La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Entrevista a la portavoz de Más Madrid en la Asamblea

Manuela Bergerot: "Cuando crees que Ayuso no puede ir a más, reclama facturas a familias de las residencias"

Manuela Bergerot llegó a la portavocía de Más Madrid en la Asamblea tras el salto de Mónica García al ministerio de Sanidad. Nacida en Argentina en 1976, vivió el exilio en primera persona cuando sus padres se marcharon del país para huir de la dictadura argentina de Jorge Videla. Graduada en Información, Biblioteconomía, Archivística y Documentación en la Universidad Complutense de Madrid, uno de los campos en los que ha desarrollado su actividad política es la memoria histórica, de hecho, llevó a cabo labores de comunicación en la conocida como Querella Argentina. También ha sido secretaria de organización de Más Madrid, donde ha librado más de una batalla en la interna y cuenta con experiencia a la hora de negociar las coaliciones. Ahora es la líder de la oposición al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Todo un reto.

Lleva ya unos meses al frente de la portavocía de Más Madrid en la Asamblea. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido en este tiempo?

Lo que más me ha sorprendido es que cuando crees que Ayuso no puede entender peor aún lo que significa tener una mayoría absoluta, ella siempre va un límite más allá. Nos lo está demostrando con todo el tratamiento de las residencias mayores en la Comunidad de Madrid, que es la representación de un Gobierno en bancarrota moral. Y cuando crees que no puede ir más allá, cuando ni siquiera reconoce esos 'Protocolos de la Vergüenza' que se conmemoran hace ahora cuatro años, cuando no se ha dignado a ver a las familias, incide en esa revictimización, mandándoles la factura a los familiares de las residencias, esas facturas de la indignidad.

¿Cómo se confronta con una dirigente tan mediática e influyente dentro del PP como Isabel Díaz Ayuso? 

El modelo es el que representa Más Madrid, después de las dos últimas elecciones autonómicas estamos más consolidadas como líderes de la oposición. Son los madrileños los que nos están diciendo que valoran nuestro trabajo de fiscalización al Gobierno de Ayuso, es parte de nuestra responsabilidad porque tenemos un Partido Popular madrileño que es el peor PP de toda España. Pone a toda la administración y a la Asamblea a trabajar para impedir precisamente que hagamos nuestro trabajo. También intentamos confrontar constantemente, mostrando que hay un modelo que representa a ese otro Madrid plural, solidario y diverso.

Citaba ahora al PP de Madrid y decía que la organización es peor que el PP de Alberto Núñez Feijóo. ¿En qué se diferencian? 

Los vimos en las generales del 23 de julio, fue la propia Ayuso la que planteó un debate nacional de retroceso, de falta de valores y de mentir sin ningún tipo de pudor con tal de llegar al poder. Y frente a eso, se está demostrando no sólo que hubo una mayoría progresista, sino que además estamos viendo a marchas forzadas cómo se desmorona el personaje de la señora Ayuso. Esa carrera que ella tenía pensada para liderar el PP a nivel nacional, está cada vez menos acreditada con todo lo que está ocurriendo. No sólo por lo que ocurrió en las residencias de mayores, sino porque Ayuso es la que está en el centro de todos los casos de corrupción que vemos diariamente, gracias al trabajo de fiscalización de los medios de comunicación.

Cuando a ella se le limita ese ascenso al PP nacional, lo peor es que el único camino que le queda es gobernar la Comunidad de Madrid, pero viendo cómo lo único que hace es confrontar con Pedro Sánchez, está claro que a ella no le gusta ser presidenta de la Comunidad de Madrid. Podemos resumirlo en protocolos de la vergüenza y los casos de corrupción, pero no es conocida ahora mismo por nada que haya mejorado la vida de los madrileños y las madrileñas. Y frente a eso, menos mal que está Más Madrid para atender a cuestiones como el derecho a la vivienda, a la educación o la sanidad.

Insiste en que el liderazgo de Díaz Ayuso se está demorando, pero en el Gobierno madrileño recuerdan que obtuvo mayoría absoluta el pasado año. ¿A qué achaca ese buen resultado?

Ayuso puede tener una mayoría absoluta, pero en los últimos días hemos visto cómo, tanto el PP madrileño como la señora Ayuso, han puesto a la administración pública al servicio de los intereses de un particular, es el síntoma del desgaste y de la descomposición precisamente de ese personaje que encarna la presidenta madrileña. Todo comienza con una rueda de prensa de la señora Ayuso en el Consejo de Gobierno en la que no sólo nos miente, sino que sale como abogada defensora de un defraudador confeso. En el siguiente paso, vemos que pone a disposición a su jefe de gabinete a defender a su novio y lo hace, además, amenazando a los periodistas. Es ella la que también está detrás de esas amenazas. Esto es un problema de un individuo, este no es el caso Alberto González Amador, es el caso Ayuso.

