La Fiscalía pide absolver a Errejón porque no ha quedado acreditada la patada al vecino de Lavapiés

El diputado Íñigo Errejón y el denunciante de la patada, durante el juicio.

infoLibre

La Fiscalía Provincial de Madrid ha pedido que se dicte sentencia absolutoria para el diputado de Más País Íñigo Errejón, por la presunta patada a un vecino de Lavapiés que le denunció, al considerar que "no ha quedado acreditado que haya sido autor de un delito leve de maltrato", según informa Europa Press.

Así se ha pronunciado la fiscal en el marco del juicio que se ha celebrado este viernes en los Juzgados de Plaza de Castilla después de que el pasado 25 de enero se suspendiera la vista oral porque el Ministerio Público vio "vulnerado el principio de imparcialidad objetiva" al ser la juez que juzga la misma que dirigió la investigación.

En esta sesión, que ha empezado poco después de las 10.00 horas y en la que el denunciante se ha ratificado y Errejón ha negado la patada, la Fiscalía ha estimado que de lo escuchado lo "único" que ha quedado claro es que ambos coincidieron en el barrio madrileño de Lavapiés la noche del 2 de mayo.

"En ningún caso ha quedado acreditado que esa patada se ha producido", ha dicho la fiscal durante la lectura de las conclusiones del Ministerio Público. Así las cosas, ha subrayado que "ninguno de los agentes policiales ha visto lo que ha ocurrido". "Si combinamos todos estos elementos, no hay ninguna prueba de cargo que deje acreditado que Errejón ese día y a esa hora dio una patada. No existe ninguna prueba", ha insistido.

La defensa del dirigente se ha adherido a la petición de la Fiscalía y ha asegurado que su cliente merece una sentencia absolutoria, aunque —a su juicio— "lo que ha quedado acreditado es que nunca se produjo una patada".

Por su parte, el abogado del denunciante ha pedido al Juzgado que condene al dirigente de Más País a una multa con 6.000 euros —100 euros por día durante 60 días— y a una indemnización de 1.500 euros.

Errejón niega la patada

En el marco del juicio, casi un año después de los hechos denunciados, Errejón ha negado ante el juez sustituto del Juzgado de Instrucción Número 16 de Madrid que cometiera un presunto delito leve de maltrato. "Yo no le he dado una patada a nadie en mi vida", ha dicho.

El dirigente ha llegado a los Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, poco antes de las 10.00 de la mañana. Es la segunda vez que se enfrenta a este juicio, ya que el pasado 25 de enero se suspendió la vista para preguntar a la Audiencia Provincial si la juez que le juzgaba debía abstenerse porque había dirigido la investigación previa y podría haber incompatibilidad. Finalmente, se fijó que el juicio estaría a cargo de otro juez.

Este viernes, Errejón ha negado de forma rotunda los hechos relativos a la presunta patada. "Yo le he apartado el brazo. Yo no le he dado una patada a nadie en mi vida. Lo que hago es apartar el brazo, porque me parece muy ofensivo que una persona a la que le has dicho que no varias veces diga: 'venga, rojillo'", ha dicho.

El diputado ha relatado que aquella noche salió con algunos amigos. Según ha explicado, habían ido a un bar en el que estuvieron hasta las 22.30 horas, porque había hora fijada para el cierre de los locales. A la salida, una vez que estaban en la calle, vio a dos señores que se le acercaban.

"El más bajito me dice: 'Hombre, Errejón'. 'Errejón, sácame una foto'", ha señalado el diputado, que ha explicado que se negó a tomarse la fotografía. "Perdóname, ha sido una campaña larguísima. Me tengo que ir'".

En el marco de su declaración, ha incidido en que aunque suele hacerse fotos "con todo el mundo", cuando dice que no "normalmente la gente lo entiende". "En este caso este señor me seguía insistiendo", ha subrayado.

Errejón ha dicho que se sintió "incómodo" e insistió en que no se haría la foto. Según el diputado, el vecino le respondió: "Venga, rojillo, sácate una foto conmigo", algo que ha negado el denunciante a la salida del juicio en declaraciones a la prensa.

