La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

La "paciencia estratégica" de Irán o por qué no quiere entrar en guerra con Israel a pesar de los ataques

Manifestantes iraníes corean consignas durante una manifestación contra Israel en la Plaza Palestina de Teherán.

Jean-Pierre Perrin (Mediapart)

En los peldaños de la escalada entre Teherán y Tel Aviv, este es el nivel más alto jamás alcanzado por el ejército israelí. Los seis misiles disparados por cazas israelíes en pleno día del lunes 1 de abril contra el consulado iraní en Damasco, la capital siria, en el barrio de los ministerios y embajadas, no sólo destruyeron completamente el edificio sino que, según la prensa iraní, mataron a dos oficiales de muy alto rango y al menos a otras 11 personas, entre ellas siete oficiales de la fuerza Al-Quds (nombre árabe de Jerusalén), la rama de los Guardianes de la Revolución responsable de las operaciones exteriores de la República Islámica. 

Las imágenes publicadas en la red Instagram muestran un edificio completamente pulverizado. 

Hasta ahora el ejército israelí no había atacado abiertamente un edificio diplomático, que colinda además con las embajadas de Irán y Canadá. No ha dudado en bombardear a plena luz del día, eliminando así a altos funcionarios iraníes en territorio sirio como nunca antes había hecho.  

Una de las víctimas, el general Mohammad Reza Zahedi , ex comandante de la fuerza aérea de los Pasdaran (Guardias Revolucionarios), fue uno de los primeros oficiales enviados a Siria para sofocar las entonces pacíficas protestas de 2011, y luego para garantizar la coordinación entre las fuerzas iraníes, el régimen sirio y Hezbolá durante la guerra civil. 

En el momento del ataque, dirigía una unidad encargada de transferir armas y municiones a Líbano. Estaba en la lista de funcionarios iraníes sujetos a sanciones de Estados Unidos y de la ONU relacionadas con el programa nuclear y balístico de Irán. El segundo general asesinado, Mohammad Hadi Haji-Rahimi, era su adjunto. 

Según el especialista en los Pasdarán Jason Brodsky, "Zahedi figuraba desde hacía tiempo en la lista de objetivos israelíes", por lo que su asesinato no es consecuencia de los recientes ataques con drones de las milicias chiíes iraquíes contra el balneario de Eilat. 

Numerosos atentados desde el 7 de octubre

El atentado del 1 de abril se produce después de muchos otros. Entre los atentados más recientes atribuidos a Israel figura el de Damasco en diciembre de 2023, que mató a Seyyed Radhi Moussavi, otro jefe de la fuerza Al-Quds, encargada de transferir y transportar armas de Irán a Siria, Líbano, Irak, Yemen y los territorios palestinos. Y a mediados de enero, Hojatollah Omidvar, jefe adjunto de inteligencia militar de la misma rama de los Pasdaran, también fue asesinado cerca de Damasco

Además, tres comandantes de la brigada Al-Radwan, las fuerzas especiales de Hezbolá, fueron eliminados en el sur del Líbano, junto con otros 270 combatientes. 

Tras cada asesinato, Teherán siempre ha prometido venganza. El líder supremo Alí Jamenei lo reafirmó una vez más en la red social X: "El malvado régimen sionista será castigado por nuestros valientes hombres".  

Sin embargo, hasta ahora, los ataques iraníes nunca se habían dirigido directamente contra Israel, prefiriendo apuntar a sus aliados, como el ataque contra Erbil, capital del Kurdistán iraquí, donde, el 15 de enero, se lanzaron misiles balísticos y drones suicidas contra un barrio elegante de la ciudad, matando a cuatro personas, hiriendo a varias más y causando daños considerables. 

Esta vez, lo que está en juego es mucho más importante. Aunque se sabe que la representación iraní en Damasco es el cuartel general de la fuerza Al-Quds en la región, el consulado atacado goza de protección e inviolabilidad diplomáticas, y su personal, de inmunidad. En cierto modo, por tanto, es territorio iraní el que ha sido alcanzado. El martes 2 de abril, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, calificó el ataque israelí de "violación de todas las obligaciones y convenciones internacionales". 

Teherán calibra su respuesta

Teherán está ahora midiendo bien su respuesta para no provocar un conflicto directo con el Estado judío. Los responsables iraníes creen que los ataques israelíes son una trampa tendida por Tel Aviv para arrastrarles a una guerra que podría desembocar en un enfrentamiento con Estados Unidos, en el que la República Islámica tendría todas las de perder. 

