La portada de mañana
Ver
El PP aprieta la mordaza a la oposición con el caso del novio de Ayuso y recorta las posibilidades de control

Ayuso encargó a un ‘think-tank’ independentista catalán parte de la propuesta fiscal que envió al Gobierno

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo.

El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, que de continuo golpea a Moncloa con la acusación de que gobierna para el independentismo, encargó a Institut Ostrom parte del documento oficial que en 2021 entregó al Ministerio de Hacienda como aportación para el Libro Banco sobre reforma tributaria. Con sede en Barcelona, Institut Ostrom es un laboratorio de ideas o think tank de independentistas catalanes. Presidido por el empresario Eric Herrera, el Institut Ostrom es el nuevo nombre que en diciembre de 2019 adoptó la asociación Col-lectiu Catalans Lliures, como este lunes sigue constando en su web.

Tres años antes, Catalans Lliures había impulsado con brío en 2016 un manifiesto que abiertamente pedía la independencia de Cataluña. Presentado en Barcelona el 20 de septiembre de aquel año por Herrera y otros integrantes de la asociación, el manifiesto, del que ha obtenido copia este periódico, sumó entre otras la firma de Quim Torra, heredero político de Carles Puigdemont. Su fama como presidente de la Generalitat se vio precedida de una tendencia constante a insultar y ridiculizar a los españoles en general y los madrileños en particular. El prólogo de aquel manifiesto definía a sus propulsores como "liberales e independentistas". Un año después, el referéndum de independencia del 1 de octubre provocó una quiebra política sin precedente entre Cataluña y el resto del país.

El equipo de Ayuso: "Ni conocemos sus opiniones ni se las preguntamos"

infoLibre formuló varias preguntas tanto al Gobierno de la Comunidad de Madrid como a Eric Herrera en su calidad de presidente de Instituto Ostrom. Ambas partes enfatizaron dos cosas: que no había mediado ningún pago por la elaboración del informe de propuestas fiscales para la Comunidad de Madrid. Y que el carácter independentista de quienes fundaron y capitanean tal laboratorio de ideas no había estado sobre la mesa.

En el email remitido a infoLibre, el Gobierno regional llegó incluso a afirmar que no tiene ni idea de la posición independentista de quienes constituyen la espina dorsal de Institut Ostrom: "Para el Ejecutivo madrileño ha sido un honor contar con los análisis de entidades tan destacadas por su amplio conocimiento en materia económica y fiscal. Hemos pedido opiniones en materia de impuestos, no sobre sobre otras cuestiones. Ni sabemos sus opiniones en otras cuestiones al margen del objeto del informe ni se las preguntamos".

A la cuestión de por qué se encomendó a Institut Ostrom parte de las aportaciones de Madrid al Libro Blanco, el portavoz de la Consejería de Hacienda ofreció una respuesta genérica: "La Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid, liderada por Javier Fernández-Lasquetty, contactó con diversos think tanks o institutos de pensamiento, entre ellos el Instituto Ostrom, para elaborar su propuesta al Comité de expertos del Libro Blanco de reforma tributaria del Ministerio de Hacienda."

En cuanto a la pregunta sobre si Institut Ostrom abordó con el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso los ataques sostenidos que ella misma y miembros de su equipo lanzan contra el Gobierno central por cualquier conversación, contacto o acuerdo de voto en el Parlamento que alcance a formaciones políticas del independentismo catalán, la respuesta de Eric Herrera fue la siguiente: "No, el Instituto Ostrom es un think tank dedicado a la investigación, el análisis, la divulgación y la influencia para un mejor diseño de políticas públicas. Es un centro de pensamiento comprometido con los derechos civiles, las sociedades abiertas, las instituciones inclusivas y la economía de libre mercado. Su ámbito de estudio y actuación no abarca la discusión del terreno político sino las políticas públicas y las ideas subyacentes a las mismas".

En el documento oficial de la Comunidad de Madrid (Bajar impuestos para crecer más. Aportación de la Comunidad de Madrid al Comité de personas expertas para la elaboración del Libro blanco de la reforma tributaria del Ministerio de Hacienda ), el nombre del laboratorio de ideas de este grupo independentista aparece castellanizado –Instituto Ostrom– y sin ninguna referencia a Cataluña pese a que la incluye su nombre oficial. El documento de la Comunidad de Madrid enumera los nombres y apellidos de los expertos que, bien en solitario bien con el respaldo de una asociación o un think tank, han participado en el informe. Solo hay dos excepciones: el Instituto de Estudios Económicos (IEE) y el Institut Ostrom.

España, un Estado "autoritario e intervencionista"

El 20 de septiembre de 2016, Catalans Lliures había oficializado su fundación en el Ateneo de Barcelona. Con Eric Herrera en el centro de la mesa, el acto giró en torno a un manifiesto bajo el título Per una Catalunya lliure i liberal, accesible en las redes a través de lo que conocemos como las máquinas del tiempo, que permiten recuperar determinadas webs cuya url conduce ahora al vacío. Traducido al castellano (el original aparece en catalán), el punto 1 del manifiesto plantea el derecho de autodeterminación. Y 2 comienza así bajo el epígrafe Independencia:

"El Col-lectiu Catalans Lliures somos partidarios de la independencia de Catalunya porque es la única oportunidad de superar el modelo de un Estado históricamente autoritario e intervencionista como el español".

Mucho después, en diciembre de 2021, cuando Institut Ostrom ya había cumplido seis meses antes su compromiso con el Gobierno de Ayuso y le había facilitado un informe para su propuesta tributaria, Eric Herrera confirmó en un reportaje de la edición catalana de El País que continúa siendo independentista.

