La portada de mañana
Ver
Las sombras en la instrucción del ‘caso Begoña Gómez’ se ciernen sobre el juez Peinado

Congreso de los Diputados

El PP se queda sin apoyos para Fernández Díaz y aplaza su elección en el Congreso

La Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados decidió este miércoles aplazar la votación del exministro del Interior como presidente, después de que el Partido Popular constatase se había quedado sin apoyos para sacar adelante el nombramiento.

Ahora, la situación para el PP se complica porque la prórroga le obliga a reflexionar sobre el pretendido nombramiento con el desgaste que ello supone para una formación que ya no tiene mayoría en el Parlamento. El portavoz parlamentario del Partido de Rajoy admitió al final de la mañana que habían abierto "un periodo de reflexión" sobre la candidatura, pero que el exministro sigue siendo "la primera opción".

La idea partió del Grupo Parlamentario Popular, que sostiene que no se plantea retirar a Jorge Fernández Díaz, reprobado recientemente por la Cámara. Pretende, sostienen las fuentes consultadas, que el PSOE vuelva al espíritu "y la letra del pacto" mediante el cual no se veta a los candidatos que los partidos proponen para presidir comisiones.

En todo caso, el hecho de someter al criterio de los grupos el aplazamiento –apoyada por todos– fue consecuencia inmediata de la intención del PSOE de presentar un candidato alternativo. En ese escenario el PP ya temió que no le saliesen las cuentas. Habría sido la segunda derrota del Gobierno de Rajoy en el Parlamento después de que un día antes toda la oposición se pusiese de acuerdo para tumbar la Lomce.

Fuentes del Grupo Parlamentario Socialista señalaron que tanto desde la gestora como desde el Grupo habían insistido en las últimas horas ante el Gobierno y el PP "en la necesidad de que presentarán otro candidato que fuera idóneo". Lo cierto es que el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, seguía sosteniendo este martes por la noche que sus diputados se abstendrían, lo que ayudaría a la elección de Fernández Díaz. En la votación, en urna secreta, se puede apostar por uno de los candidatos o depositar la papeleta en blanco.

Podemos, por su parte, sí había anunciado candidato alternativo el martes en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces: Pablo Bustinduy.

Fuentes parlamentarias consideran que la postura de Podemos ha sido determinante a la hora del cambio de actitud del PSOE, que quiere ubicarse como principal referente de la oposición. Los socialistas lo niegan defendiendo que hay dos formas de hacer política: en las ruedas de prensa –en alusión a la formación morada– o negociando.

Horas antes de que el PSOE cambiara de postura, el ex secretario general, Pedro Sánchez, censuró en su perfil de Twitter que el exministro fuese a ocupar la presidencia de una comisión.

Como último recurso, los socialistas comunicaron en la mañana de este miércoles a los conservadores que estaban dispuestos a presentar un candidato alternativo para presidir la comisión con el compromiso de que, de salir elegido, hubiera dimitido en el momento en el que el PP hubiera presentado otro candidato. Esto, a ojos de los socialistas, preservaba el pacto pero era una vía de conseguir a un candidato más adecuado.

Ante esta presión, el PP solicitó el aplazamiento de la comisión y no presentó la candidatura prevista. La polémica está garantizada porque el PSOE insiste en que no votará sí en caso de que el PP mantenga a Fernández Díaz.

Pero no todó quedó ahí. Según fuentes socialistas, los conservadores intentaron ubicar a Fernández Díaz como presidente de la Comisión Mixta para el Tribunal de Cuentas, que este miércoles tenía previsto celebrar su constitución. Al igual que la de Exteriores, se aplazó.

El PSOE: "No será presidente de ninguna comisión"El PSOE:

Desde el Grupo Parlamentario Socialista avanzan que en el caso de esta comisión actuarán como en la de Exteriores: si el candidato es Fernández Díaz, presentarán al suyo mientras el PP busca otro que no comprometa al órgano parlamentario en cuestión.

La consigna del PSOE es que el exminitro no será presidente de ninguna comisión porque lo vetará.

El PP sigue teniendo sobre la mesa la posibilidad de dar por roto el pacto de reparto de la presidencia de comisiones, echarlas todas abajo y negociar de cero con los grupos parlamentarios. Creen que en ese caso ellos saldrían mejor parados porque hasta el momento han sido "muy generosos".

Para añadir más presión, Ciudadanos anunció que apoyará a los candidatos alternativos que presente el PSOE hasta que el PP retire la candidatura de Fernández Díaz.

El exministro no pondrá "problemas"

Por su parte, el ex ministro subrayó que está a disposición del Grupo Popular en el Congreso y que, por tanto, no iba a poner "problemas" si finalmente decide apartarle la candidatura a la Presidencia de la Comisión de Asuntos Exteriores porque, al fin y al cabo, dijo, él no había pedido "nada".

Fernández Díaz fue abordado por los periodistas en los pasillos de la Cámara minutos después de que la citada comisión parlamentaria decidiera aplazar, a petición del PP, la designación de su presidente al ver que no contaba con apoyos.

El exministro achacó esa decisión a que en su grupo no está dispuesto a presentar un candidato distinto pero, en todo caso, dijo en que no quiere hacer de esto una cuestión "personal" ni crear un "problema" al PP, informa Europa Press.

La base de su reprobación fue una información, adelantada por Público, con audios como prueba documental, según la cual se reunió con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, para buscar casos de corrupción que afectasen a líderes independentistas.

El parlamento está pendiente de una comisión de investigación.

Antecedentes

Hace una semana, la dirección del Grupo Parlamentario Popular informó de que dos de los tres ministros que salieron de su gabinete el pasado jueves –Jorge Fernández Díaz, ex de Interior, y José Manuel García-Margallo, ex de Exteriores–, ya tenían una competencia extra que les aleja de ser diputados rasos. El primero, reprobado por la Cámara baja, iba a ser propuesto para presidir la Comisión de Exteriores; el segundo, la Mixta de Seguridad Nacional. 

Este pretendido encaje implicaba que Jesús Posada, expresidente del Congreso de los Diputados, dejase la presidencia de la Comisión de Exteriores y pasara a la de Constitucional, que quedaba vacante después de que Juan Ignacio Zoido asumiese la cartera de Interior.

Con estos cambios también mejora el bolsillo de los dos afectados. La presidencia de una comisión supone un ingreso extra mensual de 1.431,31 euros, según el régimen de retribuciones de sus señorías. Esta cantidad se suma a la asignación constitucional mensual de 2.813,87 euros más las ayudas que les corresponden por la circunscripción por la que fueron elegidos. Dado que ambos pertenecen a una provincia distinta a Madrid, ambos tienen derecho a la indemnización más alta de la horquilla: 1.823,86 euros mensuales. Todos estos conceptos los reciben en 14 pagas. Y, en el caso de las ayudas, libres de impuestos. En total, la percepción mensual de cada una de ellos supera los 6.000 euros.

Más sobre este tema
stats