Subida del Salario Mínimo

El Gobierno da un último plazo a la patronal antes de anunciar una subida del SMI pactada solo con los sindicatos

Yolanda Díaz, en una imagen de archivo
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

La decisión está tomada. El Gobierno anunciará la subida del Salario Mínimo Interprofesional en los próximos días y lo previsto es que su entrada en vigor tenga carácter retroactivo desde el mes de septiembre. Por el momento, y tras dos reuniones de la mesa de diálogo social, la postura de la patronal se mantiene inamovible: esta vez los empresarios no tienen la intención de alcanzar un nuevo acuerdo con el Ejecutivo de Sánchez y se oponen frontalmente a cualquier subida.

La ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, anunció que la de este lunes sería la última reunión con patronal y sindicatos y que, a partir de ahí, el Gobierno “tomaría una decisión”. Según ha podido saber infoLibre, las conversaciones entre el Gobierno y los empresarios han continuado después de la mesa de negociación y la intención de Trabajo es apurar las vías de diálogo para incluir a la patronal en el acuerdo. En todo caso, desde el propio ministerio recuerdan que, aunque deseable, el acuerdo no es requisito imprescindible para llevar adelante la medida, que el propio Pedro Sánchez calificó de “inminente”.

"Postura política de la patronal"

Todas las fuentes consultadas coinciden en el pesimismo en torno a la postura de la patronal. A diferencia de otras mesas de diálogo social (los empresarios han alcanzado hasta diez acuerdos estratégicos con el Gobierno de coalición en lo que va de legislatura), su actitud en la negociación del Salario Mínimo ha sido poco proclive al entendimiento. “Ni siquiera ha habido negociación como tal porque han expresado su rechazo absoluto a subir ni un euro el SMI desde el primer momento”, explican fuentes conocedoras de la negociación.

Desde el Gobierno se hace una interpretación “más política que técnica” de la negativa de la patronal. Tras diez acuerdos con el Gobierno que van desde la propia subida del SMI en enero de 2.020 a la negociación de los ERTE o las pensiones, hay quien opina en Moncloa que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, puede haberse quedado “sin margen de maniobra” para un nuevo apretón de manos con la coalición a cuenta del salario mínimo. A finales de junio, el propio Garamendi compareció ante la asamblea de la patronal entre lágrimas, tras las durísimas críticas y acusaciones recibidas desde incluso el Partido Popular a cuenta de su postura sobre los indultos. El propio Pablo Casado llegó a referirse a esos apoyos como “una platea subvencionada” y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, propuso que los empresarios “sufraguen con su dinero el camino a la independencia”. Una “presión política” que, en opinión de algunos interlocutores de la mesa de diálogo, “ha podido pesar en la patronal”.

Agricultores y empleadas del hogar

Fuentes del Gobierno sostienen que la CEOE ni siquiera ha podido esgrimir “argumentos técnicos” porque no han entrado siquiera a debatir la cantidad de subida del salario mínimo. “Simplemente han dicho no a que se suba”, explican esas fuentes, que también recuerdan que la patronal está pactando con los sindicatos subidas de hasta el 1,8% en los convenios colectivos. En el Ministerio de Trabajo prefieren no concretar aún la cuantía exacta de una subida que los expertos sitúan entre 12 y 19 euros. Desde el Ejecutivo se prefiere apurar los plazos antes de fijar esa cuantía para no cerrar la puerta a la patronal. “No será la misma subida si tenemos que negociar con los empresarios que si solo la pactamos con los sindicatos”, explican desde la Vicepresidencia segunda.

Tras meses de conversaciones y negociaciones en el seno de la coalición se concretará finalmente la propuesta de Yolanda Díaz, que viene proponiendo la actualización del Salario Mínimo desde principios de año. Tanto el presidente del Gobierno como la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, han defendido que posponer la subida era lo más “aconsejable” ante la situación de miles de empresas afectadas por la pandemia. Tras varios meses con datos históricos de creación de empleo y con la economía española apuntando a la recuperación, Calviño se abrió a finales de agosto a subir el SMI “en 2021”, sin concretar fecha. Esta misma semana la vicepresidenta económica hablaba del mes octubre como referencia, pero ha sido el presidente Pedro Sánchez quien ha dado luz verde para que, tal y como pedía Yolanda Díaz, se suba ya en septiembre.

Aunque en España no hay cifras oficiales de las personas que perciben el SMI, en el Ministerio de Trabajo calculan que la subida beneficiará aproximadamente a un millón y medio de trabajadores. El perfil se corresponde con empleados que se encuentran fuera del ámbito de los convenios colectivos, siendo los agricultores y las empleadas de hogar algunos de los sectores con mayores probabilidades de percibir el SMI. Por género sí existen datos más contundentes. La Encuesta de Estructura Salarial que elabora el INE, cuya información de salarios es la fuente más fiable en nuestro país por ser la más completa, señala que en 2019 la proporción de mujeres cuya ganancia estuvo en torno al SMI es mucho mayor que la proporción de hombres (concretamente el 25,7% de las mujeres se encuentra en el entorno del SMI frente al 11,1% de los hombres). Todos los indicadores señalan que el aumento del salario mínimo acometido en 2018 y 2020 ha reducido los niveles de desigualdad.

Sordo da por agotadas las negociaciones del salario mínimo: "La pelota está en el tejado del Gobierno"

Sordo da por agotadas las negociaciones del salario mínimo: "La pelota está en el tejado del Gobierno"

Más sobre este tema
stats