LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

'caso Nóos'

Pons admite que se contrató a Nóos porque Urdangarin es yerno del rey

Pons en los juzgados de la plaza de Castilla.

El dirigente del PP Esteban González Pons, admitió ayer en su declaración como testigo ante el juez del caso Nóos que el convenio que la Generalitat valenciana firmó en diciembre de 2005 con Instituto Nóos por seis millones de euros para organizar los fallidos Juegos Europeos porque su cabeza visible, Iñaki Urdangarin, es “miembro de la Familia Real”. La idea expuesta ayer por Pons enlaza con la confesión que el expresident balear Jaume Matas en una entrevista concedida al programa Salvados de La Sexta: “A mí –dijo entonces Matas- me interesó colaborar con el duque de Palma porque era el duque de Palma. No todos somos iguales”. Por el convenio de los Juegos Europeos, Nóos solo cobró finalmente 382.000 euros. En total, la Generalitat valenciana engrosó las cuentas de la ONG de Urdangarin con 3,5 millones de euros. El Govern balear, con 2,3 millones. Esos 5,8 millones acabaron en manos de empresas de Urdangarin y su socio, Diego Torres. 

La declaración de Pons refuerza la tesis del juez José Castro y del fiscal Anticorrupción Pedro Horrach de que Urdangarin utilizó su “parentesco” para bajo el paraguas de una pretendida ONG conseguir dinero público adjudicado a dedo. En otras palabras, usó sus influencias, lo cual puede terminar incrementando la panoplia de delitos que se le imputan, todos ellos salvo uno –prevaricación- penados con cárcel.

Pons, conseller de Relaciones Institucionales de Valencia hasta mayo de 2006, firmó el acuerdo para los Juegos Europeos como presidente de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana, a la que Francisco Camps encargó canalizar el convenio aunque reservando los pagos a su propio gabinete, recalcó la importancia del puesto familiar de Urdangarin en varias ocasiones.

Cuando se le preguntó si el convenio habría seguido teniendo sentido para la Generalitat valenciana si Urdangarin no hubiera estado al frente de Nóos, Pons respondió que, en efecto, el interés del Gobierno valenciano se centraba en el duque de Palma. Urdangarin era Nóos, vino a decir. De hecho, el hoy diputado al Congreso y vicesecretario de Estudios del PP deslizó que él mismo ignoraba que Urdangarin hubiera dejado la presidencia de Instituto Nóos en marzo de 2006. Según Pons, el marido de Cristina de Borbón aunaba en su persona un triple mérito: su condición de deportista de élite, sus contactos y su pertenencia a la Familia Real como yerno del monarca.

IU pregunta si el rey ha cobrado por operaciones comerciales

Camps y la Zarzuela

Pons remarcó su convicción de que la firma del convenio para los Juegos Europeos fue una iniciativa personal de Camps, quien de hecho –recordó- planteó el asunto en las Cortes –el parlamento- valencianas.

El juez le preguntó expresamente si conocía la existencia de una hipotética reunión celebrada en la Zarzuela en marzo de 2004 y donde Urdangarin y su socio de aquellos años, Diego Torres, habrían presentado a Francisco Camps y Rita Barberá sus planes para celebrar una cumbre turístico-deportiva, la llamada Valencia Summit. Pons respondió con una negativa: ignora si ese encuentro se produjo. Fue Torres quien en su declaración del pasado mes de febrero desveló esa reunión, hasta la fecha no desmentida por la Casa Real.

Más sobre este tema
stats