De los 14 miembros del think tank que su web presentaba este lunes como miembros del equipo directivo, al menos seis habían firmado el manifiesto independentista de 2016. infoLibre comunicó este dato a Eric Herrera en una breve conversación telefónica y le facilitó la lista de esos seis nombres, más el del director de comunicación de Ostrom, Aleix Ràmia, que este año se sumó a una de las candidaturas internas de Junts para dirigir la federación barcelonesa. A continuación, quien esto firma envió a Herrera cuatro preguntas por whatsapp.

Nada más nacer Catalans Lliures, Eric Herrera participó junto con otros dos impulsores del colectivo en una entrevista publicada por La Vanguardia. Para reafirmar lo que uno de los tres cofundadores acababa de afirmar en contra del salario mínimo, Herrera habló así: “En Dinamarca sólo existe el salario mínimo en convenios entre empresa y trabajadores, nunca por ley, y bien que les va”. Esta semana, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno ha dado al Ministerio de Trabajo diez días para que remita a Institut Ostrom el estudio que el departamento de Yolanda Díaz encargó en 2021 sobre el impacto de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en cuanto a desigualdad y empleo.

Uno de los participantes en aquella entrevista de octubre de 2016 con La Vanguardia era Alexànder Golovín, estudiante de Derecho. En 2021, la consejera catalana de Investigación y Universidades, Gemma Geis, de Junts, lo fichó como asesor. A los dos días –15 de septiembre–, dimitió tras la polémica desatada al publicarse en redes que, alumno de Estudios Hebreos en la Universidad de Barcelona (UB), Golovín carecía aún de título universitario. El joven calificó aquellas acusaciones de "graves y falsas".

Entre las recomendaciones públicas lanzadas por el Institut Ostrom figura la de poner freno a las pensiones públicas. “Nos hemos acostumbrado –dijo en julio de 2021 Eric Herrera durante una entrevista-  a legislar sin fundamento y escuchando a quien grita más —organizaciones sindicales, insiders y sectores muy reaccionarios dentro de los partidos—. Esto explica políticas insólitas como la ley de regulación de precios del alquiler, las restricciones a los vehículos de transporte con conductor (VTC), la rebaja lineal de las matrículas universitarias (regresiva e ineficiente) o la nueva moratoria a la implementación de grandes proyectos de energías renovables”.

Es más, en el documento oficial presentado por la Comunidad de Madrid como Aportaciones para el Libro Blanco sobre un nuevo escenario tributario, el Institut Ostrom propugna “diez grandes reformas en el sistema fiscal español”. La última de ellas, que es la que cierra el catálogo y también el documento oficial del Gobierno de Díaz Ayuso, queda enunciada como sigue: “Profundizar en el federalismo competitivo”.

El texto de la entidad que preside el independentista Eric Herrera finaliza así: “Hay que profundizar, y no restringir, los elementos de federalismo competitivo que existen en nuestro ordenamiento jurídico, y reforzar la competencia administrativa con el fin de ofertar bienes y servicios públicos a un coste fiscal inferior”.

"Los independentistas a quienes Sánchez sirve"

Esa línea defensora del “federalismo competitivo” acaba de emerger con fuerza tras el anuncio de Andalucía y Murcia de que también eliminarán el impuesto exclusivo para ricos –el de patrimonio– y se sumarán así al hasta ahora caso único de Madrid. De forma simultánea al españolismo político,  el Ejecutivo madrileño venía ejerciendo una especie de independentismo tributario desde los tiempos de Esperanza Aguirre. Galicia, feudo histórico del nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha decidido bonificar patrimonio al 50%.

El 15 de octubre de 2021, cuando Institut Ostrom ya había desplegado al menos tres meses antes sus posiciones en el documento oficial de Madrid sobre la reforma fiscal, Isabel Díaz Ayuso publicó en El Mundo un artículo –titulado La descapitalización de España– que comenzaba así: “La campaña contra la capitalidad de Madrid esconde el peor diseño ideológico de los comunistas e independentistas a quienes Sánchez sirve”.

Lo que la entidad que preside el independentista Eric Herrera recomendó a la Comunidad de Madrid contiene relevantes medidas muy similares a las que, con mayor sutileza, auspicia el equipo de Díaz Ayuso. Básicamente un Estado de menor peso y potestades en materia de gasto público en aras de la “libertad”. Esa idea ya formaba parte del manifiesto independentista de 2016.

Condensadas por el propio Herrera en su respuesta escrita a infoLibre, la tabla de recomendaciones que se cierra con el llamamiento al "federalismo competitivo" contiene estos nueve puntos:  una reforma del régimen fiscal especial de impatriados, residentes temporales y nómadas digitales; una reforma de la fiscalidad de las stock options en startups y del carried interest de las gestoras de fondos y sociedades de capital riesgo; una reforma del Impuesto de Sociedades inspirada en el modelo de Estonia que incluya la compensación ilimitada de bases imponibles negativas y la exención sobre beneficios reinvertidos en la empresa; la eliminación del Impuesto a las transacciones financieras (ITF); la eliminación del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD); una reforma del IVA, que incluya la eliminación de tipos reducidos a la hostelería, restauración, transporte de pasajeros, libros y prensa, paquetes turísticos y jardinería; una reconfiguración del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en un Impuesto Sobre el Valor Territorial o del Suelo (IVT o IVS), eximiendo la inversión en estructuras residenciales y no residenciales; una reforma de las deducciones fiscales sobre el Impuesto de Sociedades para proyectos de I+D+I; y un impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono fiscalmente neutro.

Más sobre este tema
stats