el Partido Socialista. Isabel se incorpora a un equipo comprometido con el desarrollo de las leyes del anterior mandato.

Se ha dicho de este ministerio que en esta legislatura va a tener un perfil bajo para alejarse de la imagen del anterior equipo. ¿Es así? ¿Qué retos legislativos quieren afrontar?

No creo que haya un perfil más bajo, hay otro perfil. Evidentemente yo no tengo el perfil de Irene [Montero], tengo mi propio perfil. Hemos demostrado que de perfil bajo, nada. El primer proyecto de ley de la legislatura es precisamente el proyecto de Ley de Paridad y de presencia equilibrada de mujeres y hombres. Somos un Gobierno progresista feminista, la igualdad está en el núcleo de nuestras políticas. Vamos a seguir avanzando en los próximos días con el proyecto de Ley de Trata, estamos trabajando para que también tenga un impulso y vamos a seguir trabajando en el abolicionismo de la prostitución. El Partido Socialista está firmemente comprometido con la abolición de la prostitución. Llevaremos a través del grupo parlamentario próximamente una proposición de ley para tratar este tema, para que la abolición sea una realidad en nuestro país. Seguiremos incrementando los derechos de las mujeres y haciendo que nuestra democracia sea más sólida y equilibrada.

El Partido Socialista está firmemente comprometido con la abolición de la prostitución

¿Valoran modificar la Ley de Extranjería? En unas jornadas organizadas el martes por infoLibre, la exministra Irene Montero aseguró que las resistencias por reformar la ley vinieron por parte del PSOE.

La abolición de la prostitución tiene una enorme complejidad. Es importante dar una alternativa a las personas en situación de prostitución y esa alternativa pasa por medidas transversales. Estamos trabajando con otros ministerios y vamos a seguir hablando. Pero en este momento, es la proposición de ley en la que vamos a trabajar. Todos esos temas serán objeto de debate.

¿Pero estudian modificar la Ley de Extranjería?

En este momento estamos en negociaciones, hablando con los distintos ministerios, también con el ministerio del que depende esa modificación, pero estamos en un momento todavía muy preliminar.

El año pasado, la 'ley del sólo sí es sí' estuvo a punto de incluir el proxenetismo no coercitivo y la tercería locativa, pero se generó un encendido debate parlamentario y ambas medidas quedaron fuera. ¿Cree que esta legislatura sí habrá consenso parlamentario? ¿Salen las cuentas?

Después de las comparecencias que he mantenido tanto en el Congreso como en el Senado, creo que hay una posibilidad. Estoy convencida de que la tramitación nos va a permitir debatir, enmendar y llegar a acuerdos. Tengo una buena percepción. Los grupos quieren participar en ese debate y es posible avanzar en un acuerdo que nos permita sacar adelante esa ley.

La 'ley del sólo sí es sí' prevé la apertura de centros de crisis 24 horas contra la violencia sexual, una obligación que se ha prorrogado un año. ¿Sabe cuántos de estos centros están ya en funcionamiento? 

Una de las primeras cuestiones que me planteé cuando llegué fue visitar todas y cada una de las provincias donde se están desarrollando estos centros. Me parece que se está avanzando correctamente. Hay que decir también que son fondos de la Unión Europea y por lo tanto tenemos que ser muy escrupulosos para ir cumpliendo los hitos, porque de lo contrario la devolución de esos fondos nos va a suponer a todas las comunidades autónomas un fracaso. Algunas provincias han seguido un buen ritmo y hay otras que en este momento todavía tienen dificultades. El día 29 de abril vamos a celebrar un Consejo Interterritorial en el que uno de los puntos del orden del día será precisamente este. La gobernanza es esencial, tenemos que ayudarnos administrativamente para impulsar esos centros y no dejar que haya víctimas de primera y de segunda, dependiendo de que se haya avanzando más o menos.

¿Cuáles son las trabas comunicadas por las comunidades que aún no los han puesto en marcha?

