25S, el día en que el posfascismo tomó el control en Italia

La líder del partido de ultraderecha Hermanos de Italia, Giorgia Meloni.

Ellen Salvi (Mediapart)

Roma —

Las primeras estimaciones de los sondeos a pie de urna llegaron a las 11 de la noche, nada más cerrar los colegios electorales. A esta hora del domingo por la noche, las calles de Roma estaban casi desiertas. Para encontrar algo de emoción, había que ir al sótano de un gran hotel de la capital italiana donde Fratelli d'Italia (FdI), el partido posfascista dirigido por Giorgia Meloni, había invitado a la prensa. Fue aquí, en una sala alfombrada de suelo a pared, donde las pantallas de televisión dieron un poco de color en un ambiente, cuando menos, digno de estudio.

Sin grandes sorpresas, el FdI se impuso (26,5%) en las elecciones legislativas del 25 de septiembre, por delante del Partido Democrático (PD) de Enrico Letta (19,4%), el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) de Giuseppe Conte (14,8%), la Liga de Matteo Salvini (9%) y la Italia Viva de Matteo Renzi (7,74%). Sumando los votos obtenidos por Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi (8%), la coalición de derechas obtendría así el 44%. Esto daría a la coalición de derechas una mayoría absoluta de escaños tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

A pesar del desplome de la Liga –con una fuerte caída respecto al 17% obtenido en 2018–, Matteo Salvini es uno de los primeros en felicitarse públicamente por el éxito de la coalición. "Será una noche larga, pero ya quiero dar las gracias", tuiteó poco después de que se anunciaran las primeras estimaciones. "Con estos resultados, podemos gobernar", confió también el vicepresidente del FdI en la Cámara de Diputados, Fabio Rampelli. Los pocos partidarios de Giorgia Meloni presentes en la sala fueron discretos, sin gritos de alegría y sólo con algunas sonrisas. En un rincón, el coordinador del partido, Guido Crosetto, miraba fijamente las pantallas gigantes.

Pasada la medianoche, Giorgia Meloni aún no había hablado. Sus aliados europeos, en Hungría y Polonia, ya habían mostrado su entusiasmo en Twitter. En Francia, Éric Zemmour se apresuró a publicar un comunicado de felicitación en el que invitaba a soñar. "¿Cómo no ver esta victoria como una prueba de que sí es posible llegar al poder?", escribió el presidente de Reconquista. Marine Le Pen, cuyas relaciones con el líder de LdI están en punto muerto, parecía estar ausente en sus redes sociales toda la noche –finalmente publicará un mensaje el lunes por la mañana, aplaudiendo tanto a Meloni como a Salvini.

Una campaña deslucida, el aumento de la abstención

La abstención, la otra gran ganadora de las elecciones del 25 de septiembre, se hizo notar de inmediato. Según las primeras estimaciones, está alcanzando niveles récord en algunas regiones de la península, ampliando una brecha de 9 puntos a nivel nacional respecto a 2018. "Tendremos que estudiar estos datos con más detenimiento en los próximos días para entender por qué una parte del país ha renunciado a votar", dice Guido Crosetto, refiriéndose a "una herida para la democracia". No muy lejos de allí, un puñado de militantes sigue descorchando una botella de espumoso.

Estos índices de abstención sin precedentes en un país en el que tradicionalmente se vota mucho, concluyen una campaña deslucida, en la que la indiferencia aplastó el miedo a una victoria postfascista. De hecho, aquí nadie utiliza el término "posfascismo" o "extrema derecha", prefiriendo el engañoso término "centro-derecha", acuñado por Silvio Berlusconi y sus aliados en los años 90 para ocultar la integración en la coalición de derechas de los posfascistas –en aquel momento la Alianza Nacional (AN) de Gianfranco Fini– y la Liga –antigua Liga Norte–.

Sin embargo, las raíces ideológicas y la cultura política de Giorgia Meloni son bien conocidas. "En los últimos tiempos se ha movido hacia una especie de conservadurismo por razones estratégicas, pero esto es un maquillaje", dice el político italiano Piero Ignazi. “En cualquier caso, los tres partidos de la coalición son los mismos que han colaborado en el gobierno desde 1994", añade. Nada ha cambiado, excepto el equilibrio de poder. Para los votantes de derechas, un partido u otro es lo mismo. Por el momento, Meloni es más popular que Salvini, pero podría ser fácilmente al revés.

Durante décadas, las distintas coaliciones, construidas según las ecuaciones y los tiempos, han terminado por cansar a los votantes. "El Movimiento Cinco Estrellas, que había obtenido más del 30% en 2018, formó inmediatamente un gobierno de coalición con la derecha", recuerda el historiador italiano Enzo Traverso. Han decepcionado a todo el mundo. Giorgia Meloni se opuso. “Es la única que no participó en la coalición que apoyó al gobierno de Draghi. Buscó capitalizar este malestar, este voto de protesta contra el estado de las cosas, contra el orden dominante, contra la política...".

En pocas semanas, el M5S ha conseguido, sin embargo, el tercer puesto, gracias a la popularidad de su líder, Giuseppe Conte, pero también al posicionamiento de su campaña en la izquierda y en el ámbito de la ecología. Para una parte del electorado de izquierdas, el movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo fue un voto útil. "Muchos dicen que con una presencia fuerte en el parlamento, podrán luchar para defender ciertos logros que corren el riesgo de ser cuestionados", explica el historiador. "Defenderemos todas nuestras batallas y las libraremos hasta el final", prometió Giuseppe Conte el domingo por la noche.

