Los gigantes de la comida para mascotas ‘devoran’ las clínicas veterinarias en Europa

Una voluntaria participa en la reubicación de animales durante la erupción volcánica en Los Llanos de Aridane, en La Palma.

Mathieu Périsse y Robert Schmidt | We Report (Mediapart)

Tras más de quince años al frente de la clínica veterinaria Boulingrin, en Rouen (Seine-Maritime), Matthieu Broussois se lanzó finalmente a la aventura. El año pasado, él y sus tres socios vendieron la mitad de sus acciones al grupo sueco IVC Evidensia, líder europeo del sector. "Uno de ellos estaba a punto de jubilarse. O bien buscaba un comprador, o bien íbamos a ver qué nos ofrecían estas empresas, que llevaban varios años dándonos la lata", dice este veterinario de 43 años. La multinacional ofreció el triple del precio habitual. La operación se hizo rápidamente.

El fenómeno es masivo. En apenas cinco años, un puñado de grandes grupos ha comprado ya casi una de cada cinco clínicas veterinarias en Francia. La cifra podría llegar a una de cada dos en 2025, según la consultora Phylum. Esto supondría un trastorno total para las 6.500 clínicas del sector, la mayoría de las cuales son pequeñas empresas independientes que generan un volumen de negocio de unos 3.500 millones de euros al año, dos tercios de los cuales proceden del cuidado de animales de compañía.

A cambio de recibir el “gran cheque" de los nuevos propietarios, los veterinarios se comprometen a trabajar en la clínica durante unos años. El grupo se encarga de las tareas administrativas y legales. "De todo el papeleo que solía hacer hasta altas horas de la madrugada, no tengo que ocuparme en absoluto. Es un verdadero alivio", dice Matthieu Broussois, para quien "los jóvenes veterinarios ya no quieren trabajar 60 horas a la semana”. Pero sabe que no todos sus colegas ven con buenos ojos la llegada de los grandes grupos. Para algunos, unirse a una de estas redes es como hacer un pacto con el diablo.

En Francia, el grupo se llama Sevetys, que afirma tener casi 180 clínicas, Univet (150 clínicas), Mon Véto (120 clínicas) y Argos (unas 100). Pero son sobre todo dos grupos internacionales los que preocupan a la profesión: AniCura e IVC Evidensia.

Con 450 clínicas, AniCura es la filial europea de Mars Petcare. En una faceta menos conocida del imperio de las tabletas de chocolate, este líder mundial en atención veterinaria gestiona casi 2.500 clínicas en una veintena de países. En Francia, el grupo cuenta ya con una treintena de establecimientos. Mars Petcare también posee varias marcas de alimentos para mascotas, como Royal Canin, Pedigree, Cesar, Sheba y Whiskas. Un gigante con una facturación anual de 18.000 millones de dólares, que presume —sin reírse— en su página web de cuidar a "la mitad de las mascotas del mundo". 

Fundada en Suecia, IVC Evidensia cuenta con cerca de 1.500 clínicas en Europa, de las cuales unas 250 están Francia. La empresa sigue una estrategia global: en 2021 compra Veternity, líder francés en crematorios y servicios funerarios para mascotas, se acerca a las farmacéuticas británicas e incluso abre sus propias farmacias para el público general en Suecia. IVC Evidensia está controlada en un 20% por la multinacional suiza Nestlé, que también posee, a través de su filial Purina Petcare, las marcas Friskies, Gourmet, Pro Plan y Felix.

Eludir la ley

Es precisamente esta doble función la que está causando gran preocupación en algunos sectores de la profesión. "Para caricaturizarlo, es como si McDonald's invirtiera en hospitales", dice Margaux, una joven veterinaria que trabaja en una consulta privada en el suroeste.

"El riesgo es que los grandes grupos pidan a sus veterinarios que asesoren a sus clientes sobre qué alimentos o medicamentos les interesan", dice Marie Cauchois, miembro del grupo Vétérinaires en colère, que hace campaña contra la creación de la primera escuela veterinaria privada de Francia, inaugurada en septiembre.

Para la Orden Nacional de Veterinarios, la llegada de estos inversores es simplemente ilegal. El artículo L241-17 del Código Rural y de la Pesca francés establece que más de la mitad del capital y de los derechos de voto de una clínica deben estar en manos de veterinarios "que ejerzan en la empresa". La ley también prohíbe a determinados accionistas ajenos a la profesión, como los laboratorios farmacéuticos, las compañías de seguros y los criadores, productores y transformadores de productos animales.

Para seguir siendo legales, los grupos se conforman con comprar el 49,9% del capital de las clínicas. Sin embargo, los acuerdos internos permiten dar la mayor parte del poder al accionista minoritario, por ejemplo estableciendo un umbral de dos tercios de los votos para tomar una decisión. La mayoría de las veces, las acciones preferentes permiten a la red captar todos los beneficios.

Para Jacques Guérin, presidente del Consejo Nacional de la Orden de Veterinarios, se está eludiendo la ley. "Las empresas juegan con sus sofisticadas estructuras para decir que su filial que gestiona las clínicas no tiene ningún vínculo con la que produce los alimentos. Pero creemos que hay que mirar al grupo en su conjunto", resume.