Hay de muchos tipos. Administrativamente, hay trabas y burocracia en la compra de edificios, muchas comunidades están en ese punto, no les ha sido fácil habilitar espacios para abrir los centros. Hay comunidades que han dado alternativas para que sean centros online. Castilla y León plantea un centro online donde te puedas conectar y estar en contacto con los distintos especialistas. Hay una heterogeneidad enorme. Pero hay que saber que en la administración todo es lento, porque hay requisitos que garantizan el buen uso de los fondos. A veces uno hace una licitación y no hay empresas que entren a concursar, o se producen bajas temerarias que hay que revisar. Es complejo y yo entiendo a las comunidades, algunas porque no entienden que esto es una prioridad y otras porque quieren avanzar pero tienen dificultades administrativas.

Su ministerio también ha destacado medidas respecto al acceso de los menores al porno. ¿Existe relación entre el porno y la violencia sexual?

Hay una relación directa entre el consumo desaforado de pornografía, la adicción a la pornografía y la consideración de las mujeres. Mucha de la formación afectivo sexual que reciben los menores llega desde el porno, y el porno cosifica a las mujeres, genera violencia sobre las mujeres y además parece que esa violencia es gratificante para ellas. No hay nada más aberrante y nada más alejado de la realidad, por lo tanto sí creo que el porno muestra una realidad afectivo sexual absolutamente distorsionada y eso para una persona en formación puede ser un problema en cuanto a sus relaciones afectivas en la vida real. Esa vida online a veces puede generar comportamientos violentos y machistas. Estamos hablando de que el 30% de los menores de entre doce y quince años ha consumido pornografía y a partir de los quince en torno al 50-60%. Yo no recuerdo un porno que no sea violento.

El porno muestra una realidad afectivo sexual absolutamente distorsionada y eso para una persona en formación puede ser un problema

La educación afectivo sexual está contemplada en distintas leyes, pero las expertas la siguen señalando como una de las grandes ausentes en las aulas. ¿Prevé el Gobierno medidas para blindar la coeducación en los colegios?

Estoy de acuerdo en que falta formación afectivo sexual. Estamos en contacto con educadoras en centros de formación y nos dicen que falta esa formación de formadores. Muchas veces se carga sobre el profesorado una tarea para la que no están preparados, sobre la que necesitan formación. La educación compete a las comunidades autónomas, pero la ley obliga y la ley exige esa formación adecuada a cada uno de los niveles. Las comunidades tienen que implementar los recursos, los centros tienen que hacer lo posible para que esa formación se dé. La competencia estatal es la competencia legislativa, a partir de ahí la competencia de las comunidades es el desarrollo y poner a disposición los medios para poner en marcha el mandato normativo. La administración central tiene que acompañar, fomentar, incidir en aquello que considera importante. Y esto lo es.

El Congreso acordó prohibir los actos de acoso frente a las clínicas de interrupción voluntaria del embarazo, pero a día de hoy se siguen produciendo. ¿Qué pasos hay que dar para evitar definitivamente que se den?

El Código Penal y la Ley del aborto son muy claras a la hora de salvaguardar esa intimidad y ese derecho de las mujeres. Me preocupa que en muchos espacios del territorio español, sobre todo en el ámbito rural, el ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo no se pueda ejercer en la sanidad pública. Y que en la balanza, cuando se pondera el derecho a la objeción de conciencia y el derecho de las mujeres sobre su propia maternidad y a la interrupción voluntaria del embarazo, generalmente gana la objeción y muchas mujeres se ven en la imposibilidad de realizar esa interrupción de una forma cercana, próxima, pacífica, tranquila y salvaguardando su intimidad. La sanidad es una cuestión que fundamentalmente compete a las comunidades autónomas y tenemos que trabajar en esa dirección. Es difícil cuando estamos asistiendo a una regresión en derechos feministas en aquellas comunidades autónomas donde lamentablemente Vox ha entrado y el PP está consintiendo que se produzca un paso atrás de una dimensión y un calado realmente preocupante en torno a la igualdad y al avance de los derechos de las mujeres. Insistiré en la Interterritorial de abril.

