La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

El futuro de Cataluña

El Gobierno concluye en un informe que es imposible una investidura telemática

Mariano Rajoy, en una Cumbre de la UE en Roma.

El Gobierno de Mariano Rajoy prepara el terreno para recurrir ante el Tribunal Constitucional una eventual investidura a distancia del presidente de la Generalitat de Catalunya. Tribunal Constitucional Será el miércoles de la semana que viene, día 17, cuando se active el mecanismo con la sesión constitutiva del Parlament. La legislación establece que en los diez días siguientes debe celebrarse un debate de investidura. Y, en un informe interno, el Ejecutivo destaca que el reglamento exige que el candidato a la presidencia presente su programa de gobierno y solicite la confianza del Pleno. Destaca el documento que las propias normas de funcionamiento interno de la Cámara autonómica no contemplan "la posibilidad de una presentación no presencial y no cabe por el carácter personalísimo del acto de presentación".

Como ya han venido insistiendo en los últimos días desde el PP y el Gobierno, el documento subraya que la "necesidad" de debates presenciales "forma parte de la esencia misma del parlamento como sede institucional de intercambio de posiciones entre los representantes de los ciudadanos de la comunidad autónoma". Y que para que este debate se pueda producir con "normalidad" es necesaria la presencia de los diputados "en un mismo lugar".

El texto recoge que "de forma excepcional, con una serie limitaciones y controles por parte de la Mesa, el propio Reglamento del Parlament de Cataluña (RPC) establece la posibilidad de delegación de voto en otro diputado". "Pero esta delegación es sólo en supuestos de baja por maternidad o paternidad, hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada debidamente justificada. La delegación, que se limita al ejercicio del voto de los diputados, se establece por lo tanto como una situación extraordinaria que, además, no afecta la exigencia de quórum presencial para la toma de decisiones", añade.

A juicio de los servicios jurídicos del Gobierno, la citada posibilidad de delegación se refiere exclusivamente a la votación, y no a la presencia. Supone "la excepción del mandato representativo". Un mandato "que se considera con carácter general como un mandato que se ha de ejercer con carácter personalísimo". Considerando la investidura un acto constitucional y estatutario "indudable" sólo se pueden entender "como actos de carácter indelegable y que han de realizarse de forma presencial", refleja el informa.

Sentar precedente

Además, el Ejecutivo de Rajoy advierte de que si se permite la defensa no presencial de un programa de Gobierno se sentará el precedente de que el resto de debates de puedan realizar sin necesidad de que los intervinientes estén en sede parlamentaria.

El informe también incluye un breve apartado destinado a mencionar las "consecuencias de un gobierno no presencial"

En este sentido, se recuerda que conforme a la Constitución y el Estatuto de Autonomía, el presidente de la Generalitat ostenta "la representación de la comunidad autónoma y la ordinaria del Estado en Cataluña". Y que estos preceptos se verían obstaculizados, cuando no impedidos, "si el representante para Cataluña se encuentra permanentemente fuera de la comunidad a la que debe representar". Esto, señalan los autores del informe, plantea ya un problema desde el momento de la toma de posesión del cargo.

Un día antes, en declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso de los Diputados, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, calificó de "burla a los ciudadanos catalanes y de huida hacia adelante", además de una vulneración del Reglamento del Parlament de Cataluña, la pretensión de los independentistas de celebrar una investidura de Puigdemont desde la distancia. En este sentido, acusó a los independentistas de querer retorcer el Reglamento y de pretender incumplir nuevamente la ley mirando solo "por sus propios intereses personales".

El Gobierno sostiene que el plazo para repetir elecciones en Cataluña se pone en marcha aunque se anule la investidura

El Gobierno sostiene que el plazo para repetir elecciones en Cataluña se pone en marcha aunque se anule la investidura

"Los constitucionalistas tendremos que tomar las decisiones que tengamos que tomar para intentar impedir que se vuelva cometer una nueva ilegalidad burlando y retorciendo el reglamento y las leyes que los propios catalanes se han dado", añadió.

La posición de los letrados del Parlament

Mientras, el diario La Vanguardia informa de que los letrados del Parlament llevan días es­tudiando todos los escenarios posibles que pueda plantear Carles Puigdemont desde Bruselas para optar a una nueva investidura. "La unanimidad es total a la hora de defender que la investidura del presidente de la Generalitat debe ser presencial", subraya la información.

Más sobre este tema
stats