Filiales permeables

Hasta la fecha, el Consejo de la Orden ya ha confirmado casi 40 inhabilitaciones de clínicas. Según Syngev, la unión de grandes redes que incluye a AniCura e IVC Evidensia tiene ya unos 250 procedimientos en marcha. Todas estas sanciones están siendo recurridas ante el Consejo de Estado y no se aplican a la espera de una decisión.

"Se trata de una cruzada del consejo de la Orden, que se niega a debatir, con una posición muy conservadora", dijo Emeric Lemarignier, presidente del Syngev. "Estamos hablando de comida, no de cuidados. Marte no fabrica medicamentos", alega. Según él, el hecho de que una clínica pertenezca a un grupo no pone en tela de juicio la independencia de sus veterinarios: "Ninguno de nuestros facultativos se ha quejado nunca de haber recibido instrucciones sobre su práctica o sus recetas. Además, las clínicas AniCura de Francia no venden Royal Canin. Gritamos antes de que nos disparen".

En realidad, las filiales de los grandes grupos son mucho más permeables entre sí. En un documento de 2021 dirigido a sus inversores, el grupo Nestlé se congratulaba de que su "asociación" con IVC Evidensia le había permitido "reforzar [sus] colaboraciones con científicos, veterinarios y profesionales del cuidado de los animales para ofrecer soluciones de alimentación para mascotas". 

Según Mediapart, IVC Evidensia considera que Nestlé SA es "sólo un accionista minoritario de IVC Evidensia, entre otros", que "no participa en la gestión diaria de las clínicas de la red". La empresa afirma que su personal tiene "total independencia en cuanto al tratamiento médico [...]. Los miembros de la red IVC Evidensia en Francia tienen acceso a una amplia gama de marcas de alimentos para mascotas entre las que elegir".

La dirección de AniCura, filial de Mars, se limita a afirmar que "la libertad clínica de [sus] veterinarios es esencial para proporcionar una atención de alta calidad adaptada a cada animal", al tiempo que indica que no desea comentar el procedimiento judicial en curso.

Una batalla europea

Para Jean—François Rubin, presidente del consejo regional de la Orden en el Gran Este, la venta de alimentos en las clínicas es sólo la punta del iceberg. "El problema no está ahí. En Francia, la seguridad sanitaria se basa en la red de veterinarios independientes, encargados de vigilar las epizootias (gripe aviar o porcina, etc.) o la importación-exportación. En este esquema, la independencia es primordial. El más mínimo conflicto de intereses sería perjudicial", subraya.

“El riesgo es que productores de carne como Bigard, o empresas avícolas como Sanders o Duc, compren a su vez clínicas", añade un funcionario regional de la Orden que desea permanecer en el anonimato. Si esto ocurriera, los veterinarios podrían recibir prescripciones de tal o cual medicamento por parte de los criadores o productores, presiones para obtener certificados de exportación... Su posición sería insostenible.

A la espera de que los tribunales franceses resuelvan el asunto, los grupos realizan una intensa labor de presión. Tras el fracaso de las enmiendas presentadas por los representantes electos de Les Républicains y La République en Marche en el Senado y luego en la Asamblea Nacional para suavizar la legislación, las redes han encontrado un oído más sensible en Bruselas. En junio de 2021, la Comisión Europea envió una carta de emplazamiento a Francia en la que señalaba que tenía una legislación demasiado restrictiva en este ámbito, como ya había hecho unos años antes con Austria. La batalla se libra a escala continental.

En el Reino Unido, la proporción de clínicas veterinarias independientes ha caído del 89% en 2013 al 45% en 2021. En julio de 2022, la Autoridad de Competencia del Reino Unido impidió la adquisición por parte del líder nacional CVS de una pequeña red de clínicas en Bristol, Nottingham y Portsmouth. En su informe, se mostraba alarmada por los efectos de un monopolio local que "podría conducir a un deterioro del servicio para los propietarios de animales de compañía, con una oferta más limitada de tratamientos y unas tarifas más elevadas".

En Alemania, entre 250 y 300 clínicas están ya en manos de grandes grupos, según Heiko Färber, responsable de un sindicato de veterinarios, para quien la llegada de estos pesos pesados supondría más bien "buenas condiciones de trabajo", "inversiones a largo plazo" y "salarios basados en el rendimiento".

Como respuesta, en 2020 se creó en Alemania una federación de veterinarios independientes para "oponerse a la mercantilización de los animales de compañía" por parte de las grandes empresas. Según la federación, el asesoramiento a los propietarios de animales de compañía y su cuidado "no debe estar influenciado por los intereses económicos de terceros".

En Austria, la resistencia del colectivo veterinario frente a las apetencias de los grupos condujo a una reforma de la ley, limitando las participaciones de los no veterinarios a menos del 50% del capital de las clínicas. A la luz del ejemplo francés, la salvaguarda del sector parece muy débil.

España tiene una de las tasas de abandono de animales más altas de Europa

España tiene una de las tasas de abandono de animales más altas de Europa

Más sobre este tema
stats