La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Salir del instituto sin saber qué fue el 11-M: cursos que nunca llegan y autocensura por miedo a las familias

Varias personas durante una concentración de homenaje a las víctimas del atentado del 11M en su 20º aniversario, frente al monumento conmemorativo ‘Peridis’, en la estación de Renfe de El Pozo, en Madrid.

Eduardo Villaverde ha impartido clase de Historia en todos los cursos de la ESO y Bachillerato y en dos comunidades autónomas: Madrid y Castilla-La Mancha. Nunca ha llegado a poder explicar el 11-M en el temario, como mucho ha alcanzado a ver con sus alumnos el franquismo y la transición. El terrorismo está incluido en los saberes básicos establecidos por el Ministerio en la materia de Educación en Valores Cívicos y Éticos y en las competencias de Geografía e Historia. Sin embargo, muchos jóvenes salen del instituto sin tener una noción clara del mayor atentado terrorista en suelo europeo y una fecha clave en la historia de España.

“Algo nos dijeron en Bachillerato del atentado en los vagones, pero no nos explicaron nada más. Y ahora en la facultad nada, ni por el 20º aniversario se ha explicado ni se ha hecho nada”, cuenta Manuel, un joven nacido en 2004 que ahora estudia en Salamanca para ser profesor de Primaria. “No me acuerdo muy bien, pero si di algo fue muy por encima”, “creo que mucha gente no sabrá ni qué pasó” o “lo recuerdo de casa y tal, pero del instituto no” son algunas de las frases que responden, a la misma pregunta, otros jóvenes de distintos lugares de España que cumplen más o menos los mismos años que los atentados yihadistas del 11 de marzo que dejaron 193 muertos y más de 2.000 heridos.

De los seis años en los que se imparte Geografía e Historia entre la ESO (cuatro) y Bachillerato (dos), sólo hay dos en los que se estudia la España contemporánea: en 4º de la ESO se ve la historia contemporánea del mundo y de España y en 2º de Bachillerato toda la historia de España. Este curso se comienza a aplicar un cambio de la última ley de Educación (LOMLOE) que permitirá que el último curso de la ESO pueda dedicarse por completo a los siglos XX y XXI. “Ahora tendremos más tiempo, porque empezaremos en el XX y no en el XVIII, y podremos llegar a la época final, a la que nunca alcanzamos”, explica el profesor Villaverde. 

Una jefa de departamento de Historia y seis profesores de distintas comunidades autónomas entrevistados para este reportaje cuentan que, pese a que el currículo de esos dos cursos incluye la España contemporánea, lo cierto es que en la práctica no alcanzan a terminarlo y suelen quedarse en la transición. “Es en Historia de España de Bachillerato donde se puede ver con más detalle, pero los planes de estudio y la selectividad llegan en torno al año 2000, los gobiernos democráticos hasta el primero de Aznar, y no suelen tocar el tema del 11-M”, relata Raúl, profesor en un instituto de Almería.

“En la ESO será el primer año que podamos tener tanto tiempo para explicar con profundidad toda la evolución del siglo XX, y en 2º de Bachillerato no tenemos demasiado tiempo porque son muchos temas y están muy orientados a la EBAU”, indica César Molina-Prados García-Navas, profesor de Historia del IES Isabel La Católica, centro vecino de la estación de Atocha en Madrid. Él sí enseña el 11-M y el 11-S de forma monográfica, unos minutos o una sesión en función de cómo vaya con el temario, y lo hace aprovechando la efeméride. “Estos temas son parte del contenido curricular de la LOMLOE, pero la forma y el tiempo con los que se explican dependen del profesorado y del interés que muestren los alumnos”, dice.

