La portada de mañana
Ver
La negativa de Milei a rectificar abre la vía para una ruptura diplomática inédita en casi medio siglo

Crisis del coronavirus

Andalucía aconseja limitar las reuniones a seis familiares pero no rebaja el máximo de diez personas en bares y restaurantes

Usuarios guardan cola para recibir atención primaria en el centro de salud El Alamillo, en Sevilla.

Andalucía, con las cifras de la segunda ola de coronavirus empeorando a mayor ritmo que en el conjunto de España, tras aumentar un 123,7% sus hospitalizados por covid-19 durante el mes de septiembre, anuncia nuevas medidas para intentar cambiar la tendencia. ¿Cuáles? La más llamativa: aconsejar, recomendar, pedir la limitación de las reuniones familiares, como máximo a los convivientes más cinco. Esta recomendación se hace compatible con dejar intacta la orden que permite reuniones en restaurantes de hasta diez personas en la misma mesa, o las celebraciones con 150.

Aunque el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), amagó durante la rueda de prensa ofrecida este martes con imponer la limitación a los encuentros familiares en las casas como una “obligación”, algo legalmente inviable desde una comunidad autónoma, al final quedó aclarado que era una “recomendación” y que no se aplicaría ni a bares, ni a restaurantes, ni a bodas, ni a bautizos, ni a comuniones. infoLibre preguntó a Salud si la recomendación de reunión de un máximo de seis personas también se aplica a bares. La respuesta es no: "El 80% de los contagios se están produciendo en el ámbito familiar, según las encuestas epidemiológicas, por lo que se considera importante y prioritario concienciar a la población sobre la necesidad de extremar las precauciones en el ámbito familiar".

¿Cómo queda la situación, a la espera de que la Junta dé forma de boletín oficial a sus anuncios políticos? Ahora mismo, legalmente, uno puede quedar con nueve amigos y/o familiares para comer en el interior de un restaurante, pero la Junta le aconseja que no vengan seis de esos amigos y/o familiares a su casa, aunque tenga espacios al aire libre para recibirlos. Máximo, cinco. La razón científica aportada es que un 80% de los nuevos contagios, según la Junta, son en reuniones familiares, dato sobre el que no se ofrece mayor detalle.

Desde el fin del estado de alarma, la incidencia acumulada en los 14 días anteriores en la comunidad más poblada de España se ha multiplicado por 142, de 1,13 a 161,2. Andalucía ha pasado de ser la tercera con menor incidencia a la sexta. Y eso siendo, con diferencia, la comunidad que menos PCR hace por cada 100 habitantes. El consejero Aguirre anunció este martes un incremento drástico de los test rápidos, lo cual disparará la incidencia acumulada. Aguirre afirmó que la clave está en la presión hospitalaria, que según el Gobierno andaluz sigue siendo manejable. Los 1.103 pacientes ingresados siguen lejos de los 2.708 de finales de marzo. Pero la evolución no deja lugar a dudas. Desde el fin del estado de alarma, los hospitalizados han pasado de 44 a 1.103. Sólo en el mes de septiembre, se han más que duplicado, a pesar de que el Gobierno andaluz tenía previsto que el final del agosto turístico calmara la situación.

El Gobierno de PP y Cs que preside Juan Manuel Moreno ha tenido que endurecer el discurso y las medidas. La Junta anunció este martes cribados masivos en 11 municipios con más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días: Pulpí (Almería), Almodóvar del Río (Córdoba), Jamilena, Los Villares y Linares (Jaén), La Campana, Villaverde del Río, Arahal y Paradas (Sevilla), Sierra de Yeguas y Villanueva de la Concepción (Málaga). Los once suman más de 130.000 habitantes. El mayor con diferencia es Linares, con más de 57.000. No hay municipios sujetos a estas medidas ni en Cádiz ni en Granada. Los delegados provinciales de Salud, de acuerdo con los ayuntamientos, coordinarán medidas de restricción en cada municipio si fuera necesario. La medida invita a una flexibilidad municipio a municipio, que contrasta con el énfasis con el que el Gobierno andaluz pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez “criterios comunes”.

Trato aparte merece Casariche, en Sevilla, un municipio de en torno a 5.500 habitantes donde ha habido 250 casos confirmados con PCR en 14 días, lo cual ofrece una disparatada proyección de incidencia acumulada de 4.582,1 si hubiera 100.000 habitantes. Para dar una idea, la incidencia acumulada en 14 días en la Comunidad de Madrid es de 775,13. La Junta impondrá en Casariche una restricción de entrada y salida “salvo cuestiones prioritarias como asistencias a centros sanitarios, educativos y laborales o realización de exámenes o pruebas oficiales".

