Sesión de control

Sánchez defiende que Ábalos cumplió “con su deber” al evitar una crisis diplomática con Venezuela

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, este martes en el Congreso.

Fernando Varela

Las tres derechas, PP, Vox y Cs, lo intentaron, incluso con gritos a coro pidiendo la dimisión del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, pero no consiguieron sacar al Gobierno de su posición oficial: la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, nunca entró en territorio español y Ábalos “cumplió con su deber” durante el episodio que protagonizó el aeropuerto de Barajas en la madrugada del 20 de enero, cuando la número dos del Gobierno de Nicolás Maduro hizo escala en Madrid de camino a Turquía. 

En pleno comienzo de la legislatura y después de seis meses sin sesiones de control al Gobierno, la oposición puso el foco casi exclusivamente sobre el ministro de Transportes, al que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, respaldó sin reservas. Cumplió “con su deber”, remarcó, y evitó “una crisis diplomática” con Venezuela. Rodríguez nunca pisó territorio español, remarcó después del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien reprochó a la derecha que cuestione el trabajo de la policía poniendo en duda que los agentes cumpliesen con su deber al impedir que la vicepresidenta de Maduro entrase en España.

Sánchez subrayó la apuesta de España por una solución que prime “el encuentro, la democracia y la reconciliación” y acusó a Vox de “hacerse pasar por amigo” de Venezuela pero en cambio en España “estigmatizar a los inmigrantes” y acusarles de ser “los principales causantes de todos los males de la sociedad española”. “Dicen ser patriotas y lo que hacen es practicar diplomacias paralelas ”, en referencia a la actuación de los ultras en Bolivia. “Dicen ser un partido político defensor de España, pero financiado con dinero iraní”. “El interés de su grupo por Venezuela o el amor a España es tan falso como los visados de la señora [Rocío] Monasterio”, concluyó el presidente en relación con el trabajo como arquitecta de la portavoz ultra en la Comunidad de Madrid.

Abascal respondió acusando al presidente de mentir y de ocupar el cargo de forma ilegítima: “llegó al Palacio de la Moncloa "caminando y cabalgando sobre la mentira a los españoles” y ahora “está encamado con comunistas, separatistas y proetarras”. “Si usted dio la orden [de hablar con Delcy Rodríguez en Barajas], dimita; si dio la orden su vicepresidente, que es el delegado de Maduro, dimitan ambos; si el señor Ábalos actuó por libre mejor que se vaya; y si la orden se la dio Maduro a todos ustedes, se pueden ir todos juntos”, exigió.

El “líder de la oposición”

Durante su intervención, Sánchez se refirió a Juan Guaidó como “líder de la oposición” y no como “presidente encargado”, que es la fórmula con la que su Gobierno le reconoció en febrero de 2019, lo que dio pie al PP a exigir posteriormente al presidente que aclare si mantiene el estatus otorgado hace un año al político venezolano.

Las preguntas del PP, de Vox y de Cs a miembros del Gobierno en torno a este asunto dominaron la mañana en el Congreso, que culminó con el debate de una interpelación formulada por la portavoz conservadora, Cayetana Álvarez de Toledo, y que respondió el ministro de Transportes. En ella la representante del PP acusó a Ábalos de amparar a “una torturadora” y de violar las sanciones de la UE, que según ella impedían incluso que el avión de la vicepresidenta atravesase el espacio aéreo español.

Álvarez de Toledo no sólo insistió en acusar al ministro de mentir, porque según ella Rodríguez sí pisó suelo español, sino que le consideró falto de “dignidad” y le recordó incluso la relación que el PSOE tuvo con la guerra sucia contra ETA. Ábalos, visiblemente enfadado con las expresiones de la portavoz del PP, se negó a recibir lecciones de los conservadores sobre la actuación de la Policía en este asunto recordando a su vez las investigaciones que apuntan al uso de fondos reservados para que las fuerzas de seguridad protegiesen al PP en las causas que tiene abiertas por corrupción.

Los diferentes debates sobre Venezuela oscurecieron la primera pregunta de la legislatura del líder del PP, Pablo Casado, al presidente del Gobierno. En ella acusó a Sánchez de incumplir las leyes en una variada gama de asuntos y de faltar a la Constitución especialmente en relación con Cataluña. Sánchez le respondió lamentando que no haya cambiado de estrategia después de perder cinco elecciones en un año y que siga por la vía de la “confrontación y la crispación”. A pesar de ello, añadió, el Gobierno le tiende la mano para dialogar no sólo sobre Cataluña sino en relación con  las pensiones, la renovación del Consejo del Poder Judicial o el nuevo modelo de financiación autonómica.  “Haga oposición de Estado, deje de ser el eco de la ultraderecha y haga una oposición útil”, le pidió.

Diosdado Cabello asegura que el tío de Guaidó está detenido por entrar en Venezuela con "material peligroso"

Diosdado Cabello asegura que el tío de Guaidó está detenido por entrar en Venezuela con "material peligroso"

Más sobre este tema
stats