La Consejería de Educación de Madrid indica que en su currículo hay “contenidos sobre terrorismo nacional e internacional, que incluyen por tanto el 11-M”, desde Primaria. “En la ESO se van a introducir para los cuatro cursos contenidos que hacen alusión al fanatismo, las sectas y el terrorismo. Y desde el curso 2020/21 desarrollamos una formación específica para que los docentes madrileños puedan explicar con detalle la historia del fenómeno del terrorismo, tanto internacional como nacional”, señalan fuentes del departamento. La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha, a la misma consulta sobre si se está enseñando el 11-M en la educación de los menores, responde que no tiene “nada sobre eso”. La de Castilla y León señala que en el currículo de la ESO y de Bachillerato figuran “la memoria democrática y la memoria histórica”, “el terrorismo” y “la dignificación de las víctimas de la violencia y del terrorismo en España”. El Ministerio de Educación y el de Interior han elaborado unas unidades didácticas sobre terrorismo de ESO y Bachillerato, un recurso para los docentes al que ninguno de los profesores entrevistados para este reportaje ha hecho alusión. La realidad de las aulas y el gran volumen de contenidos no les permite tener tiempo siquiera de alcanzar a dar todo el temario obligatorio.

La autocensura: evitar temas actuales para no chocar con “las ideas de casa”

Un estudio detalla los "tabúes" que aún frenan la memoria histórica en las aulas

Un estudio detalla los "tabúes" que aún frenan la memoria histórica en las aulas

Los docentes no llegan a dar los contenidos más actuales del currículo, pero a veces también se evita a propósito entrar en temas más cercanos para huir de conflictos. “Yo les conté algo por el 20 aniversario del 11-M, pero reconozco que me autocensuré, me mordí la lengua porque no quería polémicas. Estamos muy presionados por esa polarización que traen de las familias, y que a veces se da en los propios departamentos”, reconoce Raúl, el profesor de un instituto de Almería. Y añade: “A veces ir más allá de la Guerra Civil es meterte en un jardín. Explicar según qué cosas puede generar conflicto con las ideas de casa, y el 11-M es un ejemplo de ello”. Cuando llegan a hablarles del 11-M, suele ocurrir que algún alumno pregunte por ETA. “No quise entrar en muchas profundidades, les invité a que se informaran, y una alumna me dijo que se lo comentó a sus padres y le dieron la teoría de la conspiración sobre el PSOE y Marruecos”, relata Raúl. A la profesora Lara Fernández le pasa algo similar en Cantabria. “Cuando les hablo del 11-M en primero (de FP básica), les suele sonar algo de ETA”, dice esta docente de Comunicación y Sociedad que cada año aborda con sus alumnos cómo trataron los medios el 11-M. Cuando daba historia en institutos, vio “profesores que deciden no dar algún contenido por considerarlo un tema caliente” y tuvo “problemas con los alumnos” al abordar el franquismo: “Ya me dijeron que si era de izquierdas y eso”. Tres de los profesores consultados para este reportaje señalan que los discursos de extrema derecha asumidos por algunos alumnos son los que provocan más choques.

“La Segunda Guerra Mundial y el franquismo crean controversia, entre chavales y profesores, hay muchos chavales que te rebaten muchas cosas”, cuenta el profesor Villaverde. Hace años que da clase en Castilla-La Mancha y Madrid y asegura que “ahora esto se ve más”: “Hay muchos chicos que lo ven como algo positivo, dicen que es libertad de expresión”. Él defiende que se dedique más tiempo a estudiar la historia contemporánea, la más cercana y la que más puede apelar a los alumnos. “Hay mucha gente defensora de llegar sólo hasta una parte de la historia, a mí me parece ilógico que no les demos referencias más próximas a su vida. Si les dejas de hablar de historia en 1930 o 1940, les quedará muy lejos”.

A María Capellán, presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado, le sorprende la pregunta sobre el 11-M. “No nos ha llegado ni que lo estén enseñando ni que no lo estén enseñando. O que se enseñe de una manera o de otra, no tenemos quejas en ningún sentido”, asegura. Y añade: “Siempre me ha parecido lo más normal del mundo, asumía que se daba. Siendo historia de España, se le debería prestar más atención”. Las quejas que llegan a la entidad, que engloba a más de 12.000 asociaciones de la escuela pública en toda España, se refieren a un monotema: “De lo único que nos llegan quejas es de educación sexual, que no quieren que adoctrinen con temas de educación sexual”.

Más sobre este tema
stats