Las mujeres negras, las primeras víctimas de la guerra contra el aborto en EEUU

Manifestación a favor del aborto en San Francisco (EEUU).

Patricia Neves (Mediapart)

Savannah (Georgia) —

Elbi, una joven empresaria negra de treinta años que vive en Savannah, Georgia, no está acostumbrada a hablar de sí misma. Ni tampoco sobre su aborto. No fue "hace tanto tiempo", dice. En ese momento, Elbi estaba centrada en su carrera. Ya tenía un hijo de 12 años. "Económicamente, no es el momento adecuado". Ella "no puede permitirse" tener otro hijo. Así que cuando Elbi se enteró de que esperaba gemelos, "la elección estaba hecha". 

Los problemas no se hicieron esperar. "No había clínicas de aborto disponibles en la ciudad", explicó la joven a Mediapart, en la terraza de la cafetería que acababa de abrir cerca del barrio históricamente negro de Cuyler-Brownville. En Savannah, una pequeña ciudad del conservador sureste, alejada de grandes centros urbanos como Atlanta, sólo dos clínicas siguen practicando abortos. Por casualidad, "un amigo le habló de una clínica en Florida, en Jacksonville, a sólo dos horas en coche. El precio es alto. Alrededor de 700 dólares (650 euros) por un aborto, sin incluir el transporte, la comida y el alojamiento. 

Pero Elbi no duda ni un segundo. A pesar de tener un presupuesto ajustado, puede permitirse viajar. Sabe que no todo el mundo tiene tanta suerte. Si el derecho al aborto desapareciera al otro lado del Atlántico, si el Tribunal Supremo anulara en las próximas semanas Roe contra Wade, la histórica sentencia que reconoció el derecho al aborto en 1973, las primeras víctimas serían las mujeres más vulnerables: muy a menudo, en Estados Unidos, las mujeres negras, como Elbi.

Representación excesiva de las mujeres negras

Las cifras de la Kaiser Family Foundation, una organización sin ánimo de lucro centrada en temas de salud, son contundentes. A pesar de que las mujeres negras solo representan el 32% de la población en Georgia, realizaron el 65% de los abortos en 2019. Lo mismo ocurre en otros Estados conservadores de la región.

En cuanto al acceso al aborto, también son los que salen peor parados, según Access Reproductive Care-Southeast, una organización sin ánimo de lucro que proporciona ayuda financiera a las pacientes de la región para que puedan acceder al aborto. De los 10.000 pacientes que contactaron con la organización entre 2017 y 2019, las mujeres jóvenes de raza negra, de entre 18 y 34 años, representaron el 80% de las llamadas.

Restringir aún más el derecho al aborto, como están considerando los jueces conservadores del Tribunal Supremo, hará aún más difícil la vida de estas mujeres. En Georgia, en 2019, 36.907 mujeres abortaron. Muchos temen que en el futuro las mujeres que no puedan viajar para abortar se vean obligadas a llevar a término un embarazo no deseado. Y que esto agravará aún más las desigualdades.

"La pérdida de protecciones federales tendrá un impacto desproporcionado en las mujeres negras", advierte Angela D. Aina, cofundadora de la Alianza Black Mamas Matter. "Las mujeres negras ya se enfrentan a mayores riesgos de mortalidad y comorbilidades, lo que hace que la continuación forzada de un embarazo no deseado sea aún más peligrosa e inaceptable." 

"Teniendo en cuenta el racismo histórico y actual, profundamente arraigado en nuestras instituciones sanitarias y médicas", continuó Angela D. Aina, "y el legado de control y coerción reproductiva de nuestra nación, es urgente que los legisladores aborden estas disparidades para garantizar que las mujeres negras puedan mantener la plena libertad y el control sobre sus vidas reproductivas."

En los últimos días, varios medios de comunicación estadounidenses (PBS, ABC, USA Today, entre otros) han dado la voz de alarma. Según investigadores de la Universidad de Boulder, en Colorado, la abolición del aborto podría aumentar la tasa de mortalidad materna. Estados Unidos ya tiene una de las peores tasas de mortalidad materna del mundo industrializado. 23,8 muertes por cada 100.000 nacimientos en 2020. Son 861 mujeres que morirán en el parto. Más del doble de la tasa observada en Francia (10,8 muertes en los últimos años). En el caso de las mujeres negras, es aún peor: en Georgia, se observaron 68,9 muertes por cada 100.000 nacimientos entre 2013 y 2015.

