28A | Elecciones generales

Sánchez consigue la amplia mayoría que buscaba pero seguirá dependiendo de los soberanistas para gobernar

El candidato a la Presidencia por el PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por su mujer, María Begoña Gómez, saluda a sus seguidores en la calle Ferraz.

Fernando Varela

El PSOE ganó este domingo las elecciones generales con un porcentaje de voto popular cercano al 29% y 123 diputados, casi un 50% más de escaños que en las elecciones de 2016 (84 escaños), con un escrutinio del 99,99%. Pedro Sánchez ve así premiada la moción de censura con la que alcanzó la Presidencia hace menos de un año —apoyada por todos los partidos con la única excepción del PP y de Ciudadanos— y puso fin a siete años de Gobierno del Mariano Rajoy.

Esta es la primera vez que el PSOE gana unas elecciones en España desde 2008, cuando José Luis Rodríguez Zapatero todavía era su secretario general. Las urnas no sólo han premiado la agenda social que ha defendido desde el Gobierno durante cuatro años sino su política de diálogo dentro de la Constitución para resolver el conflicto de Cataluña. Y han atendido también su llamamiento a hacer frente a una mayoría capaz de impedir un gobierno de las tres derechas.

La composición del Congreso se ha quedado muy cerca del escenario preferido por Pedro Sánchez, que le permitiría buscar la investidura sin que los independentistas —Esquerra y Junts per Catalunya— pudieran condicionar su reelección como presidente del Gobierno. A la espera del recuento definitivo, la suma del PSOE con Unidas Podemos y PNV se queda cinco escaños por debajo de la mayoría absoluta. 

Más sencillo sería un acuerdo con Ciudadanos, aunque el cordón sanitario impuesto por Albert Rivera a los socialistas dificulta la negociación de un pacto. 

Las prioridades de Sánchez no quedaron claras en la noche electoral. A pesar de que miles de partidarios del PSOE se lo pidieron a gritos en la noche electoral frente a la sede de Ferraz —“¡Con Rivera no! ¡Con Rivera no!”, le gritaron insistentemente—, Sánchez evitó cuidadosamente cerrar la puerta a un pacto con Ciudadanos. Desde los valores de la izquierda, se limitó a decir, “vamos a tender la mano a todas las opciones  dentro de la Constitución”.

“No vamos a hacer como ellos”

“No vamos hace como ellos, que ponen cordones sanitarios al PSOE”, se justificó Sánchez. “La única condición que vamos a poner es la Constitución y avanzar hacia la justicia social y la convivencia”.

El PSOE también ha conseguido mayoría absoluta en el Senado (121 escaños), lo que le permitirá desbloquear definitivamente la modificación del techo de gasto y proponer los presupuestos que deseaba. La hipotética invocación del artículo 155 también deja de estar en manos del PP y pasa a estar bajo control de los socialistas.

La victoria del PSOE se ha basado en un avance en votos y en escaños en toda España. Únicamente en Navarra y en Melilla no ha conseguido mejorar su cifra de diputados. En algunos territorios la aportación de nuevos parlamentarios ha sido muy llamativa: en Cataluña ha conseguido 12 (cinco más), en Andalucía 24 (cuatro más), en Madrid 11 (cuatro más), en la Comunitat Valenciana 10 (cuatro más), los mismos que en Galicia (cuatro más). Castilla y León ha sumado tres diputados a los 12 que ya estaban en el grupo socialista en el Congreso, Canarias ha añadido dos escaños a los tres que ya tenía y Castilla-La Mancha dos a los nueve anteriores.

El PSOE ha sido el partido más votado en 15 comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, La Rioja, Valencia, Canarias y Ceuta).

En el caso andaluz, la candidatura de Pedro Sánchez ha sido capaz de darle la vuelta a los malos resultados que obtuvo Susana Díaz hace apenas cinco meses al conseguir 6,3 puntos más que la secretaria general del PSOE en Andalucía. Díaz se quedó en un 27,9% y Sánchez ha conseguido un 34,28%, una diferencia que en los próximos meses puede tener consecuencias en la renovación del liderazgo del socialismo andaluz.

Garamendi (CEOE): "Un Gobierno monocolor del PSOE sería más adecuado para España"

Garamendi (CEOE): "Un Gobierno monocolor del PSOE sería más adecuado para España"

Más sobre este tema
stats