LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

El futuro de la monarquía

Las familias españolas se gastan por alumno en educación secundaria un 2% de lo que costará el Bachillerato de Leonor en Gales

Felipe VI y su hija, la princesa Leonor, en los jardines del Palacio de Marivent donde la familia real ha posado para los medios.

74.844 euros de diferencia. Esa es la cifra que separa lo que costará el bachillerato de Leonor de Borbón en Gales y lo que, de media, se gastaron por estudiante los hogares españoles en dos cursos de educación secundaria en 2019-2020. Según la Encuesta de Gasto de los Hogares en Educación publicada por el Instituto Nacional de Estadística, las familias invirtieron 778 euros por alumno en la educación secundaria de los estudiantes, es decir, 1.556 euros en dos años, un 2% de lo que tendrán que pagar los reyes Felipe y Letizia por el Bachillerato Internacional de la institución educativa Colegios del Mundo Unido (UWC) en el UWC Atlantic College de Gales. Los dos cursos costarán 67.000 libras esterlinas, unos 76.400 euros al cambio actual que pagarán los reyes con su asignación anual.

La princesa de Asturias se incorporará al colegio entre finales del próximo mes de agosto y principios de septiembre y residirá, como el resto de alumnos, de acuerdo con el régimen de internado que el centro tiene establecido dentro de su recinto, donde dispone de varias casas en las que los alumnos se distribuyen por grupos de nacionalidades, orígenes y confesiones diferentes, que conviven con profesores y empleados del centro. El programa académico se desarrolla en dos cursos (2021-2022 y 2022-2023) y comprende tanto materias de ciencias como de letras. Este programa se completa con un curso interdisciplinario común sobre teoría del conocimiento, una monografía de carácter investigador, así como un programa especial de creatividad (teatro, música, arte, etc.) acción (deportes) y una actividad que implique un servicio a la comunidad como, por ejemplo, mantenimiento de costas y bosques cercanos a la escuela. En el mismo centro, también han estudiado el rey Guillermo de Holanda o la princesa Elizabeth de Bélgica.

Pero no todos los alumnos forman parte de familias reales. El 75% de los alumnos de los UWC cuentan con una beca total o parcial para estudiar en estos centros. Porque la realidad de la educación fuera de estas instituciones es muy distinta. Incluso aunque se hable de educación privada. Según el INE, el gasto medio de los hogares españoles en un año de formación secundaria en este tipo de escuelas el curso pasado ascendió a 4.931 euros por estudiante;en la concertada, a 1.078 euros; y en la pública, a 336

El gasto de las familias, no obstante, aumenta si el alumno estudia en el extranjero. Así, según ese informe del INE, "el gasto medio se va incrementando desde los 950 euros correspondientes a los estudios realizados en el propio municipio de residencia hasta los 4.050 euros para los llevados a cabo en el extranjero". Aun así, esa cifra, que engloba desde los estudios de educación Infantil hasta los de la superior, es un 5,3% de lo que costarán los estudios de la princesa de Asturias.

El gasto de las familias, no obstante, no siempre ha sido el mismo. Según los datos extraídos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, desde el año 2009 aumentó progresivamente la inversión de los hogares en la enseñanza hasta alcanzar un pico en 2015. Concretamente, de los 315 euros de media por hogar hasta los 407 euros, un montante que disminuyó a los 399 en 2016. Desde entonces, el incremento fue constante. En 2017 se situó en 414 euros de media por hogar; en 2018, en 460; en 2019, el último dato disponible, en 480 euros

Ese aumento, en cualquier caso, no fue casual. Se produjo al mismo tiempo que la inversión pública en la educación disminuía. Eran los años de la crisis económica. Así lo recoge un informe elaborado por la Fundación BBVA junto al Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y publicado en septiembre del año 2018. Según sus conclusiones, "el gasto público en educación se redujo entre 2009 y 2014 un 3% anual y un 14% acumulado". Mientras tanto, "el gasto de las familias" palió ese "ajuste", aunque "no evitó la reducción del gasto total por alumno". 

La educación pública, similar en términos académicos

La noticia de la decisión de los reyes de enviar a su hija Leonor a estudiar a Gales, nada más ser anunciada, provocó rápidas reacciones. Y también críticas. El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, por ejemplo, publicó un tuit en el que criticaba con una evidente ironía el "coste modesto" del Bachillerato de Leonor. "Casi 6 veces el SMI [Salario Mínimo Interprofesional]", escribió. Por su parte, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aprovechó para reivindicar la "calidad educativa extraordinaria" de España, algo que también resaltan desde sindicatos y asociaciones de padres.