A pesar de este aumento, la confusión en el ambiente ha dado lugar a un movimiento de rechazo que ha favorecido en gran medida a Giorgia Meloni. Este sentimiento se repite en todas las conversaciones que mantenemos el domingo por la mañana en el barrio de la Garbatella. Fue aquí, en el sur de Roma, en este bastión histórico del antifascismo y el comunismo italianos, donde la líder del FdI creció y comenzó su campaña activa dentro del partido postfascista Alianza Nacional, nacido de las cenizas del Movimiento Social Italiano (MSI). En aquel momento, seguía reivindicando claramente el legado de Mussolini, al que considera "un buen político". Tenía 19 años.

Años de desilusión

María, vecina jubilada del barrio, no recuerda estas palabras –el vídeo, extraído de un reportaje de France 3, ha circulado por las redes francesas–. Pero, independientemente de lo que se dijera hace más de veinte años, añade, "hoy las cosas tienen que cambiar". Por esta razón, pero sobre todo "porque nada está bien", se dispone a votar por "lo nuevo". Antes popular, ahora aburguesado, el barrio de Garbatella sigue firmemente anclado a la izquierda, como puede atestiguar Giorgia, otra de sus residentes.

A la salida de la escuela primaria Aurelio Alonzi, donde acaba de votar, esta cuarentona lamenta ver a quienes no intentan "llegar al fondo de los discursos de Giorgia Meloni". “La gente quiere oír cosas sencillas y ella les habla con mucha sencillez", dice. “Pero no creo que debamos detenernos en lo que ella dice. Cuando vas un poco más allá, entiendes su proyecto. Ella me asusta”. A pesar de los años de desilusión con la política, Giorgia sigue considerando que su papeleta es "la única manera de hacerse oír".

Ilario, que trabaja en un café local, votará exactamente por la misma razón, pero un poco más tarde y sin mucha convicción. “Soy como todo el mundo, no me importa la política", dice. Todo lo que quiero es tener algo que comer”. Una campaña relámpago, un sistema electoral complejo, actos electorales casi inexistentes sobre el terreno... Son muchas las razones que explican la falta de entusiasmo en torno a las elecciones del 25 de septiembre, y con mayor motivo la falta de movilización contra la llegada al poder de Giorgia Meloni.

Pero la crisis política en la península italiana es mucho más profunda. Se remonta a finales del siglo pasado y ha ido empeorando desde entonces. Para Enzo Traverso, la victoria de la coalición de la derecha es "el resultado de un largo proceso de banalización del fascismo, de criminalización del movimiento antifascista y de pérdida de las referencias identitarias, en el sentido político del término", un tríptico devastador en el que Silvio Berlusconi tuvo un papel central, mientras que el Partido Democrático, heredero lejano del Partido Comunista Italiano (PCI), desempeñó un papel importante.

El PD "utilizó la campaña 'antifascista' para legitimarse como una fuerza política moderna y liberal", señala el historiador, refiriéndose en particular a las declaraciones realizadas en 1996 por el ex presidente del PD en la Cámara de Diputados, Luciano Violante, sobre el tema de los "ragazzi di Salò" –"los chicos de Salò"–, llamados así por el estado fascista títere creado por Mussolini en 1943 en las zonas controladas por la Wehrmacht. "Este es un partido que lleva treinta años diciendo que Italia se ha convertido en un país de inmigrantes...", añade, a modo de ejemplo.

La izquierda ya no existe. Hay una teoría crítica italiana que está muy viva, muy interesante, pero es absolutamente impotente a nivel político

Enzo Traverso — Historiador italiano

Según Enzo Traverso, es imposible reconstruir algo creíble a partir de ese patrimonio. “En Italia se ha producido una ruptura radical en la continuidad de la historia de la izquierda", explica. “La izquierda ya no existe. Hay una teoría crítica italiana muy viva, muy interesante, pero que es absolutamente impotente en el plano político. También hay una cultura de oposición, movimientos ecológicos, antirracistas y antifascistas que libran verdaderas batallas. Todo esto existe, pero completamente fuera de la esfera política, si entendemos la política como una institución. La derecha es ahora hegemónica a nivel cultural”.

Giorgia Meloni se alegró de ello. El líder del FDI subió finalmente al escenario a las 2.30 horas. Sus partidarios, que hasta entonces habían contenido su alegría, se volvieron literalmente locos cuando ella tomó la palabra para darles las gracias y expresar su alegría por el "gran momento" que estaban compartiendo. Todavía cautelosa a la espera de los resultados finales, la que pronto se convertirá en la primera presidenta del Consejo de Gobierno italiano habla de "una noche de orgullo, redención, lágrimas, abrazos, sueños".

“Es el momento de la responsabilidad", concluye Giorgia Meloni. “Cuando todo termine, debemos recordar que no estamos en un punto de llegada, sino de partida, y que mañana debemos demostrar nuestra valía”. En la sala, algunas personas lloraban, otras se abrazaban. Tras una pausa de unos segundos frente a los fotógrafos, con la "V" de la victoria orgullosamente blandida, y unos segundos más con un cartel de "Grazie Italia" ("Gracias Italia") en la mano, la líder posfascista desapareció entre los fuertes aplausos de sus partidarios. La noche italiana acaba de empezar.

La ultraderecha gobernará Italia

La ultraderecha gobernará Italia

Más sobre este tema
stats