Un riesgo de confrontación temido por Estados Unidos, que se apresuró a dejar claro que no estaba implicado en el ataque al consulado. "Israel informó a la administración Biden unos minutos antes de que su fuerza aérea llevara a cabo el ataque, pero no pidió luz verde a Estados Unidos [...]. La advertencia israelí no fue detallada", declaró un portavoz americano. 

Hasta ahora, para justificar su falta de respuesta a los ataques israelíes, Teherán había acuñado el concepto de "paciencia estratégica", pero el ataque israelí contra el consulado de Damasco pone en entredicho este concepto.  

Está claro que el ataque no sólo pretendía desorganizar la logística iraní, aflojar la presión de Teherán en el Norte y demostrar su capacidad para golpear a su enemigo en la cabeza en sus guaridas más secretas, sino también poner a prueba la reacción de Irán, apostando al mismo tiempo por el hecho de que la República Islámica y Hezbolá no querrán librar una guerra a gran escala y que sus cálculos no cambiarán, por muchos peldaños que se suban en la escalada. ¿Volverá a ser así esta vez?

Atacar al consulado significa atacar al país. No reaccionar es doblegarse.

Alex Vatanka, Director del Programa sobre Irán del Middle East Institute

“Ante un atentado como este del 1 de abril, Irán tiene el deber de responder", afirma el politólogo Firas Kontar, autor de Siria, la revolución imposible (edit. Aledeia, 2023). ¿Lo hará directamente o, una vez más, a través de Hezbolá y sus otros apoderados en la región? Pero ya estamos viendo cautela y vacilación, que hablan por sí solas. Hezbolá debería haber respondido inmediatamente con una salva de cohetes, pero ni siquiera lo hizo. También es cierto que el 7 de octubre, Benyamin Netanyahu advirtió que haría pagar caro a este país si el Partido de Dios movía un dedo.” 

“Teherán tiene un problema de imagen", añade Alex Vatanka, director del programa sobre Irán del Middle East Institute, citado por el diario libanés L'Orient-Le jour. “Si dices que eres muy fuerte, pero te golpean constantemente y no reaccionas, entonces tu fuerza ya no es creíble. Hasta ahora, Irán ha podido hacer oídos sordos, al menos a medias, a las acciones israelíes dirigidas contra sus hombres en Siria. Para ellos Damasco es una ‘colonia’. Pero atacar el consulado es atacar el país. No reaccionar es doblegarse. El 1 de abril, Israel estuvo a punto de atacarles directamente. A Teherán le resultará ahora imposible encontrar una respuesta retórica adecuada para eludir la cuestión.” 

Todas las opciones del régimen iraní entrañan un riesgo, sobre todo si toma represalias desde su propio territorio, como es el de una guerra total con Estados Unidos cuando ya se enfrenta a un frente interno, con una juventud que le es mayoritariamente hostil. Pero la posibilidad de recurrir de nuevo a sus aliados y apoderados de los frentes libanés, iraquí, yemení y sirio tampoco está exenta de riesgos, ahora que Netanyahu parece estar buscando la confrontación. 

También en este caso, Teherán debe ser prudente. Lo que destaca del ataque del 1 de abril es la calidad de la inteligencia israelí. 

“Debemos preguntarnos quién les informa con tanta precisión", afirma Firas Kontar. “Nos enteramos de que el cónsul iraní participaba en la reunión con los oficiales de Al-Quds. Los militares israelíes esperaron a que saliera del consulado para disparar sus misiles. Lo mismo que con el asesinato de Hojatollah Omidvar: le atacaron en una granja aislada en las afueras de Damasco, donde se encontraba con una mujer, que también murió. ¿Proviene esta información del régimen sirio, donde algunos responsables están sin duda hartos del control iraní sobre el país? Ellos deciden todo, controlan los aeropuertos y las fronteras, y entran y salen del país como Pedro por su casa.” 

Israel confirma ataques sobre objetivos sirios e iraníes en Siria tras el derribo de uno de sus aviones

Israel confirma ataques sobre objetivos sirios e iraníes en Siria tras el derribo de uno de sus aviones

“En cuanto a los israelíes, deben de estar arrepintiéndose de haber apoyado a Bashar al-Assad durante la guerra civil siria, argumentando que es preferible lo malo conocido que lo bueno por conocer", concluye el mismo investigador. “No previeron que su enemigo iraní iba a apoderarse del país y que estaría en su frontera".

 

Traducción de Miguel López

Más sobre este tema
stats