LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La especulación y el rentismo siguen dominando el mercado de la vivienda tras el fin de las 'golden visa'

Caza

Los ecologistas denuncian la muerte de un lince en una finca de Jaime Botín

Un ejemplar de lince ibérico.

infolibre

Ecologistas en Acción denunció este jueves que las circunstancias que rodearon la muerte del lince Kenitra en un coto de caza de Almuradiel (Ciudad Real) "ponen de manifiesto que nos encontramos con algo bastante más serio que un simple accidente de caza", por lo que señalan que se trata de "otra consecuencia de la gestión de caza intensiva y comercial que se está promoviendo por el Gobierno de Cospedal" en Castilla-La Mancha.

Navas de la Condesa es el nombre que recibe la finca donde murió este lince, que se encuentra en el "programa de reintroducción Iberlince", según señala la organización ecologista. El propietario de esta finca es el banquero Jaime Botín, el mayor accionista de Bankinter. "Este titular y esta finca, a pesar de gozar una inmerecida fama de buena gestión cinegética y puesta como modelo a seguir por el resto del sector, arrastra un historial de conflictos con especies protegidas", denuncia Ecologistas en Acción, que recuerda "en los años noventa fueron multados por la muerte de un águila imperial en un cepo".

Alrededor del 60% de especies de primates no humanos están amenazadas por la extinción

Alrededor del 60% de especies de primates no humanos están amenazadas por la extinción

Relatan que el incidente, que se produjo durante una batida para cazar zorros, tuvo lugar "a poca distancia del lugar donde se están soltando los linces del programa de reintroducción", todo ello "supuestamente con la autorización y conocimiento de la propia Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha".

El hecho de que los responsables de la finca avisaran de la muerte del lince "no tiene por qué ser una muestra de responsabilidad, ya que Kenitra llevaba un radiotransmisor por lo que no cabía otra opción que reconocer cuanto antes lo sucedido ya que se iba a saber en todo caso dónde había muerto el lince", argumentan los ecologistas.

Por ello, exigen a la consejera de Agricultura "una profunda investigación y una explicación urgente", subrayando "que no se queden en valorar el resultado final de este triste suceso, sino que profundicen en las causas subyacentes y en el conocimiento de los culpables de las decisiones que han dado lugar a esta lamentable situación".

Más sobre este tema
stats