La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

La declaración “Turismo 2030”: un alegato a favor de otras formas de turismo

Francisco Javier Blanco Herranz

La COVID-19 y sus tremendos impactos sobre el turismo han obligado a los agentes del sector a multiplicar los espacios para dialogar sobre la recuperación y la transformación de esta actividad. El futuro ahora importa más que nunca y, para desentrañarlo, resulta preciso conversar sobre la política turística que nos ha traído hasta aquí y conocer si están o no diseñadas sus estructuras y sistemas para el cambio de época que atravesamos.

Venimos desarrollando procesos de transición tecnológica, aún sin la intensidad necesaria. Los riesgos ambientales se agudizan, sin que se atisben avances significativos en la implementación de políticas en las áreas de sostenibilidad ambiental. Mientras, algunos impactos socioeconómicos aún permanecen en el escenario, como el de la gentrificación.

En estas condiciones, mantener el “status quo” (crecimientos insostenibles, altas emisiones y vulnerabilidad creciente) es simple y llanamente agravar los problemas del turismo.

Es tiempo, por tanto, de (re)pensar y de (re)construir el turismo de una manera integral, explorando nuevos instrumentos y políticas que faciliten el proceso de transición para orientar mejor el futuro.

Ya conocemos que Europa se ha comprometido a reducir en esta década un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990. También sabemos que en el pasado mayo la Comisión Europea en su “Nueva estrategia industrial” manifestó que el turismo era el primer ecosistema industrial que preparaba la vía de transición verde y digital, elementos centrales para garantizar su competitividad.

¿Por qué la Declaración “Turismo 2030”?

La Declaración “Turismo 2030”, que nace dentro del marco de la iniciativa “Por una Recuperación Sostenible”, es el fruto de conversaciones plurales mantenidas a lo largo de este año por distintas personas relacionadas directa o indirectamente con el turismo. Es un alegato a favor del turismo; a favor de otras formas de turismo

Es una declaración que asume inequívocamente los compromisos contenidos en la reciente Declaración de Glasgow: Un compromiso con una década de acción climática con el turismo” , presentada en el marco de la COP25;  subraya la necesidad de gestionar adecuadamente el formidable reto de la transición ecosocial y digital, y tiene la voluntad de contribuir a la sensibilización y  a que la acción climática esté presente en todos los procesos turísticos. 

Turismo 2030 es una iniciativa que tiene el objetivo de enriquecer el debate público en torno a la estrategia turística del país.  La oportunidad más cercana para formular una política turística integral y coherente en España para la presente década es la “Estrategia de turismo sostenible 2030”, anunciada por el Gobierno de España. 

La envergadura de esta aspiración demanda formas participativas en su elaboración, vertebradoras de la pluralidad y riqueza de voces que alberga un sector turístico con tanta inteligencia distribuida y conocimiento acumulado como el español. De ahí que en la declaración “Turismo 2030” se abogue expresamente por un “Pacto amplio por el futuro del turismo en España”, es decir, por un contrato social y ecológico para que esta industria tan poderosa transite con mayor seguridad y justicia social a lo largo de la presente década.

Transformar las bases del turismo español, y apostar por un futuro descarbonizado, más próspero y más justo socialmente, es un colosal desafío al que más pronto que tarde debemos hacer frente, escuchando a todos en un debate público abierto

En “Turismo 2030” se recogen reflexiones y propuestas diversas, señalando entre otras:

  • El compromiso de elaborar “Planes de acción por el clima”, desde los ámbitos público y privado.
  • Reequilibrar el concepto de turismo, escorado hacia su vertiente economicista y necesitado de visibilizar su valor social y su responsabilidad ambiental.
  • Redefinir las métricas sobre las que tradicionalmente descansa el llamado “éxito turístico”, dando mayor relieve al marco de los ODS.
  • La innovación y la digitalización como palancas para acelerar la transición del turismo y fomentar su productividad.
  • La apuesta por nuevos modos de movilidad y conectividad bajo en carbono, y la urgencia de transformar la movilidad local, regional e internacional, fomentando la intermodalidad eficiente, segura y sostenible que dinamice el territorio y aporte mayor beneficio social, o
  • La necesidad de reducir la desigualdad salarial, mejorar las condiciones de trabajo y la formación de los empleados.

Transformar las bases del turismo español, y apostar por un futuro descarbonizado, más próspero y más justo socialmente, es un colosal desafío al que más pronto que tarde debemos hacer frente, escuchando a todos en un debate público abierto.  Actuar ya está en nuestras manos.

_____________________

Francisco Javier Blanco Herranz es ex director ejecutivo de la OMT y asesor turístico de ECODES

Más sobre este tema
stats