El futuro de la radiotelevisión pública

Otra temporada de declive en TVE

Protesta de la redacción de TVE.

TVE termina la temporada con una audiencia del 9,5%, el mínimo histórico, tras cerrar 2015 con otro mínimo: 9,8%. Hay que destacar que el descenso es continuado, y sin excepciones, desde la llegada de Mariano Rajoy a la Moncloa y la designación a dedo de los responsables de la televisión pública. Para significar estos datos conviene recordar que La 1 cerró 2011 con un 14,6 de cuota de pantalla. En informativos, los telediarios han perdido uno de cada tres espectadores en esos cuatro años, y en junio los telediarios de La 1 son segunda opción a las tres de la tarde y tercera a las nueve; líderes destacados en 2011, en junio no es primera opción en ninguna de las ediciones, ni de lunes a viernes, ni en el fin de semana.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Desde CCOO se aportan datos significativos: "El Partido Popular, tras esta legislatura, deja el servicio de la radiotelevisión pública estatal reducido en más de un 40%. En el año 2011 la subvención de compensación por servicio público era de 540 millones de euros, y en 2016 está en 292 millones. El valor patrimonial se situaba por encima de los 1.300 millones; hoy se sitúa en 770 millones de euros. Las infraestructuras de producción propia eran de 9 estudios de grabación más 2 o 3 nuevos en proyecto. Hoy hay 4 estudios (3 de ellos en obras de rehabilitación que durarán dos años más) y 2 en proyecto. Pasamos de 11 o 12 estudios a 6 como máximo". El sindicato también muestra su preocupación por la evolución del capital social de la empresa "que se situaba en 1.500 millones y se ha reducido a 1.122 millones (un 25% menos), con pérdidas acumuladas de 360 millones de euros que, si no son resueltas este año, nos llevarán a una nueva reducción de capital. La renuncia de manera unilateral por José Antonio Sánchez a un tercio adicional del segundo múltiplex deja seriamente limitada la capacidad de emisión de canales en TDT (decisión recurrida por este sindicato en los tribunales)".

"Hacemos una programación casposa, alejada de lo que la sociedad busca en una televisión pública", afirma Miguel Angel Curieses, de UGT. Para este representante sindical, a ello se debe añadir "el recorte sistemático de Hacienda (50% de la aportación del Estado en toda la legislatura) que merma drásticamente las posibilidades de producción. Aunque quizás lo más negativo sea ese afán permanente de externalizar la producción (según la propia auditoría interna, un 22 % menos de lo contemplado por ley) a empresas amigas cuyos productos están muy alejados de la calidad deseable, no solo en un medio público, sino incluso en cualquier operador nacional de televisión".

El deterioro de los Informativos

Para el Consejo de Informativos, "el desprestigio de nuestros programas de información es una causa fundamental en la caída de audiencia general de la cadena". Para su presidente, Alejandro Caballero, "la información siempre ha estado en el ADN de Radiotelevisión Española; ser referencia de información tradicionalmente ha contribuido a los resultados generales. Una razón más para que consideremos que la regeneración de RTVE debe ser un punto fundamental a tener en cuenta en las negociaciones para conformar un nuevo gobierno. Creemos que es insostenible mantener una presidencia y una dirección de informativos que han trabajado fundamentalmente a favor de un partido, obviando la responsabilidad que tenemos como servicio público ante los ciudadanos, a los que hay que ofrecer información de manera independiente y plural, no sesgada y no partidista. El propio presidente en funciones, y candidato a ser de nuevo presidente, dijo que no entendía cómo todos los partidos políticos no se ponían de acuerdo para tener una radio y televisión pública similar a la BBC. Pues bien, ahora lo tiene en su mano".

Unas acusaciones desde la representación profesional que son compartidas desde los sindicatos de izquierda en la corporación. Para UGT, "la manipulación y, por tanto, la falta de credibilidad, provoca una desafección de los ciudadanos, que ven en otros medios ( aunque no compartan la línea ideológica de la cadena) una mayor pluralidad y diversidad. Algo que no solo TVE sino RNE ha abandonado llenando tertulias y comentaristas de fieles a la causa de la derecha política, transformándonos en la RTV del PP".

Maite Martín, secretaria general de CCOO en la corporación, se lamenta de que "se ha perdido la credibilidad que ostentaban los informativos de RNE y de TVE. Hemos conocido los mayores niveles de manipulación y control de la información en toda la etapa democrática siendo señalados por organismos internacionales en este sentido. Los profesionales más veteranos y acreditados han sido relegados, humillados y sustituidos por una redacción paralela creada con criterios de absoluta lealtad ideológica y de partido. Los trabajadores han sufrido recortes económicos y un grave retroceso de derechos laborales conseguidos a lo largo de más de 30 años. Sus expectativas de realización y desarrollo de carrera profesional han sido cercenadas".

Tanto Curieses como Martín se muestran especialmente críticos con la dirección actual: "Han arruinado la credibilidad de la marca TVE –dice el primero– la han destrozado, machacado, pulverizado con toda la intención, con una hoja de ruta clara". Para la representante de CCOO, "se ha producido, desde nuestro punto de vista, una gestión premeditada de debilitamiento, acoso y derribo a un servicio público estatal que pertenece a todos los ciudadanos en beneficio de los operadores privados".

La redacción de TVE se pone en pie para protestar por la ocultación de los audios del ministro del Interior

La redacción de TVE se pone en pie para protestar por la ocultación de los audios del ministro del Interior

Más sobre este tema
stats