PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

Corrupción política

El juez de ‘Púnica’ sitúa al exalcalde socialista de Cartagena como uno de los cabecillas de la trama

El magistrado que investiga en la Audiencia Nacional el caso Púnica, Eloy Velasco, sitúa al exalcalde socialista de Cartagena José Antonio Alonso Conesa, "en la cabeza de un entramado de tráfico de influencias", según consta en un auto del pasado 1 de febrero, al que ha tenido acceso infoLibre.

Hasta la fecha, los autos sostenían que los cabecillas de la red corrupta eran el exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados, y su socio y amigo de la infancia, el empresario David Marjaliza.

En la resolución judicial, el magistrado considera "acreditado" que el exregidor de Cartagena "se ha concertado con diversas autoridades en Murcia, León y Madrid para la adjudicación de contratos públicos o para la facturación de trabajos a la administración a través de contratos públicos adjudicados a terceras empresas".

José Antonio Alonso Conesa fue alcalde de Cartagena por el PSOE entre 1991 y 1995. En las Elecciones Generales de 1989, Alonso Conesa obtuvo un escaño en el Congreso de los Diputados, cargo que mantuvo hasta 1996. También fue coordinador territorial del gabinete de Josep Borrell (1998–1999) en el PSOE.

Murcia y León

Tanto el caso de la Región de Murcia como el de la Diputación de León guardan ciertas similitudes, habida cuenta de que en ambos casos la trama trató de mejorar el posicionamiento online de canditatos del PP en ambos territorios: el consejero Juan Carlos Ruiz en Murcia y Marcos Martínez en León.

Y según Velasco, "el investigado Alonso Conesa, socio de Alejandro de Pedro [el informático de la Púnica] habría pactado con José Fidel Saura Guerrero (jefe de gabinete del consejero de Industria, Juan Carlos Ruiz) la realización por parte de personal de Alejandro de Pedro de varios contratos públicos, uno tramitado en el Instituto de Turismo de la Región de Murcia y otro en el Instituto de Fomento de la Región de Murcia", especifica el auto, que continúa: "Los cuales ampararían otros trabajos de manera encubierta como son la creación de un diario digital en Molina de Segura y su mantenimiento y la reputación y los trabajos en redes sociales del consejero de Industria, Turismo, Empresa e Innovación, todo ello con el conocimiento del consejero Juan Carlos Ruiz".

Asesoramiento político

En el caso de León, un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sitúa a Alonso Conesa junto a De Pedro al frente de la red corrupta: "Marcos Martínez, una vez accede al cargo tras la muerte de Isabel Carrasco, pretende consolidarse en el puesto haciendo uso de las pretendidas influencias de Alejandro de Pedro y José Antonio Alonso Conesa con personas influyentes del Partido Popular. Con el mismo propósito les confía su asesoramiento político y seguimiento de medios de comunicación, incluyendo la búsqueda de un jefe de prensa".

Y la contraprestación por estos servicios, explican los agentes de la UCO, sería la contratación de servicios a través de los diarios digitales, "que se pagan con la inserción de banners publicitarios, y el pago de servicios de asesoramiento. Estos pagos se realizan discrecionalmente por el presidente de la Diputación, no estando sometidos a fiscalización por razón de su cuantía, lo que le facilita poder destinar dinero público a los únidos fectos de consolidar su puesto en el partido y continuar como presidente".

Enlace con Granados

Tanto en Murcia como en León, el papel de Alonso Conesa sería el de conseguidor. En la Comunidad de Madrid, según el sumario, el exregidor de Cartagena actuó como enlace con los políticos. En su declaración tras ser detenido reconoció que fue él quien introdujo a Alejando de Pedro en el entorno del exsecretario general del Partido Popular de Madrid y presunto cerebro de la red Púnica, Francisco Granados, ya que era socio en otros negocios de su amigo David Marjaliza.

En este sentido, explicó que De Pedro quería conocer a Granados porque había estado estudiando los perfiles de los políticos madrileños y el entonces consejero de Presidencia tenía "una reputación on line de pena". "Y yo le puse en contacto con David, que fue mi socio y que es muy amigo de Paco [Granados]. Le llamé y se lo presenté", explicó.

Un sobre con 3.000 euros

En esa comparecencia, José Antonio Alonso Conesa también reconoció haber recogido un sobre con 3.000 euros que supuestamente el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria enviaba al informático de la red.

El exalcalde del PSOE de Cartagena relató el pago en negro que recibió a cambio de las tareas de reputación on line que la empresa EICO había realizado para mejorar la imagen en las redes sociales del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, en relación al ático de Estepona, y otros altos cargos de la Administración regional.

Agustín Alonso Conesa

Además de José Antonio Alonso Conesa, en el caso está imputado su hermano Agustín Alonso Conesa por su colaboración en la adjudicación de contratos de posicionamiento en internet en la Región de Murcia.

Además, y según reconoció a infoLibre el propio José Antonio Alonso Conesa, cuando fue arrestado por la Guardia Civil tenía en el bolsillo de su chaqueta la tarjeta de peajes asignada por el Congreso de los Diputados a la parlamentaria y exalcaldesa del PP en Cartagena Pilar Barreiro. "Me pasó su tarjeta para pagar el peaje de la autopista. Me la dio y yo la metí en el bolsillo de mi chaqueta. Al tiempo la llamé y le dije: 'Oye, tú me diste tu tarjeta', porque ella iba conduciendo y la tengo yo. 'Pues ya me la darás'. Y cuando me detienen llevaba la misma chaqueta. Y su tarjeta iba en el bolsillo”, explicó Alonso Conesa a este diario.

Más sobre este tema
stats