LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

El vídeo de la semana

El adverbio que dice lo que se quiere ocultar

Me sorprende que se haya dejado pasar por alto esta última afirmación de Mariano Rajoy en el video. Me sorprende mucho, porque se me antoja que es de largo recorrido y hasta puede ser la prueba del algodón de una verdad que no puede ocultarse por más tiempo: esa de que el señor Rajoy y su equipo deberían saber o al menos sospechar los manejos delincuentes del personal de su partido en Valencia.

Pico de oro

Pico de oro

Habla el viernes el señor Hernando, portavoz del PP en el congreso, de las cuentas y los cuentos de los demás, cuando tiene en casa cuentas y cuentos que contar y no parar y al poco de que su líder “carismático” salga de su parálisis de cuarenta días y cuarenta noches para decir que en ese tiempo todo sigue igual, que no tiene nada que ofrecer ni proponer y que a los de la cueva de la Plaza del Ayuntamiento, que al final van a resultar más que los cuarenta del cuento, no se les va a dejar mangonear. “Aquí ya no se pasa ni una”, afirma don Mariano, este don Tancredo empitonado que aún no sabe de su condición de cadáver político; “aquí ya no se pasa ni una” afirma intenso y vehemente ante su grupo parlamentario que por no decir no dice ni buenas tardes; “aquí ya no se pasa ni una”, y me quedo boquiabierto ante semejante afirmación de debilidad política de quien gobernó y cree que aún tiene posibilidades de repetir.

Señor Rajoy, si “ya” no se pasa ni una, ¿es que hasta ahora se ha pasado más de una? ¿Es que es ahora cuando se descubre el infecto pastel de la corrupción valenciana al más alto nivel, cuando no se va a permitir a su gente de confianza que siga enganchada a la sisa ciudadana? ¿Qué significa ese inquietante adverbio de tiempo de sub supuesta manifestación de firmeza? No espero respuesta, naturalmente, pero me quedo con la desasosegante impresión de que ese “ya” es mucho más revelador en lo que oculta que cualquier afirmación en sentido contrario a eso que se pretende ocultar. Para ser más claro, entiendo –como imagino que cualquiera de ustedes– que si “ya no se pasa ni una” es porque hasta ahora se han pasado las que hiciera falta mientras no fuera de público conocimiento.

No soy psicoanalista ni tampoco me considero freudiano, pero lo que Don Segismundo llamó en su idioma fehlleistung, acto fallido en castellano, que es esa situación en la que uno revela inconscientemente lo contrario de lo que su conciencia quiere expresar, es realmente lo que le ha pasado a don Mariano. Tanta presión y tanta soledad ha terminado haciéndole mella y nos ha regalado la frase de la semana. Lo malo para él y para éste país y su fe en la política es que al “ya” ha llegado demasiado tarde, tanto como para que algunos avergonzados políticos valencianos hayan propuesto cambiar el nombre del partido, a lo que naturalmente, Madrid de ha opuesto. Lo contrario habría sido un gesto de realismo político absolutamente impropio del actual partido popular donde no parece que vaya a haber nadie que le diga “ya” a Mariano Rajoy que debiera ir haciéndose a la idea de que su tiempo “ya” ha terminado. O casi, porque quién sabe si en semanas vuelven elecciones y el PP repite candidato…¿se imaginan? Ya

Más sobre este tema
stats