Alertas de mortalidad materna

"Sabemos que cuando las madres estadounidenses de raza negra llegan a la maternidad, suelen tener riesgos preexistentes, como la hipertensión arterial", explica a Mediapart Elizabeth Mosley, profesora de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. A ello se añade el "estrés", vinculado en particular al "racismo", que es endémico "especialmente en los Estados del sur como Georgia".

Muchas mujeres negras sienten que no se les escucha, que son ignoradas por los equipos médicos. Esto incluye a "las mujeres negras que tienen educación y un buen acceso al sistema sanitario". Es lo que también se conoce en Francia como el "síndrome mediterráneo", los estereotipos racistas que consisten en pensar que los magrebíes, los negros u otras minorías exageran su dolor.

"¿Recuerdas la historia de Serena Williams, la famosa tenista?", interroga Elizabeth Mosley. "Tiene suficiente dinero para permitirse la mejor atención del país, pero sus médicos no la escucharon cuando se quejó". La ganadora de múltiples premios estuvo a punto de morir poco después de dar a luz por complicaciones, entre ellas la obstrucción repentina de una arteria pulmonar por un coágulo de sangre.

"En Estados Unidos", dice Kyesha Lindberg, de Healthy Mothers, Healthy Babies, una organización que ayuda a las mujeres que están a punto de dar a luz o que han dado a luz, "existe esta idea, a veces contraproducente, de la resiliencia negra: 'como han tenido que pasar por experiencias tan traumáticas', las mujeres negras pueden soportar cualquier cosa". 

La libertad de disponer del propio cuerpo y el derecho al aborto agitan así las desigualdades más profundas de la sociedad estadounidense. Tocan la cuestión racial, la discriminación. Y las normas culturales de las que las mujeres negras deben liberarse también en su propia comunidad. El aborto sigue siendo un tabú y divide a los estadounidenses de raza negra, que se identifican mayoritariamente como cristianos. 

Los antiabortistas se movilizan, incluso en la comunidad negra

En Georgia, en 2020, cuando el reverendo demócrata Raphael Warnock se declaró públicamente "pastor proabortista" en la segunda vuelta de las elecciones al Senado, el clero negro (dos docenas de líderes, según The Washington Post) le pidió que reconsiderara sus "graves errores de juicio".

En Savannah, para los activistas antiabortistas apostados frente a una de las dos clínicas que todavía realizan abortos, la cuestión de la atención a las mujeres, y menos aún a las más vulnerables, tampoco es la prioridad. Vestidos con batas médicas engañosas, consideran el derecho a la vida del feto como el derecho más esencial.

Si hay que creer la literatura que reparten en pequeñas bolsas rosa fucsia, lo peligroso no es la abolición de Roe v. Wade, sino el aborto. "¿Conoces los riesgos emocionales asociados al aborto?", escriben. "¿Sabe si la clínica que realiza el aborto podrá proporcionar atención médica en caso de complicaciones? ¿Han sido demandados el médico o la clínica?".

Las mujeres de Savannah, en cambio, siguen abortando mientras pueden. Con una diferencia. Para evitar el acoso de los activistas antiabortistas, "esperan en sus coches" y sólo entran en la clínica en el último momento, dice una empleada, atrincherada detrás de la puerta principal.

La cafetería de Elbi, la joven empresaria de Savannah, está a pocos minutos en coche de las dos clínicas que practican abortos. No quiere que la gente piense que la lucha por el derecho al aborto es "una lucha de mujeres blancas". Ella misma se entrena en casa viendo vídeos en TikTok, publicados por líderes negros estadounidenses. Se entrena para hablar, para argumentar, para defender su causa, con su propia voz. 

Texto en francés:

by on Scribd

El hombre tiene en Japón la última palabra sobre el aborto de la mujer

El hombre tiene en Japón la última palabra sobre el aborto de la mujer

Más sobre este tema
stats