Francia acaba de blindar el aborto en la Constitución y la propia Carmen Calvo ha sugerido en varias ocasiones que esta puede ser una vía a estudiar en España. También Sumar y el Ministerio de Sanidad ven con buenos ojos esta medida, pero su departamento, por el momento, se opone. ¿Por qué?

Yo soy muy pragmática. Es necesario conocer bien la realidad: tenemos una buena Ley del aborto, una modificación que se ha producido hace año y medio, una ley garantista. Lo que hay que hacer es desarrollar esa ley, garantizar que las mujeres pueden interrumpir voluntariamente su embarazo en todo el territorio español, en condiciones de igualdad, salubridad, intimidad y en las mejores condiciones posibles. Eso es todavía un desiderato y no se está produciendo en todo el territorio. Tenemos que seguir trabajando en ampliar, mejorar, desarrollar y hacer cumplir la ley que tenemos. La incorporación en la Constitución no se produciría a través de un procedimiento exprés, sino a través de un procedimiento agravado. Carmen Calvo lo conoce igual que yo. ¿Eso qué significa? Cuando tocamos un derecho fundamental, tenemos que ir a un procedimiento que exige una mayoría de dos tercios en la propuesta, una disolución de las cámaras, una reincorporación de ese texto a las nuevas cámaras que surjan de una elección, nuevamente exigir esa mayoría cualificada y someterlo a referéndum de aprobación. Creo sinceramente que ese procedimiento, que exige consensos importantes y amplios, en este momento es inviable. Me parece muy bien como deseo de futuro blindar a través de la Constitución los derechos de igualdad, pero seamos realistas: tenemos una ley que acabamos de modificar, que necesita desarrollos muy importantes, coparticipación de las administraciones y tenemos por delante un Everest, el artículo 168 de la Constitución para modificar cualquiera de los derechos fundamentales. Me alegra que Francia haya dado ese paso, pero creo que en España necesitamos desarrollar nuestra ley.

Hay que desarrollar la Ley del aborto, garantizar que las mujeres pueden interrumpir voluntariamente su embarazo en todo el territorio español, en condiciones de igualdad, salubridad e intimidad

¿Ha leído la sentencia de Dani Alves? ¿Cree que es positiva desde una perspectiva de género?

La primera conclusión es que la LOGILS [Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, conocida como 'ley del sólo sí es sí'] es una buena ley, porque pone el consentimiento en el centro de las relaciones afectivo sexuales, ese es un avance que España ha hecho en la línea que establece la Unión Europea y la legislación más avanzada de todo el mundo. Es una gran noticia. Cuando no hay una relación consentida, hay un abuso, una agresión sexual. Segunda conclusión: los protocolos han funcionado. Todo el mundo actuó correctamente para proteger y acompañar a la víctima, darle cobertura y que no se sintiera sola. En tercer lugar: el sistema funciona. Es verdad que una atenuante por pago de indemnización, ya lo dijimos en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, no tendría que aplicarse a los delitos de violencia sexual ni de violencia de género. Yo respeto absolutamente la decisión judicial, pero también creo que el sistema funciona porque la Fiscalía ha recurrido y saludo ese recurso para que efectivamente no sea considerada en este caso, porque manda un mensaje a la sociedad que no es bueno: que quien puede permitirse el pago de una indemnización puede ver la pena atenuada. 

Este viernes se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario con motivo del 8M. ¿Hay alguna medida que nos pueda adelantar?

Cuando juramos el cargo de ministros y ministras, juramos mantener el secreto a las deliberaciones del Consejo. Voy a respetar el juramento, mi palabra y ese secreto. Lo importante es resaltar que se va a celebrar por primera vez en la historia un Consejo de Ministros extraordinario precisamente para aprobar medidas encaminadas a seguir avanzando en igualdad, en derechos y en democracia. El gesto en sí mismo ya es importante.

Pero ¿qué sería prioritario para Igualdad?