Leticia Cardenal, presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), asegura en conversación con infoLibre que "la educación pública en España es de calidad", por lo que admite que le cuesta creer que los reyes "no hayan encontrado ninguna escuela que pueda ofertar lo que realmente demandan". En la misma línea, Maribel Loranca, responsable de Enseñanza de FeSP-UGT, asegura que "el sistema educativo español es excelente y garantiza una formación de nivel". 

Los datos lo reflejan. En Madrid, la segunda nota más alta en las pruebas de acceso a la universidad del pasado año 2020 la obtuvo una alumna del instituto público San Mateo, único centro con Bachillerato de excelencia de la ciudad. En Barcelona, por su parte, la mejor nota de la selectividad la obtuvo otra alumna de un instituto público, el INS Puig Castellar, situado en Santa Coloma de Gramenet. En Galicia, tres de las mejores notas de la EBAU estudiaban en el IES Ordes, en A Coruña. Pero estos son solo algunos ejemplos.

Según el informe Desigualdades socioeconómicas y rendimiento académico en España, publicado por el Observatori Social de la Caixa a finales de 2018 [disponible en este enlace], el rendimiento académico en España no está relacionado con el hecho de que la escuela en la que estudien los alumnos sea pública o privada, sino con el nivel socioeconómico de los estudiantes. La conclusión del estudio, que analiza los resultados del informe PISA de 2015, es muy clara: los alumnos con menor nivel socioeconómico estudian, en su mayoría, en centros públicos. Y son estos estudiantes los que tienen más posibilidades de obtener peores resultados en los exámenes e, incluso, de repetir curso. Sin embargo, indica el informe, "la brecha en el rendimiento" de los alumnos "se reduce una vez se descuenta el efecto del nivel socioeconómico del alumno". "Es decir, el análisis demuestra que la calidad de centros públicos y privados resulta similar, siendo la composición socioeconómica de su alumnado el principal condicionante de las diferencias de rendimiento de sus alumnos", sentencia el estudio. 

Una gran parte del Gobierno, según publicó Abc, estudió en escuelas públicas. Lo hizo el líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que fue alumno del Ramiro de Maeztu, en Madrid; la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; la de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya; el de Consumo, Alberto Garzón; el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá; el de Justicia, Juan Carlos Campo; y la de Trabajo, Yolanda Díaz.

"La escuela pública educa ciudadanos en una sociedad democrática e igualitaria"

Enrique Mesa, profesor de Filosofía en un instituto y presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid (APFM), defiende por esos resultados la educación pública. "Tenemos un presupuesto por debajo de la media de la Unión Europea [España gasta el 3,1% de su PIB en primaria y secundaria, cuatro décimas menos que la media OCDE (3,5%), según publicó infoLibre], y los profesores tenemos más horas lectivas, por lo que tenemos menos tiempo para prepararnos las clases. A pesar de eso, en el terreno académico no estamos lejos de la media europea, y eso es gracias al esfuerzo que ponemos los profesores y al que ponen las familias", asegura. 

"Me han despedido, como al abuelo de Leonor": el autor del polémico rótulo se va al paro con humor

"Me han despedido, como al abuelo de Leonor": el autor del polémico rótulo se va al paro con humor

Pero además, dice, la educación pública tiene un valor añadido que no tiene ni la concertada ni la privada. "La escuela que garantiza el desarrollo de la persona no es la privada. Esta busca el desarrollo de determinado sector social, que es la clase alta, para ocupar una determinada posición social. La pública, en cambio, educa a ciudadanos en torno a una sociedad democrática y bajo los valores de igualdad de la Constitución Española", afirma. Además, critica, "la educación pública no es ni confesional ni partidista, mientras que la privada pertenece a una empresa y considera al alumno un cliente".

Por eso se muestra muy crítico con la decisión de enviar a la princesa de Asturias a estudiar fuera de nuestras fronteras. "La heredera de la corona de España se va a Gales a estudiar en un colegio de élite, bajo un sistema educativo extranjero, en una lengua extranjera. Y así se supone que va a aprender a ser una ciudadana española. Es una vergüenza y el gesto dice mucho de la noción que tiene la monarquía de España", sentencia. 

Loranca, por su parte, asegura que es la educación pública la que "garantiza la equidad y la igualdad de oportunidades". "Además es el absoluto reflejo de la sociedad, que es multicultural, diversa y plural. Y es muy importante estar en la realidad", afirma. 

Más sobre este tema
stats