La portada de mañana
Ver
El 9J se convierte en la última batalla del ciclo electoral con la UE en segundo plano

Y sin embargo se mueve

Los transgénicos no dañan la salud

América Valenzuela

Los cultivos modificados genéticamente no son perjudiciales para la salud. Esta es la conclusión de la mayor revisión hasta el momento de estudios científicos sobre la seguridad de estas plantas que se cultivan desde hace más de 30 años. El informe, de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, también desliza que no provocan daños al medioambiente. Todo un bofetón para los detractores de esta nueva tecnología y una fuente de sospechas de conspiración ahora que el TTIP está en pleno proceso de negociación

En definitiva, el informe basado en 900 estudios científicos viene a decir que los transgénicos ni son el demonio ni son la panacea. Propone, para avanzar hacia una agricultura mejor, dejar de poner el foco en cómo se ha creado el cultivo y centrarse en evaluar el impacto de todas las plantaciones procedan de donde procedan.

El trabajo desaconseja incluso señalar en la etiqueta de los productos si contienen transgénicos de igual manera que no se señala la técnica usada para obtener las semillas de otros cultivos considerados tradicionales, como por ejemplo, el bombardeo con radiación para mutarlas y seleccionar las que tienen las características deseadas.

Durante dos años un equipo de expertos coordinado por Fred Gould, entomólogo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, ha analizado los cientos de estudios y esquivado con paciencia las acusaciones de imparcialidad de algunos grupos radicales.

Han constatado que los transgénicos reducen el uso de pesticidas, que el temor a que produjeran un descenso de las plantas silvestres y insectos es infundado y que la resistencia de las malas hierbas al glifosato es poca y dentro de lo esperado. Sin embargo, algunas de las virtudes de los transgénicos han sido exageradas, como el aumento de la productividad que podría ser clave para alimentar al mundo. No han encontrado evidencias que lo sustenten.

Agricultores y ecologistas alertan sobre los efectos en España de la operación Bayer-Monsanto

Agricultores y ecologistas alertan sobre los efectos en España de la operación Bayer-Monsanto

En 2015 se cultivaron unas 180 millones de hectáreas de cultivos modificados genéticamente en el mundo. En su mayoría son maíz, soja y algodón resistentes a herbicidas y a algunas plagas. También hay berenjenas con genes de bacteria resistente a los escarabajos o papayas resistentes al virus de la mancha anular gracias a la introducción de un gen del mismo virus en su material genético. En total se cultivan 12 plantas modificados genéticamente.

Hay otros cultivos en desarrollo que esperan en un futuro contribuir a evitar la desnutrición en algunas zonas del planeta. El superplátano enriquecido con vitamina A es uno de los objetivos de la Fundación Bill y Melinda Gates. Con él quieren evitar la ceguera provocada por la falta de esta molécula que afecta cada año a medio millón de niños en el sudeste asiático y África, de los cuales 300.000 mueren. Su idea es hacer cultivos masivos para 2020.

Esa fue también la intención de los creadores del arroz dorado en los años noventa. Es muy rico en vitamina A gracias a genes insertados de maíz y narciso. El alimento fue concebido para ser usado con fines humanitarios en Asia donde el arroz es el alimento principal, por eso sus inventores liberaron los derechos de propiedad intelectual. Nunca llegó a cultivarse por las protestas de los grupos antitransgénicos y su influencia en la opinión pública. Hoy en Filipinas y Bangladesh hay algunos campos de cultivo experimental que quizá remonten el vuelo a partir de este respaldo de la evidencia científica al consumo de transgénicos.

Más sobre este tema
stats