Un misterioso grupo de empresas vinculadas al Banco Rossiya reúne miles de millones en activos relacionados con Putin

Ilustración

Olesya Shmagun (OCCRP), Denis Dmitriev (Meduza), Miranda Patrucic (OCCRP), Ilya Lozovsky (OCCRP)

Los periodistas se han esforzado durante años por determinar qué patrimonio tiene Vladímir Putin.

El presidente ruso, que cultiva una imagen pública de patriotismo sobrio, ha sido vinculado a una serie de lujosas propiedades, como un inmenso palacio en el Mar Negro, las hectáreas de viñedos circundantes, una estación de esquí y un chalé al norte de San Petersburgo.

Pero siempre ha sido imposible relacionar la propiedad de estos bienes directamente con Putin a través de un rastro documental. Muchas veces han sido amigos de Putin quienes han dado un paso adelante para reclamarlos como propios.

Un viejo amigo y antiguo sparring de judo del presidente ruso, Arkady Rotenberg, dice ser dueño del palacio del Mar Negro. Los viñedos de los alrededores se reparten entre otros dos socios de Putin: el hijo de uno de sus amigos de la infancia y un conocido oligarca, Gennady Timchenko. La villa al norte de San Petersburgo pertenece a Sergei Rudnov, el hijo de otro viejo amigo que murió en 2015.

Pero todos estos activos, aparentemente en manos de varias personas diferentes, tienen algo en común: son propiedad de empresas y entidades sin ánimo de lucro que están conectadas entre sí por una infraestructura técnica subyacente visible a través de un dominio de correo electrónico: LLCInvest.ru.

Todos los activos importantes que se han atribuido públicamente a Putin comparten esta conexión.

Así lo prueban diversas pruebas documentales obtenidas por el consorcio periodístico OCCRP, que compartió su investigación con diversos medios de comunicación internacionales, entre ellos infoLibre en España.

Lo que podríamos denominar "empresas de LLCInvest" también poseen otras docenas de propiedades y negocios valiosos. Algunas están relacionadas con el Banco Rossiya, una entidad ampliamente conocida como "el banco de Putin", mientras que otras pertenecen en última instancia a miembros de su círculo íntimo. Esta entidad financiera comenzó a amasar un imperio empresarial con intereses en medios de comunicación, telecomunicaciones, inmuebles y turismo después de que Putin fuera elegido presidente por primera vez en el año 2000.

Los periodistas de OCCRP y de Meduza se fijaron en LLCInvest.ru después de que una investigación de 2017 del semanario ruso Sobesednik señalara que era utilizada por una red de organizaciones sin ánimo de lucro fundada por los amigos de Putin. Siguiendo esta pista, encontraron decenas de otras empresas y entidades sin ánimo de lucro cuyo personal y propietarios utilizan direcciones de correo electrónico en este dominio, y que parecen estar interconectadas.

El dominio LLCInvest.ru está alojado en una empresa tecnológica llamada Moskomsvyaz, que a su vez está estrechamente vinculada al Banco Rossiya. El año pasado, una fuente filtró a los periodistas una gran cantidad de metadatos de correos electrónicos de Moskomsvyaz, que revelaban que los gerentes, propietarios y empleados de estas empresas de LLCInvest, aparentemente sin relación entre sí, se comunicaban con frecuencia de un modo que sólo cabría esperar de personas que trabajan juntas.

Por ejemplo, Rudnov, el hijo de un viejo amigo de Putin, es el propietario de una empresa llamada Volna que utiliza el dominio LLCInvest.ru. Los correos electrónicos filtrados muestran al cofundador de una empresa de LLCInvest completamente diferente debatiendo sobre las finanzas de Volna con otro hombre que utilizaba una dirección LLCInvest.ru. Ninguno de ellos tiene ninguna conexión pública con Volna.

Otra filtración proporciona pruebas adicionales de que las empresas LLCInvest trabajan juntas. Los correos electrónicos de una empresa constructora que levantó una villa al noroeste de San Petersburgo conocida localmente como "la dacha de Putin" muestran que tres empresas diferentes de LLCInvest son propietarias de distintas parcelas alrededor del complejo, mientras que una cuarta entidad –una organización sin ánimo de lucro aparentemente dedicada al "renacimiento de las tradiciones marinas"– gestionó la construcción.

