La portada de mañana
Ver
La resistencia de los jueces a la amnistía podría retrasar su aplicación más allá de los dos meses que fija la ley

Beneficios fiscales

Montoro presume de que las grandes empresas ya pagan el 9% en impuestos pese a que la ley fija un 30%

Montoro presume de que la tributación de las grandes empresas está en el 9%

La comparecencia de este martes del ministro de Hacienda en el Congreso de los Diputados dio para más que para comprobar el duro tono de los argumentos esgrimidos por Cristóbal Montoro contra el expresidente de la Generalitat de Cataluña. Por un lado, el titular de Hacienda prometió mano dura y máxima colaboración de su departamento en el caso que investiga el patrimonio de la familia Pujol e intentó aprovechar la coyuntura para desacreditar el desafío soberanista de Artur Mas. Por otro lado, quiso emplear este escándalo como prueba de que Hacienda cumple con sus funciones: "La regularización a la que ha hecho referencia el expresidente de la Generalitat y en general la situación fiscal de su familia están directamente relacionadas con las actuaciones de la Agencia Tributaria", mantuvo. Minutos antes, había esgrimido una colección de datos con los que, entre otros asuntos, sacaba pecho de su gestión en lo relacionado con la tributación de las grandes empresas, que ha pasado del 3,8% al 9%. La oposición no los vio con el mismo optimismo que el ministro. “Este Gobierno también en materia tributaria es fuerte con los débiles y débil con los fuertes”, resumió el socialista Pedro Saura.

"Me gustaría resaltar cómo ha crecido en los dos primeros años de legislatura la tributación de las grandes empresas. Si el tipo medio efectivo sobre el resultado contable se redujo en el año 2011 hasta el 3,8%, eso significaba que algunas de las grandes empresas tributaban al cero por ciento, en 2012 este tipo medio se incrementó hasta el 5,3% y esperamos que los datos de 2013 lo sitúen por encima del 9%", señaló.

Las cifras que dio el ministro son difícilmente rebatibles. Como él mismo dijo, se ha “triplicado” la recaudación de las grandes empresas en los últimos años, algo que atribuyó “a los cambios normativos en el impuesto sobre sociedades” impulsados por el Gobierno de Mariano Rajoy en el Gobierno. Lo que obvió el responsable de Hacienda es que, frente a ese 5,3% actual o al 9% que se calcula para 2013, las familias, por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), ingresan en las arcas públicas el 12,73%. Y también obvió que ese 9% está un 70% por debajo del tipo nominal por el que deben tributar las grandes firmas por el impuesto de sociedades, fijado en el 30%. Todo en un contexto de grave crisis económica y después de que su Ejecutivo llevara a cabo las subidas de impuestos que rechazaron en la campaña electoral de las generales de las elecciones generales de 2011.

Las familias aportan casi 50 veces más

Esto supone, como denunció la ONG Intermón Oxfam el pasado mayo, que las familias aporten casi 50 veces más a las arcas públicas que las grandes empresas. Datos de 2011 recopilados por la organización apuntan a que las familias ingresaron a Hacienda el 91,5% de la recaudación, mientras que las grandes compañías sólo contribuyeron en un 1,98% a la recaudación total del Estado en ese mismo periodo. A la espera del informe definitivo, Intermón Oxfam mantiene que la tendencia se mantiene en 2012. "Los ciudadanos españoles aportaron al Estado 139.737 millones de euros, lo que supone el 90,76% de los ingresos totales del Estado. Sin embargo, en el mismo ejercicio, tan solo el 9,24% de lo recaudado provino del conjunto de las empresas, con un total de 14.529 millones", sostiene la organización.

Precisamente a este informe se refirió el diputado del Grupo Mixto Rafael Larreina en su turno de palabra durante la Comisión de Hacienda de la Cámara baja. “Los datos que hay por ahí son muy claros, me voy a referir al informe de Oxfam, por ejemplo, que dice que las familias aportan casi cincuenta veces más a las arcas públicas que las grandes empresas y eso es algo tremendamente injusto”, señaló. 

“Las rentas del trabajo son sobre las que está recayendo el peso del esfuerzo fiscal del Estado español. Y luego hay un elemento que también señala ese informe y se recoge en otros ámbitos y también hemos repetido: que el 72% del fraude fiscal corresponde a las grandes empresas y a las grandes fortunas", añadió el representante de Amaiur.

Pérdidas de 40.000 millones anuales

El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) se sumó también a las voces que rebajaron el optimismo que intentó vender Montoro con sus datos. Donde Montoro dijo que los últimos resultados anuales cosechados por la Agencia Tributaria habían sido los mejores de su historia, los técnicos corrigieron para señalar que se trata de los "peores". Y donde Montoro ve motivos para la alegría por el incremento de la tributación de las grandes empresas, ellos ven un ejercicio de "autocomplacencia".

"Pese a la mejora, la cifra está años luz del tipo del 30% nominal por el que deben tributar este tipo de compañías", recalcaron desde Gestha. El sindicato recuerda, además, que son las grandes empresas las que, junto con las grandes fortunas, concentran más del 70% del fraude fiscal. Y pone cifras a este "fraude": ocasiona a Hacienda unas pérdidas superiores a los 40.000 millones de euros anuales.

Estos no son los únicos beneficios de los que disfrutan las grandes empresas. El Gobierno ha eximido a esta compañías de pagar impuestos por las plusvalías y dividendos que obtengan de sus filiales, un asunto que ha puesto en pie de guerra a las pequeñas y medianas empresas (pymes). La medida va incluida en el proyecto de reforma fiscal al igual que la supresión del límite temporal de 18 años para deducir las bases imponibles negativas. Un asunto que, según denuncia Gestha, solo beneficiaría a este tipo compañías puesto que "serían las únicas capaces de sobrevivir a tales pérdidas durante tanto tiempo".

Las iniciativas de los partidos

En su comparecencia en la Comisión de Hacienda, Montoro evitó compromisos concretos con el resto de los grupos. Sostuvo que los argumentos que se pusieron sobre la mesa en este foro podrán discutirse en el marco de la reforma fiscal. Así, por ejemplo, dejó en el aire la creación de una comisión parlamentaria que aborde el tema del fraude fiscal en su globalidad tal y como se le había demandado desde el Grupo Mixto. Entre los asuntos que debería abordar la citada comisión, Joan Coscubiela (ICV) apostaba por "medidas específicas de lucha contra la elusión por parte de las grandes empresas y grandes fortunas".

En mayo del pasado año, la Izquierda Plural presentó una proposición de ley de reformas urgentes para mejorar la progresividad y suficiencia del sistema tributario. Entre sus apartados, en el relativo al impuesto de sociedades, apostaba por que "el tipo general de gravamen para los sujetos pasivos de este impuesto" fuera del 30%. "No obstante, el tipo general de gravamen será el 35 por ciento para bases imponibles a partir del millón de euros", añadía.

Mapfre pide a Montoro que aclare los datos de tributación de grandes empresas y ve un error demonizarlas

Mapfre pide a Montoro que aclare los datos de tributación de grandes empresas y ve un error demonizarlas

"Esfuerzo suplementario"

Esquerra Repúblicana de Catalunya intentó hace un año que ese 30% de tributación que fija la ley para las grandes empresas ascendiese al 35% en determinados casos. Así figuraba en una de las enmiendas que la formación registró al proyecto de ley por que se establecían medidas de fiscalidad medioambiental. En su justificación, mantenía el nuevo gravamen para aquellas empresas que superen los 100 millones de euros. "Las grandes empresas que obtienen beneficios por encima de esa cantidad pueden realizar un esfuerzo suplementario para financiar el gasto público. Especialmente si dichas grandes empresas pueden disfrutar de un tipo medio inferior al 20 por ciento calculado, no sobre los beneficios contables,sino sobre la base imponible declarada, y que es inferior al tipo medio efectivo de empresas de menor dimensión", figuraba en la enmienda.

Relacionado con las rentas de los trabajadores de las grandes empresas, la Comisión de Empleo del Congreso rechazó hace casi un año una iniciativa, también de ERC, que proponía imitar la propuesta suiza 1:12 de limitar la retribución de los altos directivos. Se trataba de impedir que nadie pueda cobrar en un mes lo mismo que lo que otro trabajador de la misma empresa gana todo un año. No salió adelante por la negativa de PP y UPyD.

Más sobre este tema
stats