Ayuso acaba con el modelo de urgencias en primaria: las deja en la mitad, les cambia el nombre y reduce médicos

Varios trabajadores del Summa 112, trabajadores de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), sindicatos y vecinos, sostienen pancartas durante una manifestación para exigir la reapertura de los SUAP del Summa 112, frente a la Asamblea de Madrid.

Los sindicatos han visto confirmadas sus peores sospechas. La Comunidad de Madrid finalmente no abrirá los 37 SUAP (las urgencias de atención primaria de la región) que cerró en marzo de 2020, hace más de dos años. Estos centros, según ha informado este lunes el Gobierno regional a los sindicatos en la Mesa Sectorial de Sanidad, dejarán de existir. En su lugar, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso abrirá, pero ya después del verano, 17 recursos bautizados como "Puntos de Atención Continuada (PAC)". Sin embargo, solo diez contarán con médicos, tal y como ha informado la propia Comunidad en una nota de prensa. Estos se ubicarán en las dependencias de antiguos SUAP y funcionarán igual que lo hacían estos. Los otros siete, en cambio, serán de "Cuidados de Enfermería", por lo que no contarán con la atención de un facultativo, y abrirán 12 horas los fines de semana y festivos.

Lo que para los sindicatos es un nuevo "ataque" a la sanidad pública, a los ciudadanos madrileños y a los trabajadores, la Comunidad de Madrid lo ha vendido como un "nuevo modelo de urgencias extrahospitalarias" con el que se llevará a cabo una "reorganización de la atención sanitaria fuera del horario habitual de los centros de salud de la región". A su juicio, este nuevo sistema mejorará "la continuidad asistencial y de cuidados".

Sin embargo, la realidad es que con el cierre de los 37 SUAP Ayuso acaba de golpe y porrazo con las urgencias de atención primaria madrileñas que tanto aliviaban a los hospitales. La mayoría de los de la región, según ha publicado infoLibre, ya sufren "saturación" en sus urgencias. Y la razón para los profesionales es precisamente el cierre de los SUAP. Así que el futuro pinta negro. Según CCOO, los servicios de urgencias de atención primaria atendían a más de 800.000 madrileños al año.

Ahora, según el nuevo modelo, los diez centros con médico se situarán en Arganzuela, Villa de Vallecas, Ciudad Lineal, Latina, Alcobendas, Colmenar Viejo, Fuenlabrada, Pinto, Rivas-Vaciamadrid y Tres Cantos. Los otros siete PAC, por su parte, estarán en Chamberí, Hortaleza, Alcorcón, Las Rozas, Leganés, Móstoles y Torrejón de Ardoz. Los otros 20 centros que había hasta la llegada de la pandemia nunca más volverán a abrir. Y aun así, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha defendido que no se puede hablar de "recortes", sino de "reorganización" llevada a cabo, además, en función de un estudio de la actividad prepandémica y pandémica. "Lógicamente, a la hora de tomar esa decisión, se han valorado distintos indicadores", ha dicho.

Los sindicatos ya han criticado la decisión. CCOO, de hecho, ha anunciado este lunes que ha presentado un recurso contencioso-administrativo por el "traslado forzoso" del personal de estos 37 SUAP, que fueron obligados a trabajar en el Wizink Center de Madrid y ahora derivados al Hospital Enfermera Isabel Zendal a ejercer labores de vacunación. Según el sindicato, "el Servicio Madrileño de Salud está vulnerando la normativa reguladora de los procedimientos de movilidad de personal" que, durante estos más de dos años, han tenido cambios de "turnos, horarios y condiciones de trabajo, afectando también a las medidas de conciliación de los profesionales". Por ahora, se desconoce si el destino de todos estos sanitarios —o algunos de ellos— serán los nuevos PAC.

Por su parte, los grupos parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos en la Comunidad han cargado contra Ayuso por "desmantelar" la sanidad pública y ha exigido la reapertura de los servicios. "Esto no es una reorganización asistencial, esto es atacar la sanidad pública y dejarnos sin el servicio de urgencia extrahospitalaria. Llamamos a la ciudadanía a que se movilice. No nos vale esta solución y exigimos la reapertura de los 37 SUAP", ha lanzado la diputada de Unidas Podemos Vanessa Lillo. "Nos encontramos con que esta decisión que tomó el PP de ir desmantelando la sanidad pública ahora la consolidan cerrando esos 37 centros de urgencias. Nosotros planteamos un modelo nuevo que dé seguridad y tranquilidad a las familias", ha añadido el portavoz del PSOE, Juan Lobato, en declaraciones remitidas a los medios.

Proceso de desmantelamiento de la sanidad pública

La decisión anunciada este lunes supone además un nuevo paso en el proceso de empeoramiento de la calidad de la sanidad pública madrileña. El anterior fue la redacción de un protocolo en el que la Comunidad de Madrid, que admitía un "déficit" de médicos de familia en muchos centros de salud, delegaba en las enfermeras todo el trabajo. Gracias a ellas, señala el documento que consultó infoLibre, "se pueden mantener la apertura y la continuidad en los centros de AP [atención primaria] ante la ausencia" de facultativos. No se ponen soluciones, por tanto, a una falta estructural de profesionales que los sindicatos cifran en más de 600.

Lo que propone la Comunidad de Madrid consiste en lo siguiente. En caso de que en el centro no haya médicos de familia, se comunicará a la dirección asistencial y la enfermera en cuestión responderá a la situación adecuándola "a la gravedad" de la misma. ¿En qué sentido? En primer lugar, el documento habla de "procesos demorables", aquellos para los que solo se plantea retrasar la cita en el mismo centro. En segundo, en caso de que no pueda ser, la Consejería de Sanidad plantea que las enfermeras sean las que hagan la "valoración del paciente" y que, en caso de que no pueda ser resuelto por ellas, se derivé al enfermo "a un dispositivo cercano" que sí cuente con un médico. Por último, en casos de urgencias o emergencias, la "unidad de atención al usuario" solicitará al Summa la "asistencia urgente", comunicará con el "centro más cercano asignado" para pedir la presencia de un médico y la enfermera iniciará "las actuaciones correspondientes para resolver el problema" según "sus competencias y/o protocolos establecidos, hasta que acudan los servicios de urgencia".

Como en la decisión tomada ahora, no se pone remedio a una falta ya endémica de médicos en la Comunidad de Madrid que, además, la propia Comunidad de Madrid asume.

Tormenta perfecta en las urgencias madrileñas: cierre de SUAP, despido de contratos covid y vacaciones

Tormenta perfecta en las urgencias madrileñas: cierre de SUAP, despido de contratos covid y vacaciones

Más sobre este tema
stats