PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tribunal que vigila los contratos de Madrid avisa del "incremento sustancial" de los pagos fuera de control

Gobierno de la Comunidad de Madrid

La presidenta madrileña defiende que su título es legal y Cs pide una comisión de investigación

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, en la Asamblea de Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid compareció este miércoles en la Asamblea de Madrid, a petición de Podemos y PSOE, para aclarar las informaciones periodísticas que apuntan a que obtuvo un máster en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid sin respetar los cauces oficiales. La presidenta madrileña dejó claro que no piensa dimitir y sus socios de Ciudadanos le han dado un plazo adicional en el Gobierno, al anunciar que solicitan una comisión de investigación sobre el caso, lo que aplaza cualquier posibilidad de moción de censura hasta que finalice dicha comisión. Así lo confirmó al final del pleno el propio portavoz de Cs, Ignacio Aguado, que consideró razonable esperar a conocer el resultado de esa comisión parlamentaria antes de plantearse otras opciones.

Podemos le pidió a Cifuentes con rotundidad que presente de forma inmedita su dimisión y el PSOE no anticipó su postura durante la intervención de Ángel Gabilondo, aunque no cerró la puerta a ninguna opción, lo que incluye una posible moción de censura que obligue a Cs a posicionarse. Ese fue, precisamente, el anuncio que realizaron los socialistas un par de horas después de que finalizase la comparecencia de Cifuentes en la Asamblea.

Cristina Cifuentes arrancó la comparecencia abroncando a la oposición por haberla forzado a acudir a la Asamblea de Madrid –el reglamento de la Cámara impide la comparecencia en Pleno de la presidenta autonómica–. Y recordando su máxima de "tolerancia cero" contra la corrupción. El tono de enfado con el resto de partidos fue la nota dominante de la jornada. "Ustedes sigan, que nosotros también seguiremos gobernando", llegó a advertir dando muestras de que no tira la toalla pese a que incluso dentro del PP algunos de sus compañeros creen que está en la cuerda floja.

Como ya hizo la semana pasada ante el Comité Ejecutivo Regional del PP, Cifuentes se dibujó como víctima de una especie de cacería para derribarla política, personal y profesionalmente.

"Esta comparecencia no va a dar el resultado buscado por la oposición", sostuvo después de señalar que ni su currículum ni su calificación han sido "ni falseados ni falsificados". Y de subrayar que el máster no le aportó ningún grado académico extra que no tuviera, puesto que ya era licenciada en derecho. Su título, dijo, es "perfectamente real y legal".

A continuación, exhibió desde la tribuna los mismos documentos –salvo la polémica acta con las firmas en tela de juicio– que trasladó a la prensa el día que se publicaron las informaciones, pero esta vez con sello de la institución académica. E insistió en que hay otros alumnos en su misma situación y en que el procedimiento que se usó para cambiar sus notas es el habitual. Es en este contexto, en el de los errores, en el que circunscribió la investigación interna abierta por la universidad.

Cifuentes, que se quejó de la "violación" de la ley de protección de datos en este caso, enseñó un taco de hojas integrado por varios correos electrónicos en el que profesores de universidad –leyó algunos– reclamaban el cambio de calificaciones en casos en los que había habido errores. Este gesto fue afeado por el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, que lo vio incoherente con la propia estrategia de defensa de la dirigente conservadora.

"Asuma su responsabilidad con todas las exigencias", demandó el socialista animando a la presidenta a aclarar todas las dudas en la intervención que cerrará este Pleno.

Ni rastro del TFM

Del Trabajo Final de Máster (TFM), nada. Ni rastro. Sólo enseñó una carta en la que autoriza a la institución académica a hacer público en documento. Sí insistiría, en la breve intervención que dio por concluido el Pleno, en que hizo este trabajo, en que llegó a un acuerdo con los profesores para no ir a clase y en que es normal que a alguien se le permita matricularse tres meses después de empezar uno de estos cursos, intentando rebatir así algunas de las informaciones difundidas por eldiario.es.

También dijo que es "común" que los alumnos puedan defender los TFM sin necesidad de tener aprobadas todas las asignaturas. "Es común. Se evalúa el trabajo y se guarda la nota", añadió. Y que el 2 de julio de 2012 defendió el trabajo. Ese día la selección española celebraba la victoria en la Eurocopa y había un fuerte dispositivo de seguridad organizado. Cifuentes era la delegada del Gobierno en Madrid. Pero, según señaló, no era desde la Delegación del Gobierno desde donde se coordinaban estas actividades, sino desde la Jefatura de Policía.