Este no es el caso Alberto González Amador, es el caso Ayuso

Tanto usted como personas de su formación han criticado que desde la Comunidad de Madrid se den subvenciones a determinados ‘medios’ que después, con la ayuda de Telemadrid, difunden noticias falsas. ¿Qué papel les achacan en todo este entramado?

Desde el momento en que vimos cómo cerró el año 2023, retorciendo los reglamentos para controlar tres entidades que son tan importantes para la calidad democrática en la Comunidad de Madrid, y una de ellas fue la televisión pública. Es un síntoma que puede ser muy mundano, pero es muy burdo, y es lo que hizo la televisión pública de ir a cubrir la boda del alcalde. Es su vida privada, a los madrileños no nos interesa como nos pueden interesar las grandes manifestaciones en defensa de la sanidad o de la educación pública, que precisamente se estaba realizando el mismo día de la boda del alcalde y no la cubrieron.

Ya lo dijo Miguel Ángel Rodríguez hace tiempo, con controlar los medios de comunicación tienen parte de su trabajo hecho y esa manipulación está hecha, además, con dinero público de todos. A nosotras nos impiden hacer un trabajo de fiscalización, para saber dónde se destina ese dinero, y después, a los medios de comunicación que no responden precisamente a esas subvenciones desproporcionadas, los amenaza. No sólo va en detrimento de los medios de comunicación, va en detrimento de la calidad democrática en nuestra región.

¿Desde Más Madrid defienden que no se pueda subvencionar a ningún medio?

No sólo tenemos el deber de denunciarlo, sino que además hay que regularlo para que no sean los medios de comunicación los que estén en el servicio de un partido político o del poder, sino al de la ciudadanía.

Han pedido que los responsables de Quirón, que están en el centro de los negocios de Alberto González, den explicaciones en la Asamblea. Pero parece difícil llegar a un consenso con el PP de Madrid, ¿qué otras vías plantean?

Desde luego lo que no vamos a hacer es bajar los brazos. En esto se trata de ser constantes, insistentes y con el convencimiento de que no sólo es nuestro deber, sino que es lo que nos está exigiendo la ciudadanía. No sólo es un debate que se debe dar dentro de las instituciones, es un debate que también está afuera y hay que darlo junto a la sociedad civil y los medios.

¿Cuáles son los próximos pasos de Más Madrid como organización, habida cuenta de que ya tienen un ministerio de la mano de Mónica García? ¿Aspiran a tener un escaño en las europeas?

En Más Madrid tenemos un proyecto a largo plazo porque se ha hecho política históricamente desde Madrid, pero nunca se ha hablado de los problemas y de los anhelos de los madrileños. Los votantes nos han confirmado que la idea del proyecto político que tenemos funciona y nos han hecho estar en ocho gobiernos de ayuntamientos de la Comunidad de Madrid. Y lo mismo que queremos para los madrileños lo queremos para todos los españoles. No tuvimos miedo, nos arremangamos y es un orgullo contar con Mónica García al frente del Ministerio de Sanidad.

Se ha hecho política históricamente desde Madrid, pero nunca se ha hablado de los problemas de los madrileños

Estamos cada vez en más espacios y, efectivamente, también Más Madrid va a formar parte de esa coalición de Sumar en las europeas para frenar a la ola reaccionaria y mostrar esa España plural que ya somos a nivel de Estado. Esperamos que muy prontito, esta misma semana, podamos ya mostrar quiénes van a encarnar la batalla de la transición ecológica frente al retardismo climático, de los presupuestos expansivos frente a la austeridad, de los derechos humanos, de la interculturalidad... Más Madrid va a estar ahí.

Le preguntaba por las europeas porque me consta que las negociaciones están siendo complicadas. ¿Ustedes han elegido a su representante? En infoLibre nos consta que el nombre de Eduardo Rubiño estuvo encima de la mesa. [Esta entrevista se realizó antes de conocer que Sumar dará el segundo y tercer puesto de la lista a los comunes y Compromís]

Es lógico que todas las organizaciones quieran estar, ahora hay que ponerse de acuerdo, la política son consensos. Y nuestra organización es la que debe decidir quién encarna mejor ese puesto, lo vamos a ver dentro de poco.

¿Usted tiene alguna preferencia? 

Tenemos grandes compañeros y compañeras que han mostrado su compromiso desde todos los lugares donde han estado y estaremos allí con el mismo compromiso. En la Asamblea, en los municipios, en el Ayuntamiento de Madrid y en el Parlamento Europeo.

Más Madrid es uno de los pilares que tiene Sumar en todo el territorio español

Volviendo al tema de Sumar. ¿Qué papel quieren ejercer ustedes? ¿Les parece bien que Sumar se despliegue territorialmente en la Comunidad de Madrid?