Seguir desarrollando leyes y presentando iniciativas que tengan que ver con el avance en derechos. Llenar huecos y lagunas detectados en esa línea.

El Ministerio de Igualdad fue, durante la legislatura pasada, uno de las instituciones que recibió mayor violencia política. ¿Por qué cree que ocurrió esto? ¿Teme que le suceda lo mismo a su equipo?

Muchas veces se pone el foco en este ministerio. También recuerdo la etapa de Bibiana Aído muy dura, las etapas de las distintas ministras han sido durísimas. Confío en que en esta etapa no sea tan dura. La igualdad hace referencia, en lo privado, a nuestra esencia, a lo que queremos ser, a lo que es nuestra intimidad, nuestro desarrollo de la personalidad. Y en lo público, al contenido propio de la democracia. Eso siempre está en el foco y también permite que haya distintas interpretaciones, valoraciones y sensibilidades. Eso, junto a la coctelera de las redes, hace que la presión esté garantizada. Espero que sepamos integrar todo eso y mantener el rumbo.

Existe un discurso reaccionario cada vez más potente y sustentado por partidos ultra e instituciones, que pone en el foco los derechos de las mujeres. ¿Cómo se combate ese discurso?

“Tenemos que rebajar los egos y avanzar en lo que nos une”: el feminismo vuelve a marchar dividido otro 8M

“Tenemos que rebajar los egos y avanzar en lo que nos une”: el feminismo vuelve a marchar dividido otro 8M

Es un negacionismo global y vamos a ver cómo se expresa en este año especialmente importante, con setenta procesos electorales en marcha. De eso depende la democracia del futuro: una democracia más amplia, abierta y respetuosa con los derechos humanos; o una democracia que se repliegue y se ponga en peligro. De eso estamos hablando cuando hablamos de negacionismo: de negacionismo de la democracia, del sistema en el que las mujeres tenemos cabida. Fuera de la democracia, las mujeres volvemos a la caverna, volvemos a la pata quebrada. El discurso negacionista se tiene que combatir con educación en valores cívicos y en igualdad. A veces no somos conscientes de lo importantes que son determinados pasos que se dan históricamente. Cuando la Ley de Educación estableció la prioridad de la Educación para la Ciudadanía y llegó el PP y se la cargó, dando un paso atrás muy importante, en ese momento se perdió el presente que estamos viviendo ahora. La educación es esencial, necesitamos educación y educadores que formen en igualdad. Y por supuesto hay que contener a la extrema derecha y el PP tiene que ser consciente de que no puede sorber y soplar, no puede querer estar en el Pacto de Estado pero abrirle la puerta a Vox a la normalización de la negación en las instituciones cuando gobiernan juntos. Estamos viendo que han desaparecido consejerías y concejalías de igualdad, se está diciendo que los recursos públicos para la igualdad son tirar el dinero, que los planes de igualdad están desapareciendo de las administraciones. Hay que ser conscientes de que políticamente no se puede abrazar a la extrema derecha porque ese negacionismo mata, quiebra nuestra democracia.

Hay que ser conscientes de que políticamente no se puede abrazar a la extrema derecha porque ese negacionismo mata, quiebra nuestra democracia

¿Cómo impedir que esa tendencia cale entre los más jóvenes?

A la juventud hay que darle mensajes de esperanza, mensajes de proyecto de vida en común. Estamos en una situación donde el individualismo impera, y las sociedades necesitan de lo común. Los jóvenes reaccionan contra el statu quo, que ahora es la democracia. Ellos no han conocido otra cosa, no han conocido la dictadura ni la represión. Muchas veces la rebeldía juvenil se enfrenta a lo que hay y lo que hay es esto, por lo tanto lo rebelde es lo más carca, ese discurso negacionista. Nos compete a mi generación, a quienes sabemos lo duro que fue conquistar la democracia y lo importante que es para los derechos, transmitir a nuestras hijas y nietas el valor de la democracia, de la igualdad, de la libertad y de las instituciones, esa red que mantiene los principios y los derechos.

Más sobre este tema
stats