El PP de la Comunidad de Madrid está al frente del Gobierno regional gracias al apoyo de Ciudadanos. Su portavoz, Ignacio Aguado, anunció en su turno de intervención, el registro de una comisión de investigación para que la Asamblea de Madrid extraiga sus conclusiones. La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz Huerta, vio la idea con buenos ojos. Pero consideró que para ello no hace falta mantenerla como presidenta. La pelota, pues, está en el tejado de la formación naranja. "Señora Cifuentes, dimita", exigió la portavoz de Podemos.

Los ataques al "tripartito" de la oposición llegaron de boca de Enrique Ossorio, portavoz del Partido Popular en la Asamblea. El parlamentario, recurriendo al 'y tú más', recordó otros episodios polémicos relacionados con los estudios o la formación de políticos de otros partidos, entre ellos el portavoz de Ciudadanos en la propia Asamblea de Madrid, César Zafra.

Las dudas

Cifuentes llegó a la Asamblea madrileña con muchas dudas sobre su máster y horas después de que se publicase, en El Confidencial, que al menos dos de las firmas del acta del Trabajo de Fin de Máster (TFM) habían sido falsificadas.

Una de las principales incógnitas sobre la mesa es la de por qué no aparece el trabajo. En el entorno de la presidenta aseguran que ella no lo localiza, pero que Cifuentes ha autorizado a la institución académica, que abrió una investigación interna un día después de que ofrecieran una rueda de prensa asegurando que todo se había debido a un error de transcripción de las notas, a difundir el trabajo en el supuesto de que lo localicen.

La primera de las informaciones apuntaba a que la nota de No presentado en dos asignaturas –La financiación de las comunidades autónomas y el Trabajo Fin de Máster– le fue cambiada a la de Notable por una funcionaria de la universidad dos años después de matricularse y sin que volviera a pagar una matrícula nueva.

Paralela a la investigación de la universidad, transcurrirá una judicial. Representantes de varias asociaciones han remitido un escrito de denuncia ante la Fiscalía para que investigue si existe un delito de falsedad en documento público y cohecho.

"En el curso académico 2011-2012 me matriculé en el máster sobre Financiación de las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales. Y al término de ese máster, defendí el correspondiente trabajo, que fue objeto de consideración y calificación por un tribunal. Tal y como ha explicado la propia universidad, por un error informático ajeno a mi responsabilidad, se reflejó en el sistema que en una asignatura y en el propio Trabajo Fin de Máster (TFM), aparecía como no presentada. Cuando al ir a abonar las tasas de expedición del título en 2014, la universidad dice que no es posible obtenerlo por esta circunstancia, el propio profesorado hace las gestiones oportunas para subsanar el error", sostuvo Cifuentes ante el Comité Ejecutivo Regional del PP de Madrid. Ese mismo día anunciaba que se sentía víctima de una "cacería" por haber levantado "alfombras" en materia de corrupción y una querella contra el director de eldiario.es, Ignacio Escolar, y Raquel Ejerique, la autora de las primeras informaciones.

Fuentes próximas a la dirigente madrileña aseguran, además, que el caso que le afecta no es único, sino que hay "varios alumnos" que tuvieron problemas similares con las calificaciones.

La dirección nacional del PP vio "contundente" a Cifuentes

Pero lo cierto es que, hasta la fecha, las explicaciones dadas por Cifuentes no han convencido ni a su partido ni a la oposición. A pocas horas de la cita en la Asamblea, la dirección nacional del PP no se movió de lo dicho por el presidente del PP y confiaba en que todo "quede aclarado" en la Asamblea.

El PP apoyaría la Comisión de Investigación sobre Cifuentes sólo si le admiten comparecientes

El PP apoyaría la Comisión de Investigación sobre Cifuentes sólo si le admiten comparecientes

"Es ella la que comparece y la que tiene que contestar", destacó el vicesecretario de Organización de los conservadores, Fernando Martínez-Maillo este miércoles en la sede nacional del PP en un encuentro con los medios para informar de la estructura de la convención que se celebra este fin de semana en Sevilla. "Nosotros, lo que va a pasar, evidentemente, lo sabremos esta tarde en su integridad", añadió.

Tras la comparecencia de la presidenta madrileña en la Asamblea, fuentes oficiales de la dirección nacional del PP señalaron que su intervención había sido "contundente, convincente y sólida". "Ha aportado nueva documentación y ha dado suficientes explicaciones para aclarar las dudas que ha planteado la oposición", añadieron dichas fuentes. 

En los últimos años, Cifuentes se ha convertido en una de las dirigentes conservadoras con un marcado discurso a favor de la transparencia y la regeneración, algo que, según muchos de sus compañeros, pone a la presidenta en la obligación de ser "consecuente" y aplicarse todo lo que predica. "Ella puso el nivel de exigencia donde lo puso", señala un cargo regional.

Más sobre este tema
stats