Más Madrid es uno de los pilares que tiene Sumar en todo el territorio español. Y Sumar sabe que cuanto más fuerte sea Más Madrid, más fuerte serán ellos también. Nosotras hemos hecho un trabajo ingente en los últimos cinco años, algo que está fuera de los focos y de la épica inmediata, que es volver a conectar a los madrileños en la participación, en la política y ofrecerles un trabajo de unidad. A día de hoy hay un 93% de los madrileños que tienen una asamblea de Más Madrid a su alcance para seguir escuchando y tejiendo, desde el municipio más pequeño al más grande. Ahí estamos para ser cada vez más fuertes y para que Sumar también tenga buenas raíces en la comunidad madrileña. 

Desde la dirección de Sumar defienden que haya una estructura mixta en la región, es decir, representantes de su formación y de Más Madrid en un mismo espacio. ¿Cómo les suena?

No va acorde a la forma en que Más Madrid construye. Hemos levantado una organización de abajo hacia arriba, con un liderazgo como el de Mónica García, que además ahora está encargándose de una de las mayores preocupaciones de los madrileños, que es la sanidad, para toda España. Más Madrid se ha mostrado como la casa de todo progresista que quiera darle la vuelta al Gobierno del peor Partido Popular. Y aquí estamos abiertos para todo el que quiera sumarse de cara al 2027.

Ustedes, entonces, reivindican que tienen la estructura, pero Sumar reclama también tener presencia en la Comunidad de Madrid. ¿Cómo se podría solventar este debate?

Todos los debates son necesarios. Tenemos que ser creativas en cómo seguir fomentando la participación en política y creo que, en nuestro caso, lo hemos demostrado. Ahora mismo hay 57 asambleas municipales, 20 asambleas sectoriales que dirigen nuestros ejes políticos y todos ellos son asambleas abiertas a la participación de todo ciudadano progresista.

¿Incluye ahí a Izquierda Unida Madrid, que ha sido muy clara en sus planteamientos reivindicando que su espacio debe ser respetado?

Izquierda Unida es otro partido, con una trayectoria importante y con una organización con la que gobernamos en coalición en algunos ayuntamientos como en Rivas-Vaciamadrid. Allí hemos demostrado un entendimiento electoral con el objetivo precisamente de gobernar para seguir ensanchando derechos sociales.

Antes ponía en valor el trabajo de Mónica García en el ministerio. ¿Le he pesado de algún modo ser su sucesora en la Asamblea? ¿Ha sentido esa presión?

Fíjate, es un orgullo increíble tener a Mónica como ministra de Sanidad. Ella representa a la perfección lo que es Más Madrid, porque nuestro objetivo es mejorar la vida de la gente a través del consenso. Y también ha demostrado que tiene valentía, se ha puesto al frente a ese lobby que es la industria del tabaco, es un motivo de orgullo.

Decidiremos como organización quién es la persona que mejor el futuro de Más Madrid

¿Le gustaría que Mónica García fuera, de nuevo, la candidata en la Asamblea de Madrid? ¿O se ve usted en ese cargo?

De fontanera de Más Madrid a ariete contra Ayuso: quién es Manuela Bergerot, el relevo de Mónica García

De fontanera de Más Madrid a ariete contra Ayuso: quién es Manuela Bergerot, el relevo de Mónica García

Uy, queda mucho para eso. Todavía tenemos que seguir aquí en la Comunidad de Madrid tratando de descomponer ese personaje de Ayuso y demostrando que hay un horizonte posible para los madrileños. Luego decidiremos como organización quién es la persona que mejor encarna ese futuro.

Insiste en que ustedes están aquí para mejorar la vida de la gente, pero una de las críticas que sobrevuela en la izquierda es que es más eficaz en la oposición que en el Gobierno. ¿Podría pasarles factura también el desgaste por estar al frente de un ministerio?

Yo estoy muy orgullosa de todas las medidas que se están avanzando desde el Ministerio de Sanidad, pero también desde todos los ministerios de Sumar. Si no estuviéramos ahí, el PSOE se podría conformar con no retroceder. Pero es Sumar y Más Madrid quienes empujan a seguir ensanchando derechos con valentía. En eso estamos y en eso vamos a seguir indicando cuál es el camino. Vemos cómo hay dos PSOE. Cuando se acercan las elecciones, reclama el derecho a la vivienda, anuncia la construcción de vivienda pública y dice que la vivienda no es un bien de mercado. Pero en el resto del año, cuando no hay más elecciones a la vista, la vivienda sí es un bien de mercado. Por un lado, vota a favor la ley estatal de vivienda; por el otro, no apoya que se puedan regular los precios del alquiler en la Comunidad de Madrid. Al Partido Socialista le falta un poco de valentía durante todo el año y nosotros estamos ahí para que cambiarlo.

Más sobre este tema
stats