Elecciones 26-J

El PP 'indulta' a Ciudadanos

El PP 'indulta' a Ciudadanos

El martes, en la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección del Partido Popular, el vicesecretario de Sectorial, Javier Maroto, sostuvo que en esa reunión habían definido cómo iba a ser su relación con los partidos de la oposición. Dijo que habían concluido que tenían que hacer una campaña "en positivo", propositiva, huyendo del 'y tú más'. Este jueves, dos días después, los conservadores acuden a un gran acto de partido en Palma titulado "Malas prácticas de gobiernos extremistas, buenas prácticas de gobiernos populares". En el documento [consúltalo aquí, en PDF] que sirve como eje de esta jornada, el PP salva de las críticas a Ciudadanos por sostener, por ejemplo, al Gobierno de Susana Díaz en Andalucía. Una cuestión que hasta la fecha nunca faltaba en sus argumentarios.

De hecho, hace sólo un par de semanas, desde la dirección nacional del partido se censuraba que Ciudadanos hubiese servido de "muleta" al PSOE para descabalgar al PP de la Alcaldía de Granada. Eso, aseguraban, era una muestra del serio riesgo de que este escenario se pudiese extrapolar a un contexto nacional a partir del 26-J. Al menos de momento, el partido de Mariano Rajoy, ha decidido poner el foco en PSOE y Podemos.

A la hora de poner como ejemplo de buenas prácticas a la Comunidad de Madrid, donde Cristina Cifuentes gobierna con el apoyo de Ciudadanos, tampoco se menciona en ningún momento a la formación de Albert Rivera. Concretamente, el partido naranja no figura en ninguna ocasión en las 19 páginas que ocupa este documento frente a las 17 que se cita a Podemos. Como norma general, el PP se refiere a alianzas entre PSOE y la formación de Pablo Iglesias cuando habla de "malas prácticas" de los gobiernos "extremistas".

También el PP gobierna gracias al apoyo de Ciudadanos en la investidura en La Rioja, Murcia o Castilla y León, comunidades que también son puestas como ejemplo de buena gestión.

Sin alusiones al apoyo de Rivera

Al contrario de lo que ocurre en otras comunidades en las que el PSOE gobierna apoyado por Podemos, donde el encabezamiento es "Malas prácticas de los Gobiernos autonómicos PSOE-Podemos", la ficha del documento que se refiere a la comunidad gobernada por Susana Díaz, sólo lleva la leyenda "Malas prácticas de los nuevos Gobiernos autonómicos".

En lo que tiene que ver con lo que el PP llama "Ataques a la unidad y a los símbolos constitucionales y a las instituciones", el PP denuncia, sin citar a Ciudadanos el "reparto antidemocrático de la Mesa del Parlamento", algo que creen fue una "decisión arbitraria del PSOE que arrebató un puesto en la mesa al PP-A". "El PSOE dice que querer controlar el cumplimiento de lo que aprueba el Parlamento Andaluz es usurpar el Gobierno desde el Parlamento y no es democrático", denuncian desde el partido de Mariano Rajoy.

También censuran lo que califican de "mutilación de las mociones de la oposición". "Se han vetado Proposiciones de Ley de Podemos y de IU relativas a cuentas abiertas para la administración pública andaluza y modificación de la Cámara de Cuentas de Andalucía", señalan.

En materia de políticas sociales, el PP se queja de que el Gobierno andaluz se ha opuesto "al incremento de 230 millones del presupuesto para infraestructuras sanitarias pendientes y necesarias como hospitales y centros de salud" y al "establecimiento de un Plan Especial de 25 millones de euros para luchar contra la violencia de género".

¿Cambio de estrategia?

El PP da muestras, al menos en este documento y en algunas declaraciones de sus dirigentes, de que Ciudadanos no es su principal enemigo a batir. Esto ocurre tras semanas de declaraciones contradictorias de miembros de la cúpula del PP que no hicieron más que trasladar la idea, puertas afuera del partido, de que en Génova había diferentes formas de entender cuál debe ser el tratamiento a las fuerzas de la oposición, sobre todo a Ciudadanos. Y parten, además, de una reflexión que algunos vicesecretarios llevan días trasladando a otros compañeros de partido. El PP teme que un discurso excesivamente agresivo contra Ciudadanos y el reflejo de ello en los medios de comunicación pueda provocar un efecto contrario al deseado en el sector de su electorado que el 20-D se dejaron seducir por Albert Rivera.

La dirección nacional del Partido Popular cree que parte del electorado que en las generales de diciembre les dio la espalda para votar a Ciudadanos podría volver a votarles por el simple hecho de Rivera pactó con el socialista Pedro Sánchez. A estos, señalan, les tienen "ganados" porque el enfado con Ciudadanos es mayor que el que tenían con el PP en el momento de votar. Pero hay otro sector que, pese a estar decepcionados con la forma en la que Rivera "ha utilizado" sus votos, siguen muy enfadados con el PP por las políticas desarrolladas por Rajoy en sus primeros años de Gobierno, como la subida de impuestos. Las fuentes consultadas por infoLibre sostienen que en estos casos han de ajustar mucho los mensajes porque se pueden encontrar con que no votan a Ciudadanos, pero tampoco al PP.

Rajoy habla de la campaña "de la esperanza"

El presidente del Gobierno en funciones fue el encargado de clausurar estas jornadas. "Nuestra campaña electoral va a ser la campaña de la esperanza, que va a tener como objetivo capital y prioritario que haya 20 millones de españoles trabajando en los próximos cuatro años. Y es absolutamente posible, si seguimos con las políticas económicas que han dado resultado estos años".

También mostro su comprensión ante los españoles que se sienten molestos, "y tienen toda la razón", porque se tengan que repetir las elecciones generales el próximo 26 de junio. "Esto no se había producido nunca en nuestra historia y no debe volver a ocurrir nunca", dijo.

Mariano Rajoy señaló que el Gobierno del PP ha tenido que "bailar con la más fea" a la hora de gobernar, con "decisiones complejas y difíciles, y muchos españoles no las han entendido".

"Tenemos las ideas claras, sabemos cuáles son los grandes objetivos. Tenemos las medidas en nuestro planteamiento programático adecuadas para conseguir esos objetivos y ese es el proyecto para España que le vamos a ofrecer a los españoles", vendió su proyecto de cara a los próximos comicios.

Rajoy da prioridad en su campaña a los territorios en los que el PP ha sido apeado del poder por “extremistas”

Rajoy da prioridad en su campaña a los territorios en los que el PP ha sido apeado del poder por “extremistas”

Más sobre este tema
stats