Los vientos de más de 100 kilómetros por hora han provocado el desprendimiento de parte del revestimiento cerámico de la cubierta del edificio, que ahora ha sido cerrado al público. La Generalitat estudia pedir responsabilidades y asegura que tratará de restablecer la seguridad para reabrir caunto antes el Palau.

Más sobre este tema
Publicado el
stats