El detalle de las restricciones en Casariche se publicó este martes ya de noche en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Adoptó la forma de una orden [ver aquí] de medidas excepcionales que valdrá para todas localidades o parte de las mismas donde se acuerde, como ahora en Casariche, una restricción de la movilidad. La receta incluye la prohibición de visitar o salir de las residencias de mayores; limitaciones de la asistencia a velatorios a 15 personas, diez en espacios cerrados, y 35 en el caso de las bodas; apertura al 50% de todos los establecimientos, locales comerciales y servicios abiertos al público; prohibición del consumo en barra en los bares, con máximo seis personas por mesa; cierre de peñas, asociaciones gastronómicas y asociaciones recreativo-culturales; y prohibición de mercadillos, entre otras medidas. Con esta orden, la Junta se dota de una especide plantilla que aplicar allí donde la pandemia se desmadre.

Pero no es esta medida la que más interés y preguntas suscitó. El consejero Aguirre, alegando que el 80% de los “nuevos casos” salen de “reuniones familiares”, afirmó que la Junta quiere “reducir de diez a seis el número de personas” en este tipo de encuentros. ¿Cómo? Tras algunas vacilaciones, Aguirre y el consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Elías Bendodo (PP), que comparecieron juntos tras el Consejo de Gobierno, aclararon que se trataba de una recomendación. Es decir, no obliga a nada.

“Los servicios jurídicos” están “valorando” cómo hacerlo, añadió Aguirre. Al consejero se le preguntó si no era más lógico introducir más limitaciones en los bares y restaurantes, donde la Junta sí puede hacerlo, que hacer recomendaciones en los hogares. Ahora mismo es posible en Andalucía que diez personas se sienten juntas a comer en el interior de restaurante, pero la Junta recomienda reducir a seis el número máximo de personas en una reunión familiar si no son convivientes. Los que habitualmente viven juntos en una casa computan como uno. La Consejería de Salud y Familias no detalló el dato de ese supuesto 80% de “nuevos contagios” en reuniones familiares.

Comparación negativa

¿Cuál es la situación de la pandemia? En Andalucía, con ocho provincias que suman más de 8,4 millones de habitantes, es difícil ofrecer una panorámica homogénea. No obstante, hay datos generales que ilustran cómo la segunda ola ha empeorado su posición relativa con respecto al conjunto de España. Ya no hay margen para el discurso de la excepción andaluza.

El 22 de junio, primer día tras el fin del estado de alarma, el total de casos detectados era de 12.892, con los datos publicados por el Ministerio de Sanidad. En los 14 días anteriores, en toda la comunidad se habían registrado 95 casos. La incidencia acumulada –los casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en esos 14 días– era de 1,13. Hoy una cifra así sería un sueño. Ese era el punto de partida para encarar la temporada turística alta.

Datos de Andalucía y el resto de comunidades autónomas el 22 de junio. MINISTERIO DE SANIDAD

¿Qué situación hay a 28 septiembre en cuanto a casos detectados? Se han situado en 59.873, multiplicando los del 22 de junio por 4,6. En España, entre las dos mismas fechas, los casos se han multiplicado por 3. Los casos detectados en los 15 días anteriores en Andalucía han pasado de 95 el 22 de junio a 13.567 el 28 de septiembre. La incidencia acumulada ha pasado de 1,13 a 161,24. Eso supone que, desde el fin del estado de alarma, la cifra de casos en los últimos 15 días y de incidencia acumulada se ha multiplicado por más de 142. Esa misma cifra en España se ha multiplicado, en el mismo periodo de tiempo, por 34,9. Sólo hay tres comunidades en las que las cifras de casos detectados en los 15 días anteriores y de incidencia acumulada han empeorado más que en Andalucía: Asturias (multiplicada por 244), Murcia (por 182) y La Rioja (por 170).

Datos de Andalucía y el resto de comunidades autónomas el 28 de septiembre. MINISTERIO DE SANIDAD

Como suelen resaltar los responsables del Gobierno de PP y Cs, Andalucía continúa entre las comunidades con menos incidencia acumulada. Es la sexta con menos, con 161,24 casos detectados en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes, frente a 290,24 en el conjunto de España. Sólo mejoran el dato andaluz la Comunidad Valenciana (101,12), Canarias (109,55), Galicia (113,58), Asturias, (119,77) y Cantabria (157,81). Ahora bien, Andalucía era la tercera que menor incidencia acumulada tenía el 22 de junio, con 1,13. Sólo Asturias (0,49) y Galicia (1) estaban mejor hace algo más de tres meses. Ahora Andalucía ha empeorado su población en la tabla comparativa. Se da la llamativa circunstancia de que Cataluña sólo está algo más de 3 puntos por encima de Andalucía en incidencia acumulada en los últimos siete días.

A la cola en PCR

Andalucía ve subir su incidencia acumulada hasta 161,24 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días a pesar de que es la comunidad que ha realizado menos PCR, 111,9 por cada 1.000 habitantes, con datos publicados por el Ministerio de Sanidad el 24 de septiembre. En el conjunto de España se han realizado 198,16 PCR por cada 1.000 habitantes. Hay una diferencia de más del 77%.

