LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

La financiación de la Iglesia

La España que no sostiene a la Iglesia: en siete comunidades marcan la X menos de un tercio de los contribuyentes

Mariano Rajoy, durante la reunión mantenida esrte martes con el presidente de la Conferencia Episcoapal Española, Ricardo Blázquez.

La Iglesia católica recaudó un total de 249,1 millones de euros a través de la declaración de IRPF del año pasado, según las cifras que la propia institución publicó este martes. Pero no en todas las comunidades autónomas la Iglesia tiene el mismo predicamento: mientras en territorios como Andalucía, la Región de Murcia o las dos Castillas más del 40% de los ciudadanos marcaron la X en su declaración de la renta para financiar a la jerarquía católica, en otros como Cataluña el porcentaje de contribuyentes que tomaron esta decisión no llegó ni al 20%.

Los ingresos procedentes de la declaración de IRPF de los contribuyentes son tan sólo uno de los métodos a través de los que la Iglesia católica obtiene fondos públicos de forma anual. No obstante, la persona que marca la X a favor de la Iglesia en su declaración no añade ni un euro de su bolsillo en el IRPF, sino que es Hacienda quien lo resta de los ingresos públicos totales. Es decir, el ciudadano que marca la X aporta el 99,3% de su cuota fiscal a la caja común, y no el 100%, como el resto de los contribuyentes.

En los últimos cinco ejercicios, la cuantía total que ha obtenido la Iglesia por este concepto ha sido muy similar: en la campaña de 2016, correspondiente a la declaración de la renta del ejercicio de 2015, la institución afirma haber ingresado 249,1 millones de euros procedentes del 34,93% de las declaraciones, lo que supone un millón menos que el año anterior pero millón y medio más que en 2013. Son seis las comunidades donde más del 40% de los declarantes marcó la X a favor de la Iglesia en 2015: Andalucía (un 41,9%), Castilla-La Mancha (que se lleva la palma con un 48,8%), Castilla y León (un 44,9%), Extremadura (46,8%), Región de Murcia (46%) y La Rioja (46,37%).

En el extremo contrario se sitúan siete comunidades autónomas, en las que una tercera parte o menos de quienes tributaron IRPF en 2015 decidió que el 0,7% de sus impuestos fuese a parar a manos de la Iglesia. Esa lista la encabeza de manera muy destacada Cataluña, donde únicamente un 19,76% de los contribuyentes marcaron la X. Junto a ella, no obstante, se ubican Galicia (un 27,4%), Canarias (un 28,3%), País Vasco (un 29,6%), Baleares (un 30,1%), Asturias (un 32%), la Comunidad Valenciana (un 33,1%).

Las cuatro comunidades restantes se sitúan dentro de esta estadística en un punto intermedio, ya que más de una tercera parte de sus contribuyentes marcaron la X de la Iglesia pero el porcentaje de quienes lo hicieron no alcanzó el 40%: es el caso de Aragón (37,3%), Cantabria (39,2%), la Comunidad de Madrid (un 39,7%) y Navarra (el 36,2%). No obstante, en términos absolutos –por su mayor cantidad de población–, es la región madrileña la que más aportó por este concepto en términos absolutos: un total de 72,3 millones de euros.

Las hermandades de El Rocío ganan la batalla del IBI

Las hermandades de El Rocío ganan la batalla del IBI

Unas cifras muy regulares

No obstante, las cifras de este año no son una peculiaridad. Tanto los ingresos totales de la Iglesia como los porcentajes de contribuyentes que, en cada comunidad autónoma, deciden marcar la X, se han mantenido estables en los últimos ejercicios. Desde 2011, el ejercicio más lucrativo para la Iglesia ha sido el de 2014, cuando obtuvo más de 250 millones de euros, y el peor ha sido 2011, cuando superó por poco los 247 millones de ingresos. Pero, de nuevo, tanto en esos dos ejercicios como en los de 2013  y 2012, las comunidades donde más de un 40% de los contribuyentes marcaron la X fueron Andalucía, las Castillas, Extremadura, Región de Murcia y La Rioja –Cantabria superó el porcentaje por décimas en 2013 y 2014–.

Tan estable es el porcentaje de contribuyentes que toma la decisión de financiar a la Iglesia a través del IRPF que, entre 2011 y 2015, sólo en cinco comunidades varió más de un 1% la cifra. La autonomía que en la que más personas dejaron de marcar la X entre esos años fue, en términos relativos, Navarra: para el ejercicio 2011 lo hacían un 37,9% de sus declarantes y para el de 2015, un 36,2%. El único descenso de una envergadura similar fue en la Región de Murcia, donde financió a la Iglesia un 47,2% de los contribuyentes con su declaración del ejercicio de 2011 y un 46% en su declaración del ejercicio de 2015. En el extremo contrario, los únicos aumentos de más de un punto porcentual entre 2011 y 2015 se produjeron en la Comunidad de Madrid (que de un 38% de los contribuyentes pasa a un 39,7%), La Rioja (del 45% al 46,3%) y (del 45,8% al 46,8%).

Más sobre este tema
stats