El líder de Más País ha relatado que tras su negativa, el vecino se comenzó "a enfadar mucho" y que un compañero le sugirió que se fueran del lugar. "Yo me enfado con mi amigo porque encima me tengo que ir yo. ¿Pero por qué me tengo que ir yo?", ha dicho para luego añadir que el hombre le espetó: "Cabrón, te voy a joder la vida".

Preguntado sobre por qué esperó hasta el martes para comparecer ante los medios por lo sucedido, Errejón ha explicado que es ese día cuando tiene rueda de prensa en el Congreso. "Si yo tuviera que estar respondiendo a lo que se publica en digitales...", ha indicado sin completar la frase.

El denunciante ratifica que hubo patada

El denunciante, por su parte, ha ratificado la denuncia que presentó en instancias policiales. Ha hecho un repaso de los hechos que, según él, ocurrieron la noche del 2 de mayo de 2021, cuando bajó con su perro y un amigo a dar una vuelta por el barrio.

Ha asegurado que durante aquel paseo vio al dirigente de Más País y le dijo a su amigo: "Ese es Íñigo Errejón, le voy a pedir una fotografía". Según ha relatado, luego se acercó al diputado y le dijo que ya tenía una foto con el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero.

Al hilo, ha ratificado que el diputado le negó la foto y que le propinó una patada. "Cuando él me pega la patada siento un dolor muy grande", ha señalado tras insistir en que a raíz de lo sucedido le pidió a su amigo que llamara a la Policía, pero éste le dijo que no tenía teléfono.

"En 30 segundos salta un señor de color, un hombre de unos dos metros que dice: 'No llames a la Policía'", ha asegurado tras sugerir que sería "el guardaespaldas de Errejón".

Aunque el dirigente ha confirmado que el "hombre de raza negra" se encontraba en el lugar de los hechos, no ha hecho mención sobre si le conocía o no, solo ha dicho que estaba "avalanzándose a la gente".

El agente de la Policía de la patrulla de Seguridad Ciudadana que se acercó al lugar de los hechos ha asegurado que esa "persona de raza negra" es "un habitual de la zona". Durante su declaración, el denunciante ha negado que se dirigiera al diputado con insultos o malas maneras. Ha asegurado que no tiene algún tipo de animadversión contra Errejón, aunque ha reconocido que sí ha tuiteado en su contra en alguna ocasión. También ha negado ser de "ultra derecha". "Soy del Partido Popular", ha dicho.

En el marco del interrogatorio, el hombre ha subrayado que lleva un año con ansiedad. Además, según indicó ya en la denuncia, la supuesta patada le había afectado en una hernia que dijo tener. "Tuve mucha suerte, cuando fui al medico me dijo: 'Si esta usted 30 centímetros más cerca, las tripas las tiene usted en el suelo'", ha indicado.

Testigos difieren

En el juicio, que se ha extendido durante más de tres horas y media, han comparecido también dos agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y cinco testigos: un hombre que acompañaba al denunciante, que ha respaldado la versión en la que Errejón propina la presunta patada; una vecina que llamó a la Policía, que ha explicado que no llegó a ver el momento de la agresión, pero que sí vio al denunciante quejarse en la calle; y tres compañeros de partido de Errejón, que han asegurado que el diputado no pateó al vecino.

A la salida del Juzgado, el denunciante ha asegurado que está "contento" con el juicio y que espera que "se haga justicia". Además, ha defendido que lo que denunció "no ha sido una fake news". "Todo ha sido verdad", ha insistido.

Errejón, que ya había respondido a preguntas de los medios a su llegada, ha abandonado el edificio al finalizar la vista por otra de las salidas y no ha hecho declaraciones a la prensa.

Errejón será juzgado el 29 de abril por la presunta patada a un vecino de Lavapiés

Errejón será juzgado el 29 de abril por la presunta patada a un vecino de Lavapiés

Más sobre este tema
stats