Andalucía realiza menos de la tercera parte de PCR por cada 100.000 habitantes que Navarra (374,39) y País Vasco (351,31), sólo algo más de la tercera parte que La Rioja (334,49) y menos del doble que Asturias (288,15), Cantabria (264,79), Baleares (263,85), Madrid (252,46), Aragón (249,13) y Castilla y León (223,87). El portavoz Bendodo destaca que Andalucía ha adquirido 2 millones de “test rápidos de antígenos”, que la Junta ya ha utilizado en las residencias de mayores y ahora prevé utilizar en los centros educativos.

PCR realizadas en Andalucía y el resto de comunidades autónomas a 24 de septiembre. MINISTERIO DE SANIDAD

Otro dato que puede servir como brújula para situar a Andalucía es la tasa de positividad, es decir, el porcentaje de positivos por cada 100 pruebas. El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), afirmó este martes que la tasa es de “9 o 9 y pico”, por debajo del 10,8% del conjunto de España. Aguirre afirma que, con la realización de test rápidos, esta tasa de positividad va a bajar, al mismo tiempo que se va a “disparar el número de contagios”. Por ello, lo más significativo a la hora de valorar la pandemia, según el consejero, es la situación en los hospitales.

Carga hospitalaria

La presión hospitalaria es todavía manejable, debido a la menor gravedad media de los casos si comparamos con la primera ola. Sobre todo, por la edad. Según el consejero Aguirre, la edad media de los contagiados en la primera ola era superior a 60 años, mientras ahora la mayor positividad se da en la franja de 15 a 29, seguida de la franja de 30 a 39.

La situación sigue lejos de finales de marzo, cuando llegó a haber 2.708 ingresados por covid-19 y 480 en UCI, según datos de la Junta. Pero está empeorando. El 22 de junio, primer día tras el fin del estado de alarma, había en los hospitales andaluces 44 pacientes con covid-19, 9 de ellos en UCI. Actualmente, con datos de 29 de septiembre, hay 1.103 pacientes, 154 en UCI.

El final del agosto turístico no ha supuesto un cambio de tendencia claro. El 1 de septiembre, hace menos de un mes, había 493 pacientes hospitalizados, 72 de ellos en UCI. Aún no ha terminado septiembre y los datos ya se han más que duplicado, hasta 154 en UCI de un total 1.103 hospitalizados. De modo que del 1 al 29 de septiembre, los hospitalizados han subido en 610, un 123,7%. Los ingresados UCI han subido en 82, un 113,8%. Esta es la situación ante la que reacciona la Junta.

Los datos contradicen los pronósticos del Gobierno andaluz. "Esta curva debería bajar ahora que no hay visitantes, por sentido común", dijo el 8 de septiembre el portavoz del Ejecutivo y consejero Bendodo. Ese día la incidencia acumulada era en Andalucía de 129,13 casos por cada 100.000 habitantes. Ahora es de 161,24. Ha subido más de 32 puntos. El 8 de septiembre había, con datos de la Junta, 750 pacientes ingresados, 117 en UCI. Ahora hay 1.103 y 154.

La cifra de muertos sigue lejos de la que dejó la primera ola. El 22 de junio habían muerto en Andalucía 1.426 personas. Desde entonces se han sumado 354 más. Ahora bien, la evolución es preocupante. En los últimos siete días han muerto 67 personas, con datos del ministerio.

La pandemia tritura el optimismo oficial en Andalucía: se multiplican por 11 los hospitalizados con el virus "bajo control"

La pandemia tritura el optimismo oficial en Andalucía: se multiplican por 11 los hospitalizados con el virus "bajo control"

Tensión en atención primaria

La evolución de la segunda ola tiene su reflejo en la atención primaria, que está “tensionada”, admite el consejero Aguirre. Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz, se declara “preocupado” por la situación. La segunda ola, explica Carrasco, “se une a la sobrecarga que viene de la primera, porque desde el 13 de marzo hay ciudadanos que casi no han podido tener acceso al médico de familia”. La situación, señala, es especialmente complicada en las áreas urbanas de Sevilla y Málaga.

“Hay un retraso que se ha intensificado y agravado con el verano, las vacaciones y las sustituciones. Estas últimas semanas han sido caóticas, aunque ahora parece que la situación está un poco mejor. Defendemos que hay que tomar medidas en la gestión, descargando de tareas a los médicos de atención primaria, y en inversión, con centros de salud abiertos por la tarde”, señala el presidente del Sindicato Médico Andaluz, que denuncia que la sobrecarga de los médicos en atención primaria está lastrando también la “desigual” actividad de rastreo. El Defensor del Pueblo Andaluz ha abierto una investigación de oficio sobre la situación en atención primaria.

Más sobre este tema
stats