Derechos humanos

Human Rights acusa a Marruecos de torturar para lograr confesiones falsas

Informe de HRW: Solo tienes que registrarte.

infoLibre

Las autoridades marroquíes obtienen confesiones falsas en interrogatorios tras torturar a sus detenidos. Así lo ha denunciado un informe  titulado "Solo tienes que registrarte aquí", ypublicado este viernes por Human Rights Watch, en el que la organización insta a que se incluyan en una reforma judicial garantías para que no se acepten en los juicios testimonios firmados bajo presión.

En el informe se incluye el análisis de cinco juicios celebrados entre 2009 y 2013, donde aparecen un total de 77 acusados. De acuerdo a HRW, en los juicios evaluados, los jueces habrían utilizado las confesiones de los retenidos como única prueba para las condenas, aunque se había alegado que habían sido obtenidas por medios ilegales. Esto, según HRW, fomenta las prácticas ilegales como el maltrato o tortura para obtener declaraciones falsificadas.

No obstante, la legislación marroquí pena la tortura y prohíbe a los tribunales utilizar testimonios conseguidos de forma ilegal. Pero, en ninguno de los casos evaluados se investigaron las alegaciones de los condenados. Según Sarah Leah Whitson, directora para el Norte de África y Oriente Medio de HRW, declaró que, una vez la persona es acusada, se entra en un proceso injusto, “una vertiginosa carrera hacia un veredicto de culpabilidad”.

La justicia marroquí contempla el derecho a contactar con un abogado durante una detención policial, pero HRW denuncia que ninguno de los 77 acusados tuvo acceso a un letrado, ni antes ni durante el interrogatorio.

En agosto de 2009, Mohamed VI, rey de Marruecos, anunció una importante iniciativa con la que se pretendía reformar el poder judicial, formalizado en varios artículos de la Constitución de 2011, que garantizan los derechos de los acusados. Durante las próximas semanas está prevista la publicación de una reforma judicial en proceso desde 2012.

Algunos acusados que hablaron con HRW han afirmado haber recibido patadas, bofetadas y amenazas de la Policía en los interrogatorios y haber sido obligados a firmar declaraciones sin haberlas leído.

Whitson ha explicado que “no siempre es fácil determinar si una confesión es falsa o no aunque el acusado lo alegue”. “Sin embargo, cuando los jueces demuestren su voluntad y capacidad para determinarlo, se podrá decir que la reforma judicial está en marcha”.

Zakaria Moumni

, boxeador marroquí, ha explicado cómo la Policía le obligó a firmar una declaración después de tres días de detención incomunicada durante los que recibió varias palizas. “Les dije que quería leerlo (el documento que después firmó), me vendaron los ojos, me pisaron los pies y me amenazaron. En ese momento firmé muchas cosas sin saber lo que eran”, ha explicado.

Moumni fue juzgado por cargos dudosos de fraude por un juez que no reaccionó cuando le enseñó los moratones y las heridas. Tras escuchar la sentencia de tres años de prisión, descubrió que lo que había firmado era una confesión detallada y una renuncia a su derecho a contactar con un abogado durante el juicio.

Escalada de tensión en el Sáhara por la represión marroquí

Más sobre este tema
stats