PORTADA DE MAÑANA
Ver
Hospitales concertados, aseguradoras, 'big pharma' y la Iglesia intentan frenar la nueva ley sanitaria

China bajo Xi Jinping, el gran salto adelante del patriarcado

Los nuevos miembros del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del XX Partido Comunista Chino.

François Bougon | Donatien Huet (Mediapart)

Durante mucho tiempo, las cuestiones de género han sido un punto ciego en el análisis de la política china. Los pekinólogos –la gran mayoría de los cuales son hombres– han tendido a considerarlas marginales, o incluso a ignorarlas en sus análisis. Se han dedicado pocos trabajos al tema.  

Pero, paradójicamente, la desaparición de las mujeres de la cúpula del Partido Comunista Chino (PCC) en el XX Congreso, que concluyó el 22 de octubre, ha puesto el tema en primer plano.

Aunque el techo de cristal en la política no es específico de China, está claro que la élite gobernante se asemeja a un club masculino de personas de entre 50 y 60 años pertenecientes a la etnia Han –mayoritaria en el país con más del 90%– reunidos en torno a su líder Xi Jinping, de 69 años.

© Infografía Mediapart

Tomemos primero el Comité Permanente del Buró Político, el corazón del poder. Además de Xi, hay todo un grupo de sus leales: Li Qiang, 63, Zhao Leji, 65, Wang Huning, 67, Cai Qi, 66, Ding Xuexiang, 60, y Li Xi, 66. 

© Infografía Mediapart

A pesar del compromiso de Mao y de la República Popular China con la condición de la mujer y con una mayor paridad –"las mujeres sostienen la mitad del cielo", como dijo el Gran Timonel, y la "igualdad entre hombres y mujeres" es uno de los pilares ideológicos del PCCh–, ninguna de ellas ha llegado a la cima del poder desde 1949.

Sólo se ha permitido la entrada de nueve mujeres en el escalón inferior, el Buró Político (ahora 24 miembros). La última es Sun Chunlan, de 72 años –fue enviada a Wuhan en el momento de la pandemia para gestionar una situación catastrófica– pero su mandato ha terminado. Un "Politburó" sin mujeres, por primera vez en 25 años. A continuación, en el Comité Central, hay 11 mujeres de un total de 205 miembros.

Minglu Chen, que investiga sobre género y política en el Centro de Estudios Chinos de la Universidad de Sidney (Australia), expresó su decepción al South China Morning Post, pero dijo que "no estaba sorprendida, porque ésta es una institución patriarcal masculina y eso no ha cambiado". No tener mujeres en el Buró Político es, añadió, "un paso atrás". Valarie Tan, analista del Instituto Mercator de Estudios sobre China en Berlín (Merics), afirma que existe un "machismo muy arraigado que es sistémico en la política china".

Desde 1995, año en que Pekín acogió la cuarta Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer, normalmente se han establecido cuotas, especialmente a nivel local y regional, pero los estudios demuestran que rara vez se respetan.

Xinhui Jiang, del Instituto de Estudios Chinos de la Universidad Libre de Berlín, realizó una investigación de campo en 2016 y 2017 en Hunan y Hubei, dos provincias del interior. Analizó la situación en los municipios, donde el Partido selecciona a los candidatos para las elecciones locales.

"Aunque en teoría las autoridades electorales de los cantones deberían garantizar la presencia de un cierto número de mujeres entre los candidatos del partido, con frecuencia dejan de lado el requisito de la cuota", escribe. Y cuando las mujeres son propuestas para presentarse a las elecciones, es más probable que procedan de la cuota de representantes de base (trabajadores, agricultores, etc.), o incluso de la cuota de "minorías étnicas".

Y cuanto más se sube en la jerarquía, menos mujeres hay.

© Infografía Mediapart

Los hombres tienen muchas más oportunidades profesionales. Aunque no están ausentes de las estructuras de poder, las mujeres están confinadas a puestos en los que tienen muchos menos recursos y prestigio para hacer carrera, como en la Federación de Mujeres Chinas o la Liga de la Juventud Comunista y en ámbitos como la sanidad, la educación y la juventud.  

Y se les mantiene alejados de los prestigiosos lugares de poder, que son los más propicios para hacer carrera hacia la cima dentro del PCCh, como el Departamento de Propaganda, la Comisión Disciplinaria o la Comisión de Desarrollo y Reforma.

Jérôme Doyon, profesor de la Universidad de Edimburgo que ha estudiado a los jóvenes cuadros del PCCh, observa una cierta ósmosis entre los cuadros masculinos a partir de la universidad. "Esta socialización margina a las mujeres desde el principio, porque van a las cenas, beben con los dirigentes, aprenden a comportarse como directivos. Las mujeres no pueden hacerlo, porque estaría mal visto". "Esto crea fuertes lazos personales y construye un 'club de chicos' que luego llega a la cima del partido", dice a Mediapart.   

Represión de las feministas

La llegada al poder de Xi Jinping también supuso un retroceso ideológico. Las referencias a los valores tradicionales se han multiplicado y, como señaló la experta en China Harriet Evans en 2021, "el discurso dominante ha pasado a ser una celebración explícita de las virtudes domésticas de las mujeres, relegando la "igualdad de género" a un lugar cada vez más marginal en el lenguaje del Partido-Estado, incluida la Federación de Mujeres".

En 2018, la periodista estadounidense Leta Hong Fincher, autora de Betraying Big Brother. The Feminist Awakening in China, consideró "imposible entender la longevidad del Partido Comunista Chino sin considerar los fundamentos patriarcales de su autoritarismo". "En resumen, el hombre fuerte de China, Xi, al igual que otros autócratas de todo el mundo, considera que el autoritarismo patriarcal es esencial para la supervivencia del Partido Comunista", añadió.

Las feministas chinas han sido el objetivo de las campañas represivas de Xi en nombre de la "estabilidad". Hace un año, las acusaciones de agresión sexual contra un alto dirigente del PCC por parte de la tenista Peng Shuai fueron rápidamente censuradas antes de que ella negara las acusaciones, seguramente bajo la presión de las autoridades. 

Justo antes del congreso, The New York Times dio los nombres de las personas que probablemente tomarán el relevo de Sun Chunlan: Shen Yiqin, de 62 años, secretario del partido en la provincia suroccidental de Guizhou; Yu Hongqiu, de 61 años, vicesecretario de la Comisión Disciplinaria, el brazo anticorrupción del PCCh; y Shen Yueyue, de 65 años, presidente de la Federación Femenina de toda China. Los que llevan la mitad del cielo tendrán que esperar.

Washington reformula su política exterior ante la amenaza china

Washington reformula su política exterior ante la amenaza china

Más sobre este tema
stats