"La única explicación que veo es que estas empresas están unidas por un sistema de gestión común", indicó un experto en corrupción en Rusia que revisó los hallazgos de OCCRP. [No se le identifica porque relacionarse con OCCRP, considerada una entidad "indeseable" por las autoridades rusas, puede conllevar ahora una severa sanción legal, incluido ir a prisión).

Muchos de los propietarios de las empresas de LLCInvest proceden de un grupo de amigos y socios que se agruparon en torno a Putin cuando éste era un alto funcionario de San Petersburgo en la década de 1990, añadió. "[LLCInvest] se parece sobre todo a una cooperativa, o a una asociación, en la que sus miembros pueden intercambiar beneficios y propiedades", concluyó.

En total, los periodistas pudieron identificar 86 empresas y entidades sin ánimo de lucro que parecen formar parte de esta red informal. En conjunto, poseen activos por valor de cerca de 4.300 millones de euros, incluyendo mansiones, aviones, yates y cuentas bancarias repletas de fondos. Todas ellas están interconectadas y comparten los mismos administradores, direcciones de registro y proveedores de servicios, como auditores y registradores.

Un puñado de estas sociedades son propiedad directa del Banco Rossiya, mientras que varias docenas más pertenecen a miembros del consejo de administración o accionistas del banco, entre los que se encuentran el empresario multimillonario Yuri Kovalchuk y la rumoreada amante de Putin, Svetlana Krivonogij. Unas 18 empresas parecen no tener ninguna relación con el banco a primera vista, pero en realidad pertenecen a empleados de la entidad de menor nivel. El resto son mayoritariamente propiedad de amigos y socios de Putin, como Rotenberg y Rudnov.

En un intento por entender mejor la configuración de LLCInvest, los periodistas enviaron correos electrónicos a más de 100 cuentas descubiertas en el curso de esta investigación, incluyendo directivos y accionistas de las compañías. Un rastreador de correos electrónicos mostró que se abrieron docenas, y algunos enviaron respuestas automáticas de "fuera de la oficina", pero ni una sola persona respondió a las preguntas planteadas.

Los periodistas también se pusieron en contacto por teléfono con cinco representantes de empresas de LLCInvest. Cuatro colgaron sin hacer comentarios. Un hombre que figuraba como administrador de varias empresas confirmó que utiliza una dirección LLCinvest.ru, que se le asignó después de ser contratado, pero dijo que no sabía quién era el propietario de las empresas. "Soy un humilde empleado y me ocupo de mis asuntos. Sólo firmo papeles", confesó. "¿Saben que a veces personas indigentes son registradas como directivos de una empresa? Yo no soy un indigente, pero firmo los papeles, como ellos, sin entrar en detalles".

Moskomsvyaz, la empresa que aloja el dominio LLCInvest, no respondió a las preguntas planteadas. Cuando una periodista llamó, haciéndose pasar por un potencial cliente, para ver si era posible que alguien utilizara los servicios de Moskomsvyaz, fue dirigida a un empleado de soporte técnico que pidió que se enviaran las solicitudes por correo electrónico y señaló que la "política" de la empresa era no aceptar "clientes privados". Los repetidos correos electrónicos quedaron sin respuesta.  

OCCRP envió al Kremlin una descripción detallada de los hallazgos realizados para conocer su versión. Un portavoz oficial se limitó a responder: "El presidente de la Federación Rusa no está vinculado ni relacionado de ninguna manera con los activos y organizaciones que ustedes mencionan".

Todavía se desconocen muchas cosas sobre las empresas de LLCInvest, entre ellas si representan una especie de estructura de holding informal o simplemente comparten infraestructura técnica. Incluso se desconoce el alcance total del universo LLCInvest, siendo la cifra de 86 empresas y entidades sin ánimo de lucro una estimación conservadora. Pero analizados en conjunto, estos hechos ofrecen una imagen intrigante de cómo el Banco Rossiya conecta miles de millones en activos, procedentes del círculo íntimo de Putin, de una manera que parece beneficiar al propio presidente.

Villas, yates y dinero en efectivo

En la norteña república rusa de Carelia, a orillas del Golfo de Finlandia, se encuentra una hermosa mansión de ladrillo conocida como Villa Sellgren. Diseñada por un célebre arquitecto finlandés antes de la revolución rusa, fue utilizada para rodar una exitosa película soviética sobre Sherlock Holmes.

En 2017, la casa se hizo famosa por segunda vez. Citando fuentes de la administración local y de los residentes de la zona, el canal de televisión independiente Dozhd informó de que la mansión se había convertido en un destino vacacional para Putin. Dozhd también descubrió que la villa era propiedad de Rudnov, el hijo de un viejo amigo de Putin.

Rudnov utiliza una dirección de correo electrónico de LLCInvest, al igual que el directivo de la empresa a través de la cual posee la casa, llamada Sever. La propiedad es administrada por alguien sin conexión externa con Sever, un hombre llamado Pavel Zaitsev que también es dueño de varias otras compañías de LLCInvest, según muestran los correos electrónicos filtrados.

Y no se trata sólo de Villa Sellgren. Casi todos los demás bienes que investigaciones periodísticas anteriores han asociado con Putin, incluido el palacio del Mar Negro, son propiedad de una empresa del universo de LLCInvest. Entre ellas se encuentran la estación de esquí de Igora, donde su hija celebró su boda; múltiples casas de vacaciones supuestamente utilizadas por Putin; y una mansión en una zona lujosa cerca de Moscú que en su día perteneció a la hija de Putin y a su marido.

Las empresas de la red también son propietarias de varios yates de lujo, dos de los cuales han sido vistos navegando entre diferentes propiedades vinculadas a Putin. Un tercero es propiedad de su supuesta amante, Svetlana Krivonogij.

Al menos una de estas embarcaciones parece estar gestionada conjuntamente por varias empresas de LLCInvest.

Un yate de aluminio de 14 metros de eslora, llamado Brizo 46, fue adquirido por una empresa llamada Unison por 1,2 millones de euros en 2015. El único accionista y antiguo director de Unison, Vladimir Avramenko, utiliza una dirección de correo de LLCInvest.ru.

Pero los correos electrónicos filtrados muestran que gestores asociados a una entidad de LLCInvest completamente diferente –una organización sin ánimo de lucro destinada a promover las "tradiciones de la aviación rusa"– organizaron la importación del yate a Rusia.

Estos gestores, Larisa Isaeva y Alexander Samosyuk, no tienen sobre el papel ninguna relación con Unison, pero elaboraron juntos una estrategia para reducir el pago de impuestos por el yate cuando se importó.

Según los registros de aduanas, los yates de las empresas LLCInvest suelen pasar el invierno en un almacén de yates cerca de la ciudad finlandesa de Kotka, no muy lejos de San Petersburgo. Se trata de la misma instalación en la que el supuesto yate Fotinia del ex presidente y primer ministro Dmitri Medvédev fue descubierto recientemente por periodistas finlandeses.

Y la instalación también tiene una conexión con los amigos de Putin: Dmitry Gorelov, antiguo accionista del Banco Rossiya que supuestamente ayudó a financiar la construcción del palacio de Putin en el Mar Negro, le concedió un préstamo sin intereses a la empresa propietaria.

No se trata sólo de yates y casas de vacaciones: los últimos registros disponibles muestran que las entidades de LLCInvest tienen más de 475 millones de euros en efectivo en sus cuentas, según descubrieron los periodistas.

'Área de vuelo: todo el mundo".

Las sociedades de LLCInvest son en su mayoría empresas privadas que mantienen una presencia pública mínima. Russair es una excepción. Aunque utiliza la misma infraestructura técnica que las demás, también tiene en funcionamiento una página web que anuncia una serie de servicios relacionados con los aviones.

Presentándose a sí misma como una "compañía aérea de desarrollo dinámico", Russair afirma que ofrece vuelos chárter que puede organizar en cualquier momento, de día o de noche. "Área de vuelo: todo el mundo", proclama la página web.

Pero cuando un reportero de OCCRP llamó a la compañía para reservar un vuelo chárter, la mujer que contestó no parecía dispuesta a cerrar el trato. Se negó a responder a preguntas sobre los servicios de Russair y pidió que se le enviara una consulta por correo electrónico. Nunca hubo respuesta.

De hecho, los registros de la agencia de aviación civil rusa muestran que Russair tendría problemas para transportar clientes. No tiene aviones, y sólo dos helicópteros, registrados para el transporte comercial. Otros cuatro helicópteros y dos jets de negocios Falcon 7X están registrados para su propio uso, pero no pueden transportar clientes comerciales.

Varios indicios sugieren que Russair puede estar vinculada a Putin.

Según la web de seguimiento de vuelos FlightRadar, los aviones de la compañía realizan rutas entre San Petersburgo, Crimea y la ciudad turística del Mar Negro de Gelendzhik. Estas zonas albergan algunos de los activos más importantes relacionados con Putin que poseen las empresas de LLCInvest.

El avión más caro de la flota de Russair, valorado en casi 40 millones de euros, es un Falcon 7X que vuela con el número de serie RA-09009. El mismo número fue utilizado en su día por otro Falcon 7X que perteneció a la Administración presidencial rusa.

Utilizando datos de FlightRadar, OCCRP pudo corroborar las afirmaciones de varias fuentes del sector de que Russair transporta pasajeros de alto perfil protegidos por el Servicio Federal de Seguridad.

En varias ocasiones, algunas tan recientes como el pasado mes de julio, su Falcon 7X voló con el número de serie RSD09009. Según el sistema internacional de códigos de aerolíneas, las letras RSD hacen referencia al Destacamento de Vuelos Especiales, una aerolínea estatal que transporta al presidente y a otros altos cargos. Según fuentes del sector, esta designación indica que el vuelo transportaba pasajeros especialmente protegidos. Sólo Putin y otros siete altos cargos tienen derecho a esa protección, aunque el presidente puede decidir concederla a otras personas de forma discrecional.

A la vista de estos hechos, cabe recordar que un bloguero ruso vinculó en su día el avión a Alina Kabaeva, una campeona olímpica de gimnasia rítmica y presunta novia de Putin. El autor no aportó ninguna prueba documental de que ella estuviera a bordo, pero señaló fuentes públicas que mostraban que el avión estuvo presente en ciudades que se sabe que ella visitó.

A pesar de coordinar todos estos vuelos, los registros contables de Russair muestran que en realidad no es propietaria de ninguno de los aviones que opera. En su lugar, todos son alquilados a una compañía de seguros llamada Sogaz, que era propiedad del gigante estatal del gas Gazprom hasta que fue vendida en 2004 como parte de una reestructuración.

Para sorpresa de muchos agentes del mercado, Sogaz fue adquirida por estructuras vinculadas al Banco Rossiya, poco conocido en aquel momento.

De las estaciones de esquí a las costas del sur

Aunque las empresas de LLCInvest poseen palacios, residencias y yates que parecen ser activos privados, muchas de ellas parecen funcionar más bien como vehículos de inversión, manteniendo grandes participaciones en empresas.

Hace tiempo que se sabe que algunas de estas compañías están vinculadas al Banco Rossiya. Otras pertenecen a un grupo aparentemente dispar de propietarios que, hasta ahora, no tenían ninguna conexión evidente con el banco ni entre sí.

Una de las inversiones más llamativas está en manos de una empresa LLCInvest llamada Altituda, que en 2019 recibió una participación del 51% de una compañia llamada Rusgazdobycha, con activos por valor de unos 360 millones de euros.

La valiosa participación parece haber sido transferida por un viejo amigo de Putin, Arkady Rotenberg, que anteriormente era dueño de Rusgazdobycha a través de estructuras corporativas opacas con sede en Rusia y Chipre. La otra participación del 49% se trasladó a dos fondos de capital privado cuyos propietarios se desconocen. No está claro por qué Rotenberg podría haber hecho esto, especialmente teniendo en cuenta que utiliza sus propias estructuras de gestión para sus otros activos.

Otro estrecho aliado de Putin, Gennady Timchenko, también trasladó valiosas inversiones a dos oscuras empresas con un administrador compartido que parece tener vínculos con el universo de LLCInvest.

En 2017, Timchenko transfirió su participación del 17% en el gigante petroquímico Sibur a una empresa asociada a LLCInvest llamada Delta. Al año siguiente, transfirió el 19% del productor de gas natural ruso Novatek a otra empresa asociada, Ena-Invest.

Aunque el valor exacto de estas participaciones es difícil de calcular, Sibur y Novatek son dos de las mayores empresas de Rusia.

Delta y Ena-Invest tienen activos por un valor de casi 11.500 millones de euros, según sus últimos informes financieros disponibles, más del doble que todos los demás activos de las empresas de LLCInvest juntos. Sin embargo, Delta y Ena-Invest no están tan claramente asociadas al grupo, por lo que los periodistas no incluyeron esta cifra en el recuento total de activos.

Ni Rotenberg ni Timchenko respondieron a las preguntas planteadas por OCCRP.

Viejos patrones

En cierto modo, LLCInvest parece una versión más secreta y menos formal de una estructura descrita hace 10 años por Sergei Kolesnikov, un empresario que huyó de Rusia después de denunciarse a sí mismo.

En una explosiva carta abierta, describió una trama corrupta que había ideado y que permitía a un grupo de los principales oligarcas rusos reunir miles de millones de rublos en una especie de "fondo de inversión" en beneficio de Putin, que entonces era primer ministro.

El dinero, denunció Kolesnikov, había sido desviado de un proyecto solidario para comprar equipos médicos para los hospitales rusos. Luego se canalizó hacia una empresa llamada Rosinvest que debía invertirlo en empresas rusas bajo la supervisión de Putin.

Pero Putin pronto dio instrucciones al grupo para que cancelara los proyectos empresariales y destinara el dinero a la construcción de un lujoso palacio en el Mar Negro, evidentemente para su uso. Un frustrado Kolesnikov huyó de Rusia y lo contó todo.

Rosinvest se disolvió tras las revelaciones de Kolesnikov, y desde entonces poco más se ha sabido de cómo Putin y sus amigos estructuran sus activos.

El experto en anticorrupción que habló con los periodistas explicó que la estructura de LLCInvest tenía algunas similitudes clave con Rosinvest, pero estaba menos centralizada, por lo que no era tan vulnerable a otro denunciante. “Reduce la posibilidad de que un ‘nuevo Kolesnikov lo revele, ya que no hay una oficina principal, ni un punto de unión para todos estos negocios", indicó.

Esto lo confirma el directivo de la empresa LLCInvest entrevistado por OCCRP, cuando aseguró que no estaba al tanto –ni siquiera interesado– en saber lo que significaba LLCInvest, ni de si había otras empresas vinculadas a la suya. "Si mi empresa formara parte de un gran holding, no lo sabría", admitió.

Otro experto, un consultor financiero ruso, destacó que incluso dejando a un lado la cuestión de quién es el propietario final de los activos en el sistema LLCInvest, podría ser ilegal ocultar la conexión del Banco Rossiya con muchos de ellos.

Registrar activos a nombre de empleados de bajo perfil u de otros apoderados es una práctica que los bancos rusos han utilizado para eludir las restricciones sobre la concesión de préstamos a las partes vinculadas, explicó dicho consultor: "Decenas de entidades que han tenido problemas con el Banco Central han sido sancionadas por estas prácticas con la revocación de sus licencias por parte del Banco Central".

En el caso del Banco Rossiya, la ocultación de los verdaderos propietarios de sus activos puede estar sirviendo a los intereses de algunas de las personas más poderosas del país.

Los reporteros hablaron con un exfuncionario del Tesoro de Estados Unidos que trabajó para la OFAC, la oficina que aplica las sanciones financieras. Tras revisar los hallazgos, describió el montaje de LLCInvest como "extremadamente sospechoso. Es difícil encontrar una explicación inocente para las cosas que ha descrito. Dado que se dice públicamente que el Banco Rossiya es donde Putin y sus socios tienen sus activos, esto plantea muchas cuestiones legales".

Este exfuncionario recordó que muchos oligarcas relacionados con las empresas de LLCInvest, así como el propio Banco Rossiya, habían sido sancionados por Estados Unidos y la UE. "No especularía sobre quién es el verdadero propietario, pero hay claros indicios de un esquema de evasión de sanciones", concluyó.

El experto en corrupción rusa puso el foco en la opacidad de algunas de las participaciones de LLCInvest: "Estas formas opacas de poseer activos, relacionadas con personas políticamente influyentes, indican un mayor riesgo de corrupción y blanqueo de capitales. Establecer el verdadero propietario es una parte clave de las prácticas contra el blanqueo".

'Radar de activos rusos': el nuevo proyecto de investigación internacional en el que participa infoLibre

'Radar de activos rusos': el nuevo proyecto de investigación internacional en el que participa infoLibre

Más sobre este tema
stats