PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ayuso pone al PP a los pies de Milei en plena crisis diplomática con Argentina

Congreso

El PP se niega a ahorrar en los retratos oficiales a excargos políticos

El PP no recortará  el presupuesto de los retratos oficiales a excargos políticos.

INFOLIBRE

Los pasillos del Congreso de los Diputados seguirán llenándose de onerosos retratos oficiales de antiguos cargos políticos. La proposición no de ley de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), pactada con el PSOE, que instaba al Gobierno a sustituir las obras pictóricas por fotografías, ha sido tumbada este miércoles por la Comisión de Cultura del Congreso. Su objetivo era "implantar otros métodos de elaboración" de los retratos oficiales que tradicionalmente se dedican a los altos cargos cuando dejan sus puestos, de forma que resultaran "menos onerosos para el Estado".

La iniciativa de la Izquierda Plural se registró en septiembre de 2012, después de conocerse que el cuadro del exministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos iba a costar 190.000 euros y que el precio del retrato de José Bono como expresidente del Congreso asciendería a 82.600.

La diputada de IU, Ascensión de las Heras, encargada de defender el texto, subrayó que el encargo de obras pictóricas "onerosas" en este momento de "recortes y restricciones económicas" genera un "evidente malestar" entre los ciudadanos y recordó que incluso representantes del mundo del arte han mostrado su "estupor" por el mantenimiento de esta costumbre, a su juicio obsoleta.

A su juicio, "a estas alturas del siglo XXI", la fotografía "resulta mucho más adecuada que un afectado y suntuoso retrato clavado en la pared de la institución de turno" y, siendo "más barata", también serviría para mantener el "supuesto interés" documental y artístico, que en otros tiempos se le atribuyó al género del retrato "cortesano".

En su texto original, la Izquierda Plural instaba al Gobierno a "estudiar la posibilidad de racionalizar y reducir el capítulo de gastos destinado a la realización de retratos oficiales", reduciendo considerablemente su coste, implantando otros métodos o incluso fijando topes.

Rechazo a la enmienda del PP

El PP, a través de la diputada Pilar Marcos, ofreció una enmienda que fue rechazada por el grupo proponente. La diputada argumentó que "la moderación siempre es razonable" y ofertó una redacción alternativa en la que se emplazaba al Ejecutivo a estudiar "las vías para racionalizar y moderar el capítulo de gastos destinado a la realización de retratos oficiales dentro de la necesaria política de contención, moderación y racionalización del gasto público que ya se realiza en otros ámbitos".

Sin embargo, la Izquierda Plural optó por aceptar la enmienda del PSOE, que planteó su portavoz en la comisión, José Andrés Torres Mora. Así el texto que finalmente se votó y fue rechazado incluía la orden al Ejecutivo de implantar esos métodos menos onerosos, previa solicitud de informes a la Real Academia de Bellas Artes y de la Historia.

En paralelo, el pacto consensuado entre PSOE e Izquierda Plural animaba al Gobierno a fomentar "en el contexto de la crisis, el apoyo a las artes plásticas por parte del Estado". De hecho, durante el debate los representantes de PP y PSOE coincidieron en destacar el papel de las administraciones públicas como "mecenas" de artistas nacionales.

Fotografías más baratas y con photoshop

Tanto Marcos como Torres Mora, rebatieron la iniciativa de la diputada de IU que pedía la sustitución de los retratos pictóricos por fotografías por un coste considerablemente menor. "Una fotografía no les robará el alma y se podrá usar Photoshop", afirmó irónicamente De las Heras.

La representante del PP se negó a romper la tradición del retrato, y recordó que "no es obligatorio" el carácter pictórico de los retratos tras hacer alusión al caso de la exministra de Educación Pilar del Castillo, quien decidió autorretratarse.

Por su parte, el socialista Torres Mora, también señaló el caso al exministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, especialista en caricaturas, y argumentó que "pretender sustituir la pintura por la fotografía sería tanto como desterrar el teatro por existir el cine".

En este sentido, Mora adivirtió que "los escándalos" no deben guiar la acción política y llamó a no tomar decisiones que después "haya que lamentar". "No me parecería bien que los supuestos abusos de los políticos se vuelvan contra el arte y los artistas", concluyó.

Más sobre este tema
stats