La XII Legislatura

El PP ve “difícil” que Rajoy logre sumar apoyos para ser investido a principios de agosto

El PP ve “difícil” que Rajoy logre sumar apoyos para ser investido a principios de agosto

Los planes iniciales de Mariano Rajoy Mariano Rajoyeran intentar la investidura la semana del 26 de junio y que a finales de este mes o principios de agosto hubiese ya un nuevo Gobierno. "¿Para qué dejar para agosto lo que se puede hacer en julio?", se preguntaba. Ahora esos planes, según admitió el propio presidente del Gobierno en funciones, se mueven una semana y su intención es que el debate de investidura comience el 2 de agosto. Así, la primera votación sería el 3 de agosto y la segunda, para la que no requiere mayoría absoluta, el 5 de agosto. Son, no obstante, unos días que el Partido Popular apunta todavía con cautela en el calendario porque su jefe de filas ha dejado la puerta abierta a no someterse al criterio del Congreso de los Diputados si ve que va a salir derrotado. 

En todo caso, si Rajoy se mantiene ahora en estas fechas, la opinión más extendida en su partido es que no va a ser fácil que haya Gobierno a principios de agosto. Y no lo va a ser, según las fuentes de la dirección nacional consultadas por infoLibre, porque es muy posible que no se muevan las posiciones de partida del PSOE y de Ciudadanos. A saber: el 'no' rotunto de los socialistas y el 'no' en la primera votación y la abstención en la segunda de la formación naranja.

Esto llevaría inevitablemente a una nueva ronda de contactos de los partidos con el rey y a una tercera votación de investidura. O, si se cumplen dos meses, a la celebración de unas terceras elecciones que, si el pleno de investidura arranca el 2 de agosto, serían el 27 de noviembre.

Por importante que sea el gesto, al Partido Popular no le basta con la abstención de Ciudadanos adoptada el miércoles en la ejecutiva del partido presidido por Albert Rivera. Es un paso. Pero un paso que por sí solo no mueve nada. A la espera de la decisión que tome Coalición Canaria sobre el sentido del voto de su diputada, Ana Oramas, Rajoy contaría con sus 137 escaños a favor y con la abstención de los 32 diputados de Ciudadanos. El bloque del 'no' quedaría por delante.

¿Cuestión de tiempo?

Tras el paso de Ciudadanos, los conservadores han asumido que el PSOE no se da por aludido con esa abstención, que no se siente lo suficientemente presionado y que la baza ahora está, como ya contó este diario este miércoles, en conseguir que la abstención de Rivera vire al sí. En ese caso, coinciden las fuentes de la dirección nacional del PP consultadas por infoLibre, Pedro Sánchez Pedro Sáncheztendría más complicado explicar por qué no se abstiene. "Ya serían 170 diputados, a seis de la mayoría absoluta", subraya un diputado conservador.

La pregunta que se plantean ahora en el PP es si Ciudadanos y el PSOE pueden cambiar sus planteamientos de cara a la pretendida sesión de investidura de la primera semana de agosto. Y la respuesta más compartida es que es muy complicado. 

Para decidir que se abstendrá en segunda votación, Ciudadanos convocó a su ejecutiva al día siguiente de reunirse Rivera con Rajoy. Y para ratificarse en el "no es no", Pedro Sánchez convocó el pasado sábado a su Comité Federal. "Los tiempos están muy apretados. Tenemos motivos para no ser muy pesimistas, pero a un plazo un poco más largo", señala un dirigente nacional.

Este "plazo más largo" nos llevaría a una tercera votación de investidura. Pocas voces en el PP creen que Ciudadanos y el PSOE modificaran su postura entre las dos votaciones del primer debate de investidura, separadas entre sí por 48 horas. Conllevaría que ambas formaciones reunieran a sus ejecutivas en ese contexto y a menos de un mes de haberse pronunciado ya sobre la materia. Desde el PSOE sostienen que es un escenario impensable.

La situación, coinciden los dirigentes del PP consultados, sería diferente de cara a un segundo debate de investidura. En este caso, subrayan, Rajoy no se presentaría si no tuviese garantizado que iba a salir proclamado presidente del Gobierno. "Al primero parece obligado sí o sí, es una cuestión casi de responsabilidad en tanto que candidato de la lista más votada y con los precedentes del 20D. Pero no estamos para perder el tiempo ni para teatros", opina una dirigente municipal del partido de Rajoy.

Un documento "abierto"

En el PP señalan que las conversaciones a partir de ahora van a ser discretas y "al más alto nivel", "respetando a las ejecutivas de los partidos". Los conservadores dan mucha importancia al documento que Rajoy entregó a Pedro Sánchez y que el partido remitió al resto de formaciones. Creen que es una vía para ir acercando posiciones porque en esas páginas hay elementos "asumibles por el PSOE y Ciudadanos". Ambos partidos ya han rechazado negociar a partir de ese texto que les entregó el PP.

En este sentido, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró en el Congreso de los Diputados al ir a acreditarse como parlamentaria por Toledo que su partido está dispuesto a mejorar leyes en vigor, como por ejemplo la reforma laboral, en todos aquellos aspectos que sean mejorables.

"Vamos a hacer todo lo posible para llegar a acuerdos"

, dijo la secretaria general del PP. A su juicio, "el PP está dispuesto a hablar con todos con el límite, que nunca pasaremos, de la defensa de la unidad de España, de la ley, de la seguridad y la libertad y la lucha contra el terrorismo".

"El PP ha presentado un documento a todas las fuerzas políticas para poder hablar sobre él y alcanzar consensos y pactos", dijo. Los conservadores saben que si empiezan a buscar apoyos y consensos más allá de la investidura la legislatura será muy corta.

Por su parte, el vicesecretario de Organización y Electoral, Fernando Martínez-Maillo, calificó el documento de texto "abierto". "Tenemos la seria aspiración de poder discutirlo con el resto de formaciones políticas para llegar a acuerdos concretos de gobernabilidad", mantuvo. "Estamos abiertos a hacer las incorporaciones que estimen los partidos", añadió en rueda de prensa en Palma de Mallorca antes de presidir el Comité de Dirección del PP de las Islas Baleares.

¿Y la negociación de la Mesa?

La composición de la Mesa del Congreso, el órgano de Gobierno de la Cámara baja, podría dar alguna pista de si las negociaciones para la investidura han avanzado algo. En el PP, Rajoy ha trasladado a la cúpula del partido que las negociaciones podrían extenderse hasta el lunes, un día antes de la constitución de las Cortes. A las 17.00 horas Rajoy ha convocado a la Junta Directiva Nacional para la ratificación de sus portavoces al Congreso y al Senado y de sus candidatos para la presidencia de ambas Cámaras. 

En la anterior ocasión, tras el 20D, los conservadores no presentaron candidato a la Presidencia del Congreso en base a un acuerdo con Ciudadanos y el PSOE. Ahora, su punto de partida es que es ellos a quienes les corresponde el puesto. Pero no se cierran a ceder el asiento si pudieran garantizarse apoyos en la investidura o en una legislatura que se prevé complicada. El principal obstáculo con que se encuentran es que el PSOE ya ha empezado a negociar con Ciudadanos y Podemos para mantener la presidencia.

La fragmentación del Congreso abre la puerta a la derogación de las medidas más polémicas del PP

La fragmentación del Congreso abre la puerta a la derogación de las medidas más polémicas del PP

Más sobre este tema
stats