Lo mejor de Mediapart

Medios de comunicación franceses se unen para realizar recuentos independientes de manifestantes

Ordenador conectado al sensor de imágenes y provisto de un software que permite el conteo de personas que cruza la línea verde.

Dan Israel (Mediapart)

Para tratar de acabar con la disparidad de cifras, Mediapart -socio editorial de infoLibre- se asociaba el pasado 22 de marzo a una veintena de redacciones de diferentes medios de comunicación franceses de todos los colores políticos (AFP, France Inter, France Info y France Culture, Europe 1, RTL, RMC, BFM-TV, CNews, France 2, Le Figaro, Le Parisien, Libération, La Croix y la prensa regional y departamental, representada por la Unión de Prensa Regional) para efectuar y difundir un recuento independiente del número de manifestantes en París. Ese día había convocadas dos manifestaciones, una organizada por los sindicatos de la función pública y otra, por los trabajadores de ferrocarriles; unos y otros acababan la marcha en la Plaza de la Bastilla. Tan sólo unos minutos después del final de la manifestación, el colectivo de medios de comunicación ya se encontraba en condiciones de ofrecer cifras independientes a las facilitadas por la Policía y por los organizadores.

La cuestión, esto es, conocer el número de participantes en un acto multitudinario, es un asunto que Mediapart se ha venido planteando desde su nacimiento. En concreto, desde el 12 de octubre de 2010, coincidiendo con el primer movimiento social de la historia de nuestro periódico en contra de la reforma de las pensiones del Gobierno Fillon. En aquel entonces, la redacción decidió dedicarse a la medición de los asistentes, con ayuda de contadores manuales parecidos a los utilizados por los tripulantes de cabina de pasajeros en los aviones. Pese a las precauciones tomadas, sorprendimos a parte de nuestros lectores publicando “la cifra que molesta”, datos inferiores a los que ofrecía la propia Policía. Pese a los numerosos sesgos reconocidos, no había duda de que la guerra de cifras entre sindicatos y Policía “no es sino el reflejo caricaturesco del estado deplorable de nuestra democracia social”, escribíamos entonces.

En modo alguno queremos reducir un movimiento social o una movilización a un mero recuento de sus participantes. Desde las protestas en contra de la reforma de la ley del trabajo –conocida como ley El Khomri, por la titular del Ministerio de la época–, tratamos sistemáticamente de analizar si las cifras adelantadas oficialmente son creíbles, pero también tratamos de darles sentido: ¿Quién está presente en la marcha?, ¿de dónde vienen los manifestantes?, ¿son militantes curtidos o ciudadanos que no suelen movilizarse mucho?, etc.

No es menos cierto que tratar de obtener una cifra creíble e independiente nos parece importante, se trate de una manifestación de izquierdas, de derechas o de ultraderecha. El debate se lanzó en France Inter, a raíz de un editorial de Thomas Legrand, el 25 de septiembre de 2017. El 14 de octubre, una veintena de representantes de redacciones nacionales se daban cita en dependencias de la agencia AFP. En esa reunión, Thomas Legrand presentó a Assaël Adary, responsable de la empresa de estudios de opinión Occurrence, que se había puesto en contacto con él a raíz de su editorial. La empresa se dedica fundamentalmente a poner cifras a la afluencia a eventos (el número de curiosos que se acerca al stand de una empresa en las ferias, por ejemplo), con ayuda de sensores de imágenes (empresa Eurecam). En resumen, el procedimiento consiste en trazar un rayo digitalmente sobre las imágenes de vídeo, tras lo que se activa un contador cuando un manifestante cruza la línea. Sólo en caso de que éste pase en el sentido de la manifestación y siempre que se sitúe en la acera o en la calzada.

Margen de error

Assaël Adary no esconde los errores de su métodos, que detalla en la web de la compañía. Si hay demasiada luz, el sensor puede verse cegado temporalmente. Si llueve, el sensor sólo detecta paraguas. También hace falta encontrar una habitación de hotel o un apartamento ubicado en las plantas 5ª o 6ª, altura necesaria para conseguir el ángulo ideal de vista de los sensores (37º de inclinación), sin que haya demasiados árboles delante de las ventanas y, si es posible, al comienzo del recorrido para estar seguros de captar el mayor número de personas posible. Y esto en un lapso de tiempo muy corto porque los recorridos de las manifestaciones a veces se anuncian muy tarde. Para contrarrestar dichos sesgos que, según sus constataciones, se traducen en una infraestimación de entre el 16% y el 23% del número de participantes, Occurrence emplea métodos de rectificación: se cuentan a mano fragmentos de vídeo de 45 segundos, cada diez minutos, para calcular el margen de error.

Este método resultó eficaz en la manifestación del pasado 16 de noviembre, cuando el mecanismo permitió cifrar en 8.250 manifestantes los participantes en París. Varios medios de comunicación contaron por separado el número de manifestantes, basándose en un registro de la integralidad de la protesta y obtuvieron una cifra similar o muy próxima. Ese día, la Policía informó de la asistencia de 8.000 manifestantes y la CGT, de 40.000- Por su parte, los periodistas de Mediapart estimaron la afluencia en 10.000 personas.

La empresa Occurrence ya ha efectuado estimaciones de asistencia a una decena de marchas desde 2006 y ha logrado cifras muy cercanas a las facilitadas por la Policía, a veces inferiores, pero a veces sensiblemente más importantes. En la manifestación del pasado 12 de septiembre, calculó en 29.000 los participantes (la Policía hablaba de 24.000 asistentes y la CGT de 60.000); el 19 de octubre, la Policía estimó la asistencia en 5.500 personas y la CGT, en 25.000, pero Ocurrence contaba “entre 6.300 y 7.300”.

El grupo de medios de comunicación participantes sufragará los costes. El objetivo también es convencer a sindicatos y Policía (están invitados a hablar) de la pertinencia de facilitar una “cifra independiente”.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

Las suscripciones ya son las dos terceras partes de los ingresos de 'The New York Times'

Las suscripciones ya son las dos terceras partes de los ingresos de 'The New York Times'

Más sobre este tema
stats