Directo
Ver
La gran paradoja del 21A: un Parlamento más soberanista, una ciudadanía menos independentista

Elecciones 24-M

García Montero: “Me presento porque hace falta una izquierda clara”

Jesús Maraña, Luis García Montero, Nativel Preciado y Miguel Ríos, en la presentación del libro, este 5 de mayo de 2015 en Madrid.

Juanma Romero

Miguel Ríos lo definió como un "animal político". Pero Luis García Montero, poeta y candidato de Izquierda Unida a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, no está del todo de acuerdo con su amigo: se ve como un "animal rumiante y herbívoro". No piensa "dejar" el "proyecto de IU" en el que ingresó en 1986 –y diez años antes, lo hizo en el PCE–, porque ese proyecto "es como la hierba que necesita una vaca, un animal rumiante". Con esa imagen, el escritor quería resumir por qué decidió dar el paso de encabezar la lista de su formación en un momento muy complicado y convulso. Un porqué que es el motor del libro Conversación con Luis García Montero (Turpial, 2015), obra de Jesús Maraña, director editorial de infoLibre, presentada este martes en el hotel de Las Letras de Madrid. 

La razón es que no es un recién llegado, porque su vocación y su compromiso vienen de lejos, y entiende que ahora es el momento de dar la cara. Una trayectoria trenzada con la política desde su juventud, como subrayaron él mismo, el autor y los dos presentadores del acto, el cantante Miguel Ríos y la periodista Nativel Preciado. "Yo debía pasar de la militancia de base a la representación política porque mis compañeros me hacían una oferta y mi obligación era aceptarla. Creo en la necesidad de que en el proceso de regeneración de la democracia haya una izquierda clara". Y esa es, a su juicio, IU. García Montero recordó el Juan de Mairena de Antonio Machado, cómo se advertía de quienes quieren hacer la política sin el ciudadano. Algo de eso hay hoy. "Es que hay una cultura que quiere hacer la política sin nosotros. El desprestigio de la política y del periodismo tiene que ver con la voluntad de los intereses de los grandes grupos económicos que han configurado nuestra vida cotidiana, que quieren tener manos libres para provocar desigualdad y romper los mecanismos de vigilancia democrática sobre el poder. Y uno es el periodismo, y otro la política". 

La política, apuntó, "ha perdido soberanía", hoy "no rigen las constituciones, no rigen los parlamentos", hay un "infierno democrático donde se toman decisiones en los lobbies, en los despachos de los banqueros, pero conviene generar ámbitos de resistencia". 

Así que este era el momento "importante" para dar el paso adelante y asumir la candidatura de IU a la Comunidad, en la coyuntura más complicada de la federación en años, tras la marcha de la ganadora de las primarias, Tania Sánchez. "Los valores de la izquierda son fundamentales para que salgamos de la crisis hacia la igualdad, y no hacia la desigualdad. Vendrán más crisis y debemos tener músculo para resistir". Es lo que el cabeza de lista viene repitiendo durante su campaña, que IU es "imprescindible" para teñir de izquierdas el cambio en Madrid

"Está en mi convicción el sentirme en el proyecto de IU"

Lo dijo en la presentación, IU tiene un "papel fundamental que jugar" para asegurar una mayoría que "incline el cambio y la transformación" de la Comunidad y de España "hacia valores de la izquierda". Y por ello se dice "ilusionado". Además, aunque hasta ahora no había participado en reuniones internas –"donde se conspira", bromeó– porque ha tenido más relación con los movimientos cívicos, en estas semanas ha podido entrar en contacto con una organización de más de 5.000 militantes que "han hecho mucho" por "mejorar" la sociedad madrileña y por estar presente en "todas las reivindicaciones" de la izquierda. Por ello, "merecía la pena dar el paso". 

Hace una semana, se presentaba en la capital otra obra de la misma colección, Libros Urgentes, Conversación con Juan Carlos Monedero, escrito por Ramón Lobo, en la que el fundador de Podemos ya mostraba sus distancias con la cúpula, que acabaron con su dimisión de todos sus cargos. "Yo no tengo gran exclusiva que aportar aquí", dijo entre risas García Montero, para subrayar que no se le ha pasado por la cabeza abandonar el barco. En efecto, es un "animal y herbívoro", y "es difícil pedir a la vaca que no coma hierba", porque no es un acto de "generosidad" ni de "entrega", está en su condición. Símil que le sirvió para explicar su decisión. "Mi relación con IU no es un acto de generosidad ni de entrega, está en mi convicción el sentirme en el proyecto de IU", reafirmó. García Montero se acercó a la política hace casi 40 años años. En 1976 entró en la Universidad, en la "atmósfera del PCE", y pudo entrar en contacto con mucha gente que había "sacrificado mucho en la clandestinidad", y desde entonces, se fue "haciendo y deshaciendo", siempre apegado al mismo proyecto, formando parte de IU desde su fundación, en 1986. 

La génesis del libro es corta. Arranca hace dos meses, cuando la editorial Turpial le propone el libro, y elige a Maraña para protagonizar esa conversación con él. Quiso que fuera él, un "amigo íntimo", con quien tiene "absoluta confianza", y era hablar como consigo mismo o con su propia "conciencia". El periodista aceptó, porque "Luis es de las personas a las que no puedes decir que no a nada".

Como "escuchante", como "grabadora"

La conversación duró unas seis horas, y en ellas el director editorial de infoLibre quiso oficiar, como él mismo dijo, de "escuchante, de grabadora, de espejo, de transcriptor de la palabra" del candidato. El propósito era que hablara de política, pero no sólo, porque sin "todas las facetas" que rodean su vida no se explicaría bien "por qué da el paso que da". El resultado no es un libro árido sobre política, porque "está cargado de principios, de ideas", no sólo del protagonista, sino de las que le transmitieron otros. "Merece la pena dedicar tiempo a cazar ideas, compartir principios contra quienes nos venden que lo que importa es la eficacia inmediata –reflexionó el máximo responsable de este diario–. Si se olvidan los principios, las cuestiones de fondo, olvidamos lo más importante". 

"Ha sido un privilegio. Siempre te quedas con la sensación de que te faltan muchas preguntas –confesó Maraña–, pero eso restaría también mucha sinceridad o espontaneidad a lo que es, seis horas de conversación, con un pequeño guión. Estoy seguro de que Luis se arrepiente de unas cuantas cosas que dice en este libro".

Cierto, reconoció García Montero. Se dio cuenta de que había cosas que quizá no tenía que haber contado. Pero no pidió cambiar nada, no quería "defraudar al periodista", aunque aquello le provocara dolores de cabeza con los suyos y con los demás, como los comentarios sobre los artistas que apoyaron a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 (los que fueron motejados como los de la ceja), sobre el felipismo, sobre el neoliberalismo, sobre Podemos, sobre el periodismo, sobre la literatura... Que diera el paso en un momento así es un "gesto valiente", subrayó el periodista. Le producía "inquietud" el porqué. Y con la conversación intentó desentrañarlo. 

Poemas y música final

Juan Torres participa en un acto de IU y anima a la convergencia de la izquierda

Juan Torres participa en un acto de IU y anima a la convergencia de la izquierda

Ríos agradeció a Maraña la "inteligente parquedad" que emplea en el libro, dejando que García Montero sea el "torrente informador de sus emocionalidades" y explique su "inapelable vocación política", la del "ciudadano que se ve en la obligación de dar un paso adelante en defensa de la comunidad". Preciado le reconoció como un "excelente entrevistador", que descubre el lado desconocido del candidato, cuyo perfil "nada tiene que ver con el filósofo [Ángel Gabilondo, aspirante socialista a la Comunidad] y la jueza [Manuela Carmena, cabeza de lista al Ayuntamiento por Ahora Madrid]". No sabía, por ejemplo, que hizo su primer mitin con el histórico comunista Armando López Salinas en 1983. Y ahora se embarca en una singladura complicada, en un partido "con malas expectativas, según las encuestas", donde "no va a ganar nada, ni poder, ni dinero". García Montero "vive para la política, no de la política", distinción clásica de Max Weber. "Esto es más que la presentación de un candidato, es el cumplimiento de la palabra dada, la generosidad de quien acepta una carga en un momento difícil", aseguró Preciado. 

Ríos cumplimentó al candidato por no huir nunca de su "compromiso intelectual", por su "incuestionable bonhomía", por ser "tan fraternal y respetuoso" con los que llama hermanos mayores, los poetas más veteranos –como Rafael Alberti o Ángel González–, como con los jóvenes. 

Durante el acto en el hotel de Las Letras García Montero leyó dos de sus poemas, incluidos en el libro, Democracia dos y MadridDemocracia dos Madrid. Y Ríos cantó a cappella –no recitó– Oración. Buen rollo para una presentación a la que acudieron rostros conocidos de IU (Antonio Cortés, Julián Sánchez-Vizcaíno, Julián Sánchez Urrea) y del mundo de la cultura, como la escritora Almudena Grandes –pareja del candidato– o la actriz Maribel Verdú

Más sobre este tema
stats