Andalucía se instala desde 2020 en la peor posición en abandono escolar

Alumnos de un colegio de Primaria suben las escaleras de un colegio andaluz junto a una docente.

Andalucía se ha instalado en la última posición de uno de esos indicadores que hacen encenderse todas las alarmas. La comunidad del sur es la que peor registro preseenta en abandono educativo temprano, es decir, es la que tiene el mayor porcentaje de la población de 18 a 24 años que no ha completado la Secundaria y no sigue ningún tipo de educación-formación. Llegó a esa posición en 2020, desbancando a Baleares. Y ahí sigue.

El porcentaje andaluz de abandono es del 17,7% en 2021, frente a un 13,3% en el conjunto de España, según datos del INE. La media de la UE es del 9,7%. Aunque se ha reducido la tasa, Andalucía no ha estrechado el margen con el conjunto de España entre 2018 y 2021. Al contrario, se ha ensanchado levemente: de 21,9 en Andalucía frente a 17,9 en España de 2018 hemos pasado a 17,7-13,3. El problema es más grave entre los alumnos que entre las alumnas. En Andalucía, el abandono alcanza un 20,9% en ellos y un 14,3% en ellas.

Marcial Sánchez Mosquera, profesor de Economía de la Universidad de Sevilla, advierte que el abandono es una variable poco tenida en cuenta pero en realidad fundamental para entender el atraso socioeconómico andaluz. "El abandono te da información sobre si el sistema es o no percibido como algo útil, y también sobre el tipo de demanda de nuestro tejido empresarial", señala. En resumen, muchos jóvenes abandonan los estudios porque no encuentran incentivo suficiente para formarse, lo cual es expresivo de un mercado laboral con insuficiente demanda de profesionales con elevada cualificación. Pero, a su vez, el abandono también tiene una incidencia negativa sobre sus propias perspectivas y sobre el mercado laboral en su conjunto. Es un círculo vicioso.

"Un abandono temprano significa menos cualificación y con ello menos opciones en el mercado laboral. A efectos de oportunidades, tiene un importante impacto, con lo que no es sólo relevante desde el punto de vista de la formación, sino también social y laboral", explica Javier Merchán, profesor de Educación en la Universidad de Sevilla y presidente del centro de análisis Observatorio de la Educación, que recalca que "no hay planes específicos de lucha contra el abandono escolar" en Andalucía.

Finalización de estudios

Relacionadas con el abandono están las tasas de finalización de estudios. Andalucía tiene la cuarta tasa de finalización de Secundaria más baja, con un 81,1%, casi 3 puntos menos que el conjunto de España (84) y sólo por delante de La Rioja, Baleares y Murcia en el curso 2019-2020. Se dejan fuera de la comparación entre comunidades autónomas en este artículo los datos de Ceuta y Melilla.

En cuanto al título de Bachillerato, la tasa andaluza de finalización es la cuarta más baja (53,2%), mejor que Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. El dato en España es el 55,1%. Hay una importante brecha de género que perjudica a los alumnos, como se observa comparando triángulos rojos con cuadrados azules.

El porcentaje de alumnado que termina Primaria es altísimo en todos los casos. En Andalucía es del 97,3%, por debajo del 98,2% nacional. Sólo hay tres comunidades con peores índices que Andalucía: La Rioja, Aragón y Murcia.

Repetición y tasa de idoneidad

España en su conjunto tiene un problema de exceso de alumnado repetidor. Pese al prestigio de la repetición entre los sectores afines a los discursos educativos de "mano dura", los datos prueban que es un mecanismo ineficiente que se ceba con el alumno más desfavorecido –los más pobres repiten cuatro veces más que los que tienen más recursos– y tiene una incidencia pedagógica negativa.

Según el PISA 2018, España es el cuarto país de los 37 de la OCDE con la tasa más alta de repetidores. Ello contribuye a que sea la primera en abandono en la UE. La OCDE, autora del PISA, señala que reducir la repetición es una "asignatura pendiente" en España. Y más aún lo será pues de Andalucía. Porque en la comunidad del sur la tasa de alumnado repetidor en Secundaria asciende al 11,1%, es decir, 2,4 puntos por encima del conjunto del país. Sólo en Murcia la tasa es mayor (11,2). En Primaria la tasa es del 2,4%, igual que globalmente en España.

Hay más fotografías en las que Andalucía no aparece favorecida. Por ejemplo, la que ofrece la tasa de idoneidad. ¿Qué es? El Ministerio de Educación la define como el porcentaje de alumnado de una edad matriculado en el curso que efectivamente le corresponde. A mayor tasa de idoneidad, mejor. Con 15 años, en el curso 2019-20 Andalucía tenía la tercera más baja (66,5%), sólo mejor que Castilla La Mancha y Aragón entre las comunidades autónomas. El dato nacional es del 71,1%.

Formación de la población

Todo lo anterior incide en el nivel de formación de la población, que es comparativamente bajo en Andalucía. En 2020 había un 46,7% de población de 25 a 64 años con un nivel de estudios de primera etapa de Secundaria o inferior, sólo por debajo de Castilla La Mancha y Extremadura y 9,6 puntos por encima del dato español (37,1%).

La tasa de escolarización universitaria es 4,1 puntos inferior a la del conjunto de España: 27,9% frente a 32%. Están por debajo Baleares (11,3%), Castilla La Mancha (14,1%), La Rioja (15,8%), Canarias (18,1%) y Extremadura (19,1%), con datos del curso 2020-2021.

Resultados

Al igual que la salud de una población, su rendimiento escolar está marcado por unos determinantes sociales. A mayor pobreza, menor posibilidad de obtener buenos resultados. Investigaciones sobre origen social y renta-riqueza demuestran la profundidad de la marca que deja nuestro entorno en el logro educativo y económico.

De modo que Andalucía, como corresponde a una comunidad comparativamente pobre dentro de España, tiene unos resultados por debajo de la media. El medidor más homogéno lo ofrece el informe PISA. En la útima edición, realizada en 2018, los alumnos andaluces quedaron penúltimos sólo por delante de Canarias en Matemáticas (467, frente a 481 de España) y Ciencias (471, frente a 483 de España).

En cuanto a la tasa de aprobados en las pruebas de acceso a la universidad, Andalucía es la cuarta por abajo, con datos de 2019.

Gasto público educativo

La última colección de datos oficiales comparables de todas las comunidades de gasto por alumno en la escuela pública, de 2019, muestra que Andalucía invirtió 4.803 euros por cada alumno no universitario, a 595 euros del dato español (5.398) y sólo por delante de Madrid (4.401).

El gasto por alumno subió en 2019 un 4,5% en España y un 4% en Andalucía. En el otro lado de la balanza, Andalucía fue en 2020 la tercera comunidad que más presupuestó para educación de su gasto público total, un 22,8%, sólo por detrás de Murcia y País Vasco y por encima del conjunto de España (20,5%).

¿Y dedica el Gobierno andaluz más que la media a educación concertada o menos? Menos. En el conjunto de España las transferencias a la educación privada no universitaria fueron en 2020 del 17,36% del gasto educativo, mientras en Andalucía se quedaron en un 13,12%. Desde 2018 el porcentaje de gasto dedicado a conciertos ha crecido un 6,04% en Andalucía, frente a un 9,89% en el conjunto del país. Todo ello según datos del Ministerio de Educación.

Según los datos ofrecidos a infoLibre por la Consejería de Educación, su previsión de incremento de la inversión educativa en 2022 –con el presupuesto de 2021 prorrogado– es de un 16,36% con respecto a 2018. La subida en la red pública sería del 17,48% y en la concertada del 8,79%.

Alumnado matriculado

En el curso 2019-2020, último del que hay cifras comparables, se matricularon en España 1,6 millones de alumnos en enseñanzas no universitarias: Infantil, Primaria, Especial, ESO, Bachillerato y programas formativos. Más que en ninguna otra autonomía. Es más, sólo su alumnado supera la población de ocho comunidades autónomas.

El 73,2% del alumnado está escolarizado en la enseñanza pública, frente a un 67,1% en el conjunto de España (curso 2019-2020). El 20,9% está en la concertada y el 6% en la privada, en ambos casos por debajo del dato nacional (25,4% y 7,5%).

Los porcentajes son relativamente estables, pero con una tendencia al alza de la concertada y a la baja de la pública. En el curso curso 2000-2001, el 75,4% iba a la pública (ahora el 73,2%) y el 18% a la concertada (ahora el 20,9%). El cambio más marcado a favor de la privada financiada con fondos públicos se da en Infantil. En el curso 2000-2001, sólo el 1,2% de los alumnos se matriculaban en la concertada; en 2019-2020, el 30,3%.

Está por ver qué efectos tienen a medio –y, llegado el caso, a largo plazo– las políticas pro-concertada que desde 2019 viene aplicando el Gobierno andaluz.

Escolares extranjeros

En Andalucía hay menos porcentaje de alumnado extranjero que en la media española en enseñanza no universitaria: 5,3% frente a 9,9% en el curso 2020-2021. Eso sí, dicho alumnado se concentra en la red pública, un 82,4% en el curso 2019-2020 frente a un 8,3% en la concertada. De modo que existe un desequilibrio con respecto al porcentaje que la concertada ocupa en el sistema (20,9%). ¿Qué indica esto? Aunque en teoría la concertada es gratuita para las familias, en la práctica a través de la ubicación selectiva de sus centros y del cobro irregular de cuotas se produce un fenómeno de exclusión de alumnado pobre e inmigrante, fenómeno no exclusivo de Andalucía.

Ratio y ordenadores

En el conjunto de España el número medio de alumnos por profesor en enseñanzas no universitarias es 12, con datos del curso 2019-2020. En Andalucía son 12,7, lo que la sitúa como la segunda peor comunidad autónoma, sólo mejor que Madrid (13,5).

En alumnos por aula en centros públicos Andalucía era en el curso 2018-2019 la tercera que más tenía en centros de ESO y/o Bachillerato y/o FP (25,1 frente a 23,2 en España) y también la tercera que más tenía en centros de Primaria (21,3 frente a 20,6 en España).

En cuanto al número medio de alumnos por ordenador en centros públicos, en España son 2,8 y en Andalucía son 3,2, lo que sitúa a la comunidad del sur sólo mejor que Comunidad Valenciana, Murcia y Madrid, con datos del curso 2018-2019.

Los datos secretos del informe PISA desmontan la excusa de la Junta para el mal resultado de Andalucía

Los datos secretos del informe PISA desmontan la excusa de la Junta para el mal resultado de Andalucía